El grupo que lidera las protestas en Brasil anuncia una tregua temporal

El Movimiento Pase Libre suspenderá las manifestaciones para analizar si hay infiltrados; hasta el momento hay dos muertos por las protestas
Imágenes de las manifestaciones en Brasil
(Reuters) -

El Movimiento Pase Libre, que ha liderado las protestas en Brasil desde la semana pasada y que el jueves movilizó a más de un millón de personas en 80 ciudades, anunció este viernes que suspenderá las manifestaciones para evaluar la situación ante la infiltración de otros grupos.

Los dirigentes del movimiento nacido en las universidades y que defiende el transporte público gratuito anunciaron que por ahora no convocarán a nuevas manifestaciones por lo menos en Sao Paulo, para evitar que las protestas sean utilizadas para otros fines.

Según Rafael Siqueira, uno de los dirigentes del Movimiento, en las últimas manifestaciones se infiltraron "grupos conservadores" que defienden otras ideas, como la penalización del aborto y la reducción de la edad en que menores pueden ser juzgados penalmente.

"Consideramos que grupos conservadores se infiltraron en los actos para defender propuestas que no nos representan", dijo.

El militante informó de que la decisión de suspender temporalmente las protestas fue adoptada la noche del jueves, tras los incidentes registrados en la manifestación que congregó a cerca de 110,000 personas en una céntrica avenida de Sao Paulo.

En la protesta se registraron enfrentamientos entre algunos de los manifestantes y militantes de partidos políticos de izquierda, que insistían en levantar sus banderas durante la marcha.

Pese a que la manifestación de anoche en Sao Paulo se desarrolló en forma parcialmente pacífica, en algunas otras ciudades se registraron graves conflictos, como el intento de invasión de la sede de la Cancillería y de la Alcaldía de Río de Janeiro, por la acción de pequeños grupos que también se infiltraron en las protestas.

La manifestación por mejores servicios públicos que congregó anoche a cerca de 300,000 personas en Río de Janeiro degeneró en incidentes que dejaron 62 heridos, 10 detenidos y rastros de destrucción en el centro de la ciudad.

Además de Río de Janeiro, también se registraron enfrentamientos con la policía en las manifestaciones realizadas en ciudades como Brasilia, Campinas, Porto Alegre, Vitoria y Salvador.

Las protestas comenzaron la semana pasada en Sao Paulo, exclusivamente contra la subida de las tarifas de transporte público, pero ganaron otras reivindicaciones, como mayores inversiones en la salud y la educación pública, y críticas a los elevados gastos del gobierno para organizar eventos como el Mundial de futbol de 2014.

Pese a que varias alcaldías, incluyendo las de Sao Paulo y Río de Janeiro, ya anunciaron la reducción de los pasajes de autobús, metro y tren, los manifestantes mantuvieron sus protestas y las de este jueves fueron las más numerosas hasta el momento.

Dos fallecidos hasta ahora

Una barrendera que inhaló gas lacrimógeno lanzado por la policía contra los manifestantes en la ciudad amazónica de Belén murió este viernes de un paro cardíaco y se convirtió en la segunda víctima de las manifestaciones, informó el secretario municipal de Saneamiento de Belén, Luiz Otavio Mota.

Cleonice Vieira de Moraes, de 54 años y empleada de la compañía de limpieza pública de Belén, tuvo que ser hospitalizada el jueves en la noche tras haber inhalado gases lacrimógenos lanzados por la policía para dispersar a los manifestantes concentrados en la capital del estado de Pará.

La víctima estaba junto con otros barrenderos en un local del centro de Belén que comenzarían a limpiar tras el paso de los manifestantes, pero la explosión de un artefacto dispersó al grupo.

La primera víctima de las protestas fue el estudiante Marcos Delefrate, de 18 años, quien murió atropellado por el conductor de un vehículo que lanzó el automóvil contra un grupo de manifestantes que bloqueaban una vía en Ribeirao Preto.

Las protestas amenazan la visita del Papa

El secretario general de la Presidencia brasileña, Gilberto Carvalho, admitió que las manifestaciones pueden comprometer la visita que realizará el próximo mes el papa Francisco al país para participar en la Jornada Mundial de la Juventud.

El ministro manifestó su preocupación en una reunión con varias autoridades para tratar los preparativos de la visita del Pontífice que estaba cerrada para la prensa, aunque sus palabras fueron captadas por cámaras de televisión autorizadas a grabar imágenes.

"Tenemos una serie de complicaciones y preocupaciones. Lo que está ocurriendo puede tener reflejo en la Jornada (Mundial de la Juventud)", afirmó Carvalho.

"No puede decir que la Jornada ocurrirá en un clima igual al de las días de hoy porque la coyuntura evoluciona tan rápido que no podemos profetizar, pero tenemos que estar preparados en caso de que ocurra con un clima como el generado por las manifestaciones de hoy en el país", afirmó.

El secretario general de la Presidencia afirmó que el Gobierno realizará todo lo posible para garantizar el éxito de la visita que el papa realizará a Río de Janeiro entre el 22 y el 28 de julio.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Carvalho agregó que la propia presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, está preocupada por la situación generada por las manifestaciones y que podrá realizar un pronunciamiento sobre el asunto este mismo viernes.

Según Carvalho, el Gobierno festeja movilizaciones que muestran la madurez de la democracia brasileña pero lamenta los actos de vandalismo registrados en algunas de las manifestaciones.

Ahora ve
Dos aeronaves del Ejército se impactaron en Tecámac
No te pierdas
×