¿Por qué existe fascinación por el tema de la mafia?

La muerte del actor James Gandolfini, la excavación en busca de un exsindicalista yun interrogatorio fueron noticia esta semana
mafia mafiosos gangster  mafia mafiosos gangster
Ann O'Neill
Autor: Ann O'Neill
(Reuters) -

De repente, fue la semana de la mafia en las noticias.

Una vez más, el FBI excavaba un terreno en busca de los restos del exjefe delsindicato obrero Teamsters, Jimmy Hoffa. El legendario criminal Whitey Bulger admitía haber cometido 20 asesinatos y expresaba su molestia por ser llamado un asesino de masas. Y Tony Soprano falleció, no golpeado por un rival del inframundo, sino por una falla de su corazón a los 51 años.

Soprano, el único italiano-estadounidense en la banda, ni siquiera era real. Era un personaje de ficción interpretado por el actor James Gandolfini en la aclamada serie Los Soprano, de la cadena HBO.

Gandolfini murió mientras estaba de vacaciones en Italia, seis años después de que apareció por primera vez como su personaje que se convirtió en un icono cultural.

Hoffa, un poderoso jefe sindical de un momento en que los sindicatos eran importantes en EU, nació en Pennsylvania y (supuestamente) estableció conexiones con la mafia de Detroit. Bulger, irlandés, manipuló al FBI durante años al delatar a sus rivales de la mafia italiana antes de fugarse a la soleada California.

Leer: La historia del programa de protección a testigos de EU 

¿Por qué la fascinación?

"Existe una realidad de la delincuencia organizada de la que nadie está enamorado, y existe una versión mitificada de la que todo el mundo está enamorado", dice Ron Kuby, abogado que defendió al fallecido John Gotti, un mafioso neoyorquino conocido como Don Teflón.

"Nos gustan estos bandidos porque sus vidas parecen ser mucho más reales que las nuestras, fuera de las convenciones de la sociedad", considera.

Este es el mito: los mafiosos viven bajo su propio y estricto código moral. “La familia es sagrada, nunca hacen daño a una mujer, nunca hacen daño a un niño, las únicas personas a las que hacen daño se han metido voluntariamente en esta vida”, dice Kuby.

Pero al bajar la cortina, "la realidad es fea y brutal", añadió. "El código moral estricto también implica engañar a sus esposas y ejecutar a sus parientes homosexuales".

Parte del atractivo es que quienes viven fuera de la ley son peligrosos, pero no dan tanto miedo, al menos no como al Qaeda, agrega el abogado. "No van a hacerte daño si entiendes sus maneras".

De apodos y formas

Y luego están los apodos coloridos, que son registrados en las investigaciones. Aquí algunos ejemplos de Nueva York hace dos años: Mousey (cara de niño), Tony Bagels, Hootie, Meatball (albóndiga), Vinny Carwash (Vinny lavacoches), Junior Lollipops y Fat Baby Larry (El bebé gordo Larry).

Jerry Capeci cubrió las noticias de cinco familias de la mafia de Nueva York e hizo una crónica del ascenso y caída de Gotti para el New York Daily News. Ahora dirige un sitio web llamado Gang Land News (Noticias de la tierra de los Gánsters). Dice que los delincuentes nos fascinan desde los duelos en el viejo oeste; los mafiosos son los maleantes y ladrones de ganado actuales.

"John Gotti fue el rayo que atrajo a los lectores de periódicos de Nueva York y a los televidentes al tema de la mafia en la década de 1980”, dijo.

Capeci, originario de Nueva York y proveniente de una familia italo estadounidense, dice que trató a la mafia como cualquier otro tema. Llegó a conocer a los agentes, a los policías, a los fiscales, a los abogados defensores, a las víctimas e incluso a los propios mafiosos. Era muy parecido a cubrir noticias de las escuelas o del ayuntamiento, dijo, aunque los personajes eran más coloridos y mucho más despiadados.

Después de todo, no muchos directores de escuelas guardan armas y montones de dinero detrás de las paredes o cuerpos en el maletero del automóvil.

Leer: 'El Chapo' es nombrado el 'enemigo público número uno' de Chicago

Los héroes nuevos

Estados Unidos estuvo en busca de nuevos héroes épicos después de la conquista del Oeste, dice Robert Thompson, experto en medios de comunicación y cultura popular, profesor en la Universidad de Syracuse.

La prohibición del alcohol trajo contrabandistas y a jefes del crimen como Al Capone. Unas décadas más tarde, el mundo de las apuestas trajo a Meyer Lansky y Bugsy Siegel. La década de 1950 vio las audiencias de Kefauver, que exponen la existencia de la mafia italiana, también conocida como La Cosa Nostra.

En la década de 1960 llegó el momento de Mario Puzo y El Padrino. Puzo exhibió algunos pedazos de realidad; su historia fue tan célebre que los agentes del FBI encontraron en grabaciones de llamadas telefónicas que mafiosos reales citaban el libro y la película. Incluso los personajes de Los Soprano hablan de El Padrino.

El libro, que retrata el ascenso de la familia criminal de ficción Corleone, se publicó en 1969 y rápidamente se convirtió en un best seller. La película, dirigida por Francis Ford Coppola y protagonizada por Marlon Brando, Al Pacino, Diane Keaton y James Caan, llegó en 1972 y fue incluso más popular que el libro, dijo Thompson.

Hoy encabeza las listas de muchos críticos como la mejor película de la historia. El Padrino II llegó a los cines en 1974 y fue "espectacular", casi tan buena como la primera, dijo Thompson.

Jimmy Hoffa

Un año más tarde, Hoffa desapareció. La saga de El Padrino había estimulado el apetito por los cuentos del inframundo. La historia de Hoffa era enorme.

Hoffa fue visto por última vez fuera del restaurante Machus Red Fox en los suburbios de Detroit el 30 de julio de 1975. Había ido para reunirse con los destacados mafiosos de Detroit Anthony Giacalone y Anthony Provenzano, un jefe del sindicato Teamsters de Nueva Jersey, para arreglar un asunto. Nunca llegaron. Hoffa, de 62 años, hizo una llamada telefónica y luego desapareció.

En su caso, la fascinación tiene que ver con el misterio. Ha habido más de una docena de excavaciones para hallar sus restos en los últimos años, y un montón de especulaciones sobre lo que le sucedió.

Tal vez fue sepultado en el hormigón del Estadio de los Gigantes de Nueva Jersey. Tal vez fue enterrado en una granja de caballos de Michigan, o podría haberse dado como comida a los caimanes en Florida. Quizá escapó a América del Sur con una desnudista.

La excavación más reciente se produjo en respuesta a un tip de un viejo socio de Giacalone llamado Tony Zerilli, de 85 años, quien dijo a los agentes que Hoffa había sido golpeado con una pala y enterrado vivo debajo de la losa de hormigón de un granero destruido desde hace tiempo.

La pista no llevó a nada, pero la búsqueda atrajo a un espectador que recordó la famosa escena de El Padrino. Un hombre que se hace llamar Mr. Ed apareció en la excavación usando una máscara de la cabeza de un caballo y llevando una pala, al parecer en protesta por la costosa búsqueda continua del cuerpo de Hoffa.

John Gotti

Diez años después de la desaparición del líder sindical, Gotti tomó el control de la familia criminal Gambino y atrajo la atención de la ciudad de Nueva York y sus periódicos durante casi una década.

Era elegante y le encantaba jugar con las cámaras de televisión mientras recibía la absolución en los juicios de alto perfil, por lo que llegó a ser conocido como Don Teflón, lo que enfureció a los federales. (Conoce su historia en el sitio del FBI)

Finalmente, el FBI usó a su lugarteniente Salvatore Sammy the Bull Gravano como testigo principal en contra de Gotti. Él declaró en 1992 sobre cinco ejecuciones entre bandas y el líder mafioso fue condenado a cadena perpetua, más varias multas y un "recargo" de 50 dólares.

El abogado de Gotti, Kuby, dijo que nunca olvidará lo que su cliente le dijo mientras se quitaba su corbata de seda nueva en la celda: "Wow, esos 50 dólares de recargo. Realmente saben cómo hacer daño a alguien".

Gotti murió en prisión en 2002 tras perder la batalla en contra del cáncer de garganta. Era considerado como un "tipo admirable" en el mundo de la mafia, que lo elogiaba a él y despreciaba a "ratas" como Gravano.

Los federales entonces se concentraron en el hijo de Gotti, Junior, que según el periodista Capeci "tuvo un rol de jefe de familia durante varios años". Los federales intentaron encarcelarlo por cargos relacionados con la mafia en cuatro ocasiones en cinco años, pero fracasaron. 

Gotti dijo que se había retirado de la mafia y los federales finalmente se rindieron en enero de 2010, según documentos judiciales: "A la luz de todas las circunstancias, el gobierno ha decidido no seguir adelante con la acusación en contra de John A. Gotti".

"Estaba y todavía está en las noticias", dice Capeci. "Se ha propuesto una película sobre él y su padre".

El cine y la televisión

Existen muchas películas de la mafia: Goodfellas, protagonizada por Ray Liotta, Robert De Niro y Joe Pesci, contó la historia del fallecido informante de la mafia Henry Hill. La actriz Lorraine Bracco hizo una carrera en los dramas de la mafia tras actuar como esposa de Henry Hill en esa cinta y como psiquiatra de Tony Soprano.

Jimmy Hoffa, Whitey Bulger y Tony Soprano son personajes del viejo mundo, cuyas sagas hace mucho adquirieron vida propia. Eran malos, tal vez, pero no completamente. Vivían con su propio código. Es solo un negocio. "Fuhgeddaboudit" (Forget about it, olvídalo).

Whitey Bulger

Por un tiempo, Bulger fue considerado como una especie de Robin Hood para el barrio Southie, de Boston. Pero el mito cayó.

Cuando el juicio se inició en Boston, el abogado de Bulger admitió que había muchos delitos en su lista —como arreglar apuestas, usura, ser un matón— pero negó que haya sido informante del FBI o que matara a dos mujeres nombradas entre las 19 víctimas. Esas cosas estaban fuera de su código.

Para Bulger, 1999 fue el principio del fin. Fue entonces cuando un gran jurado federal entregó la acusación por la cual es juzgado ahora. Ese mismo año empezó la trasnmisión de Los Soprano en HBO y Tony fue el hombre de su tiempo.

El personaje era ficticio, pero realista como un tipo de Jersey de "gestión de residuos" que tenía ataques de pánico y depresión, y que amaba a sus hijos.

“Los Soprano trata de un hombre en el cambio de siglo que quiere ser Don Corleone, pero que tiene la horrible sensación de que todo el mundo lo percibe como Homero Simpson", dijo el experto en cultura pop Thompson.

"Él está golpeando a este chico y le está diciendo ‘He oído que no me respetas’. Quiere ser el clásico mafioso, pero tiene estos problemas domésticos constantes con su madre, con su esposa, con su psiquiatra. Lleva una vida desaliñada. Eso es de lo que tiene que ver el programa: actualiza el mito urbano estadounidense".

Thompson cita una de sus frases favoritas de Tony Soprano: "Es bueno estar en algo de la planta baja. Llegué muy tarde para eso y lo sé. Pero últimamente estoy teniendo la sensación de que llegué al final. Lo mejor se acabó".

A veces es difícil separar la realidad de la ficción. Resulta que Tony Soprano no fue el único buen colega en visitar un psiquiatra para tratar la tensión en su vida. Bulger ha pasado algún tiempo en el sofá, también.

Los federales que buscaban a Hoffa podrían haber terminado con las manos vacías. Pero esta semana en Queens, otros agentes del FBI dieron un golpe en la suciedad en el sótano de alguien, según informes Capeci. Se desenterraron restos humanos.

"Las autoridades creen que la víctima murió a manos de un gánster de la familia Bonanno como un favor a Jimmy The Gent Burke, el autor intelectual de un atrevido atraco por seis millones de dólares a las aerolíneas (y) quien murió en prisión en 1996", escribió en Gang Land.

Ahora ve
Tesla desvela su prototipo de tráiler eléctrico con conducción autónoma
No te pierdas
×