Un arresto rompe la esperanza de inmigrantes deportados de cruzar a EU

Un grupo de migrantes fue detenido en la frontera de Nogales tras intentar acogerse a la Acción Diferida en un evento público de activistas
Los 'dreamers' que regresan a México
| Otra fuente: CNNMéxico

Nueve jóvenes mexicanos criados en Estados Unidos, deportados o que salieron voluntariamente del país, fueron detenidos este lunes por las autoridades fronterizas de Arizona en su intento de cruzar la frontera.

Ahora se encuentran en el Centro de Detención de Eloy, en el estado del sur de EU, y recopilan datos de otros presos con una historia similar, que según ellos, no deberían estar detenidos.

Acompañados por decenas de activistas en un evento público, reclamaron la protección del programa de Acción Diferida (DACA, por sus siglas en inglés) del gobierno estadounidense y una visa humanitaria que les permitiera quedarse en el país que consideran su hogar. El DACA, promovido en 2012 por el presidente Barack Obama, aplaza las deportaciones para los menores de 30 años, que estudien y que llegaran al país antes de los 16.

En torno a 200 personas están reunidas en el punto fronterizo de Nogales para exigir su liberación. El movimiento ha trascendido a las redes sociales, en las que se identifica con los hashtag DREAM9 o #bringthemhome.

A la luz pública

Se trataba de la primera vez que un grupo de inmigrantes indocumentados intentaba cruzar la frontera con una transmisión en vivo por internet y con el apoyo de organizaciones estadounidenses. Impulsado por la National Inmigrant Youth Alliance (NIYA) y Dream Activist, organizaciones que promueven los derechos de los inmigrantes en EU, el movimiento se anunció en sus sitios web durante la semana pasada con un contador que indicaba los minutos faltantes para el traslado del grupo de Sonora a la frontera.

Las organizaciones no se acogen a ningún argumento legal que pudiera permitir a los inmigrantes regresar a EU. “Hemos sido contactados por personas en México que nos preguntan si hay alguna vía en la que ellos pudieran regresar. Cuando quedó claro que no había ninguna, supimos que era tiempo de crearla”, dijo el portavoz de la National Immigrant Youth Alliance en entrevista con CNN México.

“Muchos jóvenes son tratados como extranjeros cuando regresan, incluso si son ciudadanos mexicanos. EU también les cierra las puertas. Sin importar dónde sea, todos tienen derecho a vivir en el lugar al que llaman ‘hogar’”, dijo el vocero. 

El regreso a su "hogar"

“El plan era primero irse, llegar a Nogales y aguantar un día, una semana, un mes o lo que fuera necesario para que le permitieran regresar a su hogar”, dijo en entrevista con CNNMéxico Yamil Yaujar, esposo de Claudia Amaro, una de las detenidas. “Mi señora desde que se vino siguió buscando los medios para irnos [a EU]… van siete años de lucha y no aguantamos estar en México”, agregó.

A pesar de que sabían la alta probabilidad de que los detuvieran, los inmigrantes insistieron en arriesgarse por la seguridad en sus derechos para vivir en EU.

"Ellos solamente querían volver a casa, no se habían adaptado (a México)", dijo a la AFP, Mohammed Abdollahi, portavoz de la red de apoyo a jóvenes indocumentados Dream Activist. "Vivieron toda su vida aquí", agregó.

Cinco de los nueve inmigrantes indocumentados "se habrían beneficiado de la Acción Diferida si no hubieran sido deportados antes", explicó Abdollahi. Las organizaciones insisten en que estos inmigrantes se pueden acoger a la ley aunque ya no estén en EU.

“Estoy viviendo con mucha incertidumbre, no me he podido comunicar con Claudia”, dijo Héctor Yamil Yaujar, esposo de una de las detenidas. Durante los más 20 años que Claudia Amaro vivió en EU, ayudó a su esposo en una compañía de pinturas de la que era propietaria. Juntos abrieron una pastelería y un periódico, el Cronos de Wichita, en Kansas.

“Un abogado le dijo que sí era posible regresarse”, añadió Yaujar. “Nosotros aquí no tenemos futuro, aquí como que se estancaron todos nuestros sueños. A mi hijo lo discriminan mucho por ser ciudadano americano (estadounidense)”, dijo.

Además de Claudia, maestra de 37 años que regresó voluntariamente hace seis, el resto de deportados son Adriana Gil Díaz, de 22 años, que vivió en Arizona desde que tenía cuatro meses de edad; Luis León, de 20 años, originario de Michoacán y que residió en Carolina del Norte desde los cinco años; María Peniche, de 22 años, que se mudó a Boston a los 10; y Ceferino Santiago, de 21 años, originario de Oaxaca y que vivió en Kentucky desde los 13.

El resto de los detenidos habían regresado a México hace un mes para apoyar la causa: Lulú Martínez, de 23 años, quien vivió en Chicago desde los tres años; Marco Saavedra, de 23 años, y que ha vivido en Nueva York y Ohio desde hace 20 años; y Lizbeth Mateo, de 29 años y que vive en Los Ángeles desde los 14 años. La novena persona detenida es una joven que unió al movimiento a última hora.

Un llamado a Obama

"En EU, los inmigrantes indocumentados corremos el riesgo de ser alejados de nuestros hogares sin importar dónde nos encontremos. Hemos ganado muchas batallas en contra de la deportación, pero no todas. Es hora de quitarle a las deportaciones el poder que tienen sobre nosotros", escribió Lizbeth Mateo, una de las detenidas, en su blog publicado este martes por el portal en línea estadounidense, The Huffington Post.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Cuando uno no hace nada malo, no tiene porqué tener miedo y menos cuando uno tiene un récord limpio aquí y allá”, dijo Yaujar, que aseguró que su esposa no firmará la deportación y que aguantará.

La National Immigrant Youth Alliance lanzó este martes a través de su página de Facebook una solicitud de apoyo para reclamar a Obama y a algunos legisladores la liberación de los detenidos.

Ahora ve
Así es como Donald Trump puso en aprietos al gobernador de Puerto Rico
No te pierdas
×