La UE pide proceso inclusivo en Egipto para detener la violencia

La jefa de la diplomacia de la Unión Europea estuvo con el expresidente cerca de dos horas, a quien vio informado de lo que pasa en el país
  • A+A-
Autor: Ben Brumfield y Saad Abedine
(Reuters) -

El depuesto presidente Mohamed Morsi "se encuentra bien” y “se mantiene actualizado" de las noticias por los periódicos y por la televisión, dijo este martes la  jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton.

La alta comisionada de la UE se entrevistó este lunes durante dos horas con Morsi, la primera reunión de alto nivel con el exmandatario, desde que el Ejército le pidió retirarse del gobierno y lo mantiene detenido en un lugar secreto.

Ashton mantuvo en secreto el paradero del exmandatario egipcio durante su reunión. "No sé dónde estaba", dijo a periodistas en El Cairo.

Consideró que las facciones en Egipto deben encontrar una manera de conciliar sus diferencias y allanar el camino para una solución política que implique a todos los bandos si el país quiere dejar atrás el caos en que se encuentra, señaló.

"Solo un proceso inclusivo funcionará", comentó Ashton a la prensa después de visitar al presidente depuesto, Mohamed Morsi.

La comisionada ha criticado duramente la separación forzada de Morsi del poder por los militares egipcios, y ha pedido que  los islamistas sean incluidos en el proceso político.

En una conferencia de prensa con Ashton, el vicepresidente Mohamed ElBaradei dijo que está de acuerdo con el llamado para un acercamiento no violento, que incluya a la Hermandad Musulmana y a otros grupos en una solución política.

"Quiero enfatizar una vez más que nuestra prioridad inmediata, que compartimos con Ashton, es detener la violencia en todas sus formas y de todas las maneras posibles para encontrar una solución pacífica", dijo ElBaradei a periodistas.

"La violencia no es una solución. Abre nuevas heridas. No ayuda a sanar viejas heridas", apuntó.

Egipto ha sufrido de violencia esporádica desde la revuelta que quitó a Morsi del poder, el 3 de julio. Él se encuentra detenido en una instalación militar secreta, por varios cargos criminales.

Los enfrentamientos violentos entre fuerzas de seguridad y manifestantes en El Cairo dejaron decenas de simpatizantes de Morsi muertos el sábado pasado. Las autoridades han amenazado con disolver manifestaciones de los partidarios del expresidente, un acto que podría estimular aún más derramamiento de sangre.

Varios grupos de derechos humanos egipcios exigieron en un comunicado difundido este martes que el ministro del Interior, Mohamed Ibrahim, dimita por el incidente el sábado, y exigieron que las fuerzas del gobierno se abstengan de nuevos actos de violencia.

"No hablamos con la comisionada de política exterior de la UE, Catherine Ashton, después de entrevistarse con el presidente Morsi, pero dejamos en claro que continuaremos protestando por nuestros derechos civiles hasta que se libere al mandatario legítimo", dijo Essam Elerian, vicepresidente del Partido de la Libertad y la Justicia.

"Y como hemos dicho antes, la restauración de la legitimidad democrática de nuestro presidente electo no es negociable".

Morsi fue el vicepresidente del partido antes de su elección como mandatario de Egipto.

Los manifestantes exigen el regreso de Morsi al poder y han salido a las calles desde que fue depuesto, diciendo que no se irán hasta que el exmandatario regrese al poder. También han expresado su preocupación porque el ejército se niega a revelar donde está recluido.

"Me gustaría que la señora Ashton se tomara unos segundos con la familia del presidente Morsi, debió  haber sido una prioridad", dijo Elerian.

Ahora ve