Hosni Mubarak deja la prisión pero queda bajo arresto domiciliario

El depuesto presidente fue trasladado a un hospital militar, donde permanecerá bajo arresto hasta el inicio de un nuevo juicio
Mubarak deja la prisión para ingresar a un hospital
(Reuters) -

El expresidente de Egipto, Hosni Mubarak, fue liberado este jueves de la prisión de Tora en El Cairo, y trasladado a un hospital donde permanecerá bajo arresto domiciliario, según imágenes transmitidas por la televisión estatal.

Mubarak, de 85 años, fue detenido poco después de su renuncia a la presidencia en 2011. El año pasado fue encontrado culpable de cargos de incitar a la violencia contra manifestantes durante la revolución que llevó a su salida y a la elección que trajo a Mohamed Morsi al poder.

El exlíder fue sentenciado a prisión perpetua pero apeló y se le garantizó un nuevo juicio este año.

Este miércoles una corte ordenó su liberación dentro de otro caso, este por corrupción, bajo el argumento de que ya pasó el máximo tiempo detenido sin ser encontrado culpable.

El Ejército egipcio entonces emitió un decreto mediante el cual se pide que Mubarak permanezca bajo arresto domiciliario mientras espera el nuevo juicio por la muerte de los manifestantes durante la revolución de 2011.

Su salida de prisión ocurre luego de que el gobierno militar interino de Egipto emprendió nuevas medidas contra la Hermandad Musulmana, al arrestar este jueves al vocero de la agrupación, reportó la televisora estatal al-Masriya.

Ahmed Arif es el último miembro clave del grupo en ser tomado en custodia.

A principios de semana, el Ejército arrestó a Mohamed Badie, el líder espiritual del grupo, así como a Safwat Hegazy, un predicador y defensor de línea dura del movimiento. Ellos fueron solo algunos de los 100 integrantes de la Hermandad Musulmana que fueron tomados en custodia el pasado martes.

El presidente Mohamed Morsi, que fue depuesto del poder por el Ejército en medio de protestas por su forma de gobernar, ha estado detenido desde principios de julio.

Egipto ha estado en caos desde la salida de Morsi. La semana pasada unas 900 personas murieron, entre ellas personal de seguridad, luego de que el Ejército desalojó dos campamentos de seguidores de Morsi en El Cairo, y tras protestas ocurridas durante el llamado Viernes de Ira.

Aunque la liberación de Mubarak es algo extraordinario, según Robin Wright, una analista para el Medio Oriente del Centro Woodrow Wilson, su impacto podría opacarse por la larga lista de problemas que viven los egipcios, como la violencia, los toques de queda y los problemas económicos.

“Podría no ser tan grande allá como lo es aquí, afirmó.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Mubarak gobernó Egipto, el país árabe más poblado, durante tres décadas bajo un gobierno autocrático marcado, marcado por abusos generalizados de los derechos humanos.

 

Ahora ve
La muerte de cientos de peces hace sonar las alarmas en Paraguay
No te pierdas
×