El ataque químico en Siria impulsa los planes de intervención de EU

Obama contempla opciones para una acción militar contra el régimen de al Asad después de considerar "innegable" el uso de armas químicas
La ONU tiene paso libre para investigar en Siria
Autor: Chris Lawrence, Elise Labott y Tom Cohen
(Reuters) -

Pocos se cuestionan si hubo un atentado con armas químicas en Siria la semana pasada y Estados Unidos ha dejado claro que culpa al gobierno del presidente Bachar al Asad. Ahora, la pregunta es cómo responderá el presidente Barack Obama.

Durante casi dos años, Obama ha evitado una intervención militar directa en la guerra civil de Siria y solo incrementó la ayuda a los rebeldes en junio, después de un supuesto ataque químico de menor escala por parte de las fuerzas del gobierno sirio.

Sin embargo, el ataque de la semana pasada sobre un suburbio de Damasco en el que presuntamente hubo más de 3,000 víctimas borró la “línea roja” que Obama había establecido hace poco más de un año en contra del uso del arsenal químico de Siria.

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, calificó el ataque este lunes como “imperdonable” e “incuestionable” y agregó que existía “una razón clara por la que el mundo ha prohibido por completo las armas químicas”.

Dijo que la evidencia “indica poderosamente” que se utilizaron armas químicas en Siria. Kerry añadió que saben que "el régimen sirio tiene en custodia” tales armas y cohetes para utilizarlas. Obama “tomará una decisión fundamentada sobre cómo responder a este uso indiscriminado” de armas químicas, agregó Kerry, que dijo que el presidente de EU cree que los que las utilicen “deberán rendir cuentas”.

Para Aaron David Miller, vicepresidente del Woodrow Wilson International Center, la situación está forzando a Obama a dejar de ser un “evasor en jefe” en lo que se refiere a la participación militar en Siria.

“Es casi inevitable que el presidente autorice alguna forma de acción militar”, dijo Miller a National Public Radio en una entrevista transmitida el lunes. “No puede limitarse simplemente a un par de misiles crucero que ataquen alguna bodega en algún lugar”, dijo Miller agregando que el objetivo es disuadir a al Asad, y no derrocarlo o desestabilizar a Siria de forma radical en este momento.

De los misiles a la "pasividad"

Las opciones de Obama van desde ordenar un ataque limitado con misiles hasta continuar con esfuerzos diplomáticos que han sido calificados por los críticos como una estrategia “pasiva”.

Un funcionario de la Casa Blanca descartó este lunes que se fueran a enviar soldados a Siria o que se vaya a aplicar una zona de restricción de vuelos para frenar la superioridad aérea de al Asad sobre los rebeldes que luchan por destituirlo. El funcionario insistió en que Obama está considerando todas las demás opciones, pero no estableció un tiempo para que se tome la decisión.

El secretario de Defensa de EU, Chuck Hagel, dijo este lunes durante su visita a Indonesia que cualquier acción de su país “será concertada con la comunidad internacional y estará dentro de un marco de justificación legal”.

Mientras que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon dijo el lunes que el uso de armas químicas es un crimen contra la humanidad y debe castigarse, una postura de cierta oposición por parte Rusia, aliado de Siria, y posiblemente por parte de China, debilitó la posibilidad de que el Consejo de Seguridad apoyara una intervención militar.

En cambio, una coalición limitada de miembros de la OTAN como Alemania, Francia y Gran Bretaña (quienes han exigido acciones en contra de Siria) junto con miembros de la Liga Árabe, parece estar más dispuesta a ofrecer el apoyo político que necesita Obama para ordenar ataques con misiles estadounidenses.

Un funcionario de alto nivel dijo a CNN el lunes que los objetivos de cualquier coalición militar serían castigar a al Asad y demostrarle que hay una consecuencia por usar armas químicas, así como evitar que vuelva a utilizarlas.

Un ataque militar buscaría degradar las capacidades del régimen sirio lo suficiente como para debilitarlo sin ocasionar que caiga ante lo que puede considerarse como una oposición sin preparación para asumir el poder, dijo el funcionario.

Algunos países que se podrían aliar con EU podrían ser: Gran Bretaña, Francia, Alemania y Canadá, así como potencias regionales como Qatar, Turquía, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

La semana pasada, el jefe del Estado Mayor Conjunto, General Martin Dempsey, entregó al Congreso una lista de opciones militares no confidenciales para el caso de Siria que enfatizaban los altos costos y riesgos que en su opinión constituirían un “acto de guerra” en un momento de grandes cortes de presupuesto.

En la carta de Dempsey del 19 de julio se enumeran los recursos que Estados Unidos posee en la región, incluyendo baterías de misiles Patriot en Turquía y Jordania, así como aviones de guerra F-16 en posición para defender a Jordania de potenciales disturbios en su frontera. Además, el Pentágono ha enviado a la región cuatro barcos de guerra armados con misiles crucero.

De acuerdo con funcionarios de EU, las opciones que se ofrecieron al presidente en días recientes incluyen:

  • Disparar misiles crucero desde uno de los cuatro destructores navales destacados en el Mar Mediterráneo. Los misiles se utilizarían para atacar instalaciones de “comando y control” como búnkers, así como los medios que tiene el régimen sirio para utilizar armas químicas: baterías y lanzamisiles. No hay indicio de que los misiles destruirían los arsenales de armas químicas en sí”.
  • Ataques con aviones de guerra desde fuera del espacio aéreo de Siria. Esta opción conlleva riegos adicionales y no se considera muy viable. “Debemos tener cuidado de hacer esto conjuntamente con nuestros aliados”, dijo el domingo a CNN el Representante Demócrata de California, Adam Schiff, y miembro del Comité de Inteligencia de la Cámara agregando que no cree que “la Casa Blanca quiera arriesgar vidas estadounidenses enviando pilotos a Siria. Esto en realidad limita nuestras opciones para la utilización de misiles crucero, que creo que es lo que la Casa Blanca probablemente hará”.

Los ataques con misiles crucero podrían tener un gran impacto en los arsenales de misiles y en los aviones de al Asad sin que las reservas de armas químicas se vean afectadas, evitando así su dispersión, dijo Schiff.

Schiff estuvo de acuerdo con que Obama no tiene muchas opciones más allá de una respuesta contundente. “En términos de credibilidad de la Casa Blanca”, dijo, “el costo de no actuar ahora, en mi opinión, excede al costo de hacerlo”.

Frederik Pleitgen, Hamdi Alkhshali y Ben Brumfield de CNN contribuyeron con este reporte.

Ahora ve
Elon Musk presume Roadster, el auto deportivo eléctrico de Tesla
No te pierdas
×