Ocho choferes paraguayos se crucifican como protesta a su despido

Los conductores se clavaron las manos a los tablones desde hace dos semanas para exigir la restitución en sus puestos de trabajo en Luque
Horacio Cartes y la guerrilla en Paraguay
Rafael Romo
Autor: Rafael Romo
(Reuters) -

Están tendidos en la parte superior de sus cruces de madera colocadas en el suelo. Los transeúntes que se acercan a ellos para echar una mirada más cercana y se estremecen al ver sus manos: los manifestantes han clavado las palmas de sus manos, entre los dedos índice y medio, directamente a los tablones de madera.

Son ocho conductores de autobuses que fueron despedidos de sus trabajos hace dos meses. Protestaban desde mediados de julio frente a las oficinas de la compañía de autobuses Vanguardia, su antiguo empleador.

Sin embargo, después de concluir que no llegarían a ninguna parte al hacer eso, se crucificaron a sí mismos hace más de dos semanas en la calle donde se ubica Vanguardia en la ciudad paraguaya de Luque, a 12 kilómetros al noreste de Asunción, la capital paraguaya.

Damián Espinola, vocero del gobierno municipal de Luque, ha sido parte de un grupo de autoridades locales que han tratado de mediar entre la empresa y los conductores de autobús crucificados.

"Es difícil de creer, pero es verdad", dijo Espinola. "Los ocho conductores de autobuses se han crucificado por 17 días. También están en huelga de hambre y algunos de ellos se encuentran en estado crítico. Sólo beben agua. No consumen ningún alimento sólido. Sus manos están perforadas".

Juan Villalba es uno de los conductores de autobuses crucificados.

Villalba es el secretario de la Federación Paraguaya de Trabajadores del Transporte. Le dijo a los medios de comunicación paraguayos que su grupo está dispuesto a llevar la protesta "hasta el final", sin importar las consecuencias.

Su esposa, María Concepción Candia, también se clavó a sí misma en una cruz de madera este miércoles para mostrar su apoyo.

Pero la compañía dice que ha hecho todo en su poder para tratar de encontrar una solución al conflicto laboral. Aufredi Paredes, gerente general de Vanguardia, dijo a CNN que la compañía incluso se ha ofrecido a volver a contratar a cinco de los conductores de autobuses.

"Hemos hecho un poco de todo para encontrar una solución, invitando también a las comisiones de derechos humanos del Senado y la Cámara de Diputados. También nos hemos reunido con los trabajadores en varias ocasiones, pero sus líderes han sido inflexibles. Nosotros seguimos las normas laborales y continuaremos para cumplir con la ley", dijo Paredes.

La protesta de los ocho es parte de una acción sindical más grande por parte de algunos controladores de Vanguardia, una compañía de autobuses con 150 empleados que ha estado ofreciendo el servicio de transporte entre Luque y la capital durante 45 años.

Actualmente hay un total de 50 conductores de autobuses en huelga, pero el servicio ha continuado sin interrupción, dijo Paredes.

"Los trabajadores en huelga y algunos izquierdistas que se han involucrado en el asunto han atacado nuestros vehículos, rompiendo parabrisas, lanzando cohetes contra nosotros. También hemos recibido amenazas de muerte durante las reuniones y al finalizar", dijo Paredes.

Los trabajadores también han llamado la atención de las autoridades nacionales. Cynthia González, viceministro de Trabajo y Seguridad Social, los visitó el 23 de agosto en un esfuerzo para abrir un diálogo entre la empresa y los conductores de autobuses y encontrar una solución .

"Ambas partes tienen que renunciar a algo a fin de avanzar en las negociaciones. Mientras tanto, vamos a seguir trabajando, actuando como mediadores para que podamos ayudar a las partes a llegar a un acuerdo", dijo González.

Los trabajadores se declararon en huelga de 23 de julio, según el ministerio.

Ha habido varias reuniones en vano entre representantes de los choferes, la empresa y los mediadores. Miguel Ángel Gill, un médico y concejal sigue de cerca la salud de los manifestantes. Cada mañana, la población local se reúne alrededor de los conductores de autobuses crucificados para obtener noticias de su estado.

Una imagen tomada esta semana por Bernardo Agustti, fotógrafo del Diario ABC Color, muestra a todos los trabajadores cubiertos con una bandera paraguaya. Todos los trabajadores usan máscaras médicas. Las cruces se alinean de modo que todos ellos están en la misma dirección.

Entre dos de ellos se encuentra un ataúd de madera levantado en un ángulo de 45 grados, un ataúd, dicen, que se convertirá en ser su lugar de descanso final si la empresa no cumple con sus demandas.

Ahora ve
Cinco razones por las que las vacaciones de Trump preocupan a sus asesores
No te pierdas
×