La primera ministra de Tailandia desestima un ultimátum de renuncia

Yingluck Shinawatra rechazó la solicitud de un líder de la oposición para que deje el gobierno, en medio de violentas protestas en el país
Manifestantes se enfrentan en Tailandia
Autor: Kocha Olarn, Paula Hancocks y Jethro Mullen
(Reuters) -

La primera ministra de Tailandia, Yingluck Shinawatra, desestimó los llamados de los manifestantes para que renuncie antes de este martes, pues alega que ha estado abierta al diálogo para resolver las demandas de las manifestaciones hacia su gobierno, que se tornaron violentas el fin de semana.

Yingluck dijo en una conferencia de prensa televisada que sería inconstitucional que renuncie, y dijo que la puerta estaba abierta para las negociaciones.

El líder de las manifestaciones contra el gobierno, Suthep Thaugsuban, instó este domingo a Yingluck a renunciar, y dio un plazo de dos días para "devolver el poder al pueblo incondicionalmente".

Hizo los comentarios después de una reunión cara a cara con la primera ministra, en presencia de los líderes militares. Suthep, un ex viceprimer ministro del Partido Demócrata, de oposición, pidió que el poder sea trasmitido a un "consejo del pueblo".

Pero Yingluck, quien ganó una votación de revocación de mandato en el Parlamento la semana pasada, se niega a ceder a pesar de semanas de protestas en las calles de la capital, Bangkok.

La noche de este lunes (hora local), un tribunal tailandés emitió una orden de arresto contra Suthep por cargos de traición.

Tres personas murieron el sábado y más de 60 resultaron heridas en enfrentamientos entre manifestantes y partidarios de Yingluck, el peor de los disturbios civiles en Tailandia desde la represión militar de las manifestaciones en 2010.

El domingo la policía utilizó gases lacrimógenos para repeler a los manifestantes que intentaban entrar a la sede del gobierno por la fuerza. Muchos manifestantes utlilizaban toallas empapadas con agua para cubrir sus bocas y ojos contra el gas.

Los manifestantes mantuvieron ocupados los edificios oficiales que habían asaltado la semana pasada, como el Ministerio de Finanzas y otros complejos de oficinas gubernamentales.

Los manifestantes dicen que quieren deshacerse en Tailandia de la influencia del exprimer ministro exiliado Thaksin Shinawatra, el hermano mayor de Yingluck.

Esa es una meta ambiciosa en un país donde los partidos afiliados a Thaksin, quien construyó su éxito político sobre las políticas populistas que atraían a la población rural de Tailandia, han ganado todas las elecciones desde 2001.

Thaksin fue derrocado en un golpe militar en 2006, y ha pasado la mayor parte del tiempo desde entonces en el exilio en el extranjero. Si regresa se arriesga a una pena de prisión de dos años por una condena por corrupción, que según él fue motivada políticamente.

Las actuales protestas en Bangkok fueron provocadas por un intento fallido del gobierno de Yingluck de aprobar una ley de amnistía que abriera la puerta para el regreso de su hermano.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Ese movimiento alimentó las opiniones de sus críticos, quienes acusan a Yingluck de no ser nada más que títere de Thaksin, una acusación que ha negado en repetidas ocasiones.

Kocha Olarn y Paula Hancocks informaron desde Bangkok. Jethro Mullen desde Hong Kong.

Ahora ve
Snapchat pasa de un filtro a ser un disfraz
No te pierdas
×