El freno a la migración con 'cuchillas' enfrenta a España con Europa

El gobierno español defiende el uso de una valla fronteriza para controlar la migración africana, pese a que la UE la considera inadecuada
valla de melilla
valla de melilla  valla de melilla
| Otra fuente: CNNMéxico

La recolocación de unas cuchillas en la valla en la ciudad fronteriza de Melilla ha provocado un enfrentamiento entre el gobierno español y la Comisión Europea, que se ha sumado a los reclamos de la población y de organizaciones no gubernamentales españolas, que ponderan el bienestar de los inmigrantes indocumentados ante el riesgo de cruzar el cerco.

Como portavoz de la Unión Europea, la comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström, declaró este martes que las concertinas instaladas en la valla de Melilla son inútiles para prevenir la entrada ilegal de inmigrantes y pidió a las autoridades españolas que vigilen atentamente este asunto, de acuerdo con un reporte de EFE. 

"Las cuchillas en la valla de Melilla han estado ahí antes y ahora se han vuelto a poner (...) La última vez que estuvieron ahí no impidieron a la gente entrar, sino que entró y además sufrió heridas", dijo Malmström durante una rueda de prensa en Atenas. "Así que espero que las autoridades españolas sigan muy de cerca este tema", agregó. 

Como respuesta, el ministro de Interior español, Jorge Fernández Díaz, defendió este jueves en Bruselas el uso las cuchillas con el argumento de que cumple con la legislación europea y que otros países miembro recurren a ellas. El ministro mostró su disposición a estudiar "alternativas".

"En Melilla, en la valla exterior, la fronteriza con Marruecos, sigue estando la misma concertina que había" y que lo que se ha hecho es reinstalar la concertina "en un tramo de dos kilómetros y medio en la valla interior, que es por donde se producen los intentos de avalanchas", dijo Fernández. Su argumento desde que en octubre se aprobó la medida es que la valla es “un elemento no agresivo de disuasión" que puede causar "erosiones leves y superficiales", más no letales.

La valla se ubica en Melilla, una ciudad en el norte de África, puerta de entrada habitual de inmigrantes africanos hacia Europa. El polémico cerco se instaló en 2005, cuando el gobierno español enfrentó "una fuerte presión migratoria”, como reportaron los medios entonces.

Además del Ministerio del Interior, el delegado del gobierno en Melilla apoyó dicha postura y se enfrentó a la oposición de las organizaciones de defensa de los derechos humanos y de la izquierda, quienes presentaron una moción conjunta en octubre para que fueran retiradas. El Congreso la rechazó gracias a la mayoría de la derecha.

“Hablamos de medidas disuasorias pasivas que no buscan lesionar a nadie y que, en todo caso, sólo harían daño a quienes intencionadamente intenten superarlas; como puede hacer daño caer desde una valla de seis metros de altura, extremo que desgraciadamente ya ha sucedido con mortales consecuencias para algún inmigrante”, dijo el delegado del gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani.

"Sería bueno que, si esas cuchillas sólo provocan heridas leves", que "suba él e intente saltar la valla a ver qué tipo de marcas le quedan", declaró el 26 de noviembre el diputado de la izquierda ecologista catalana ICV Joan Coscubiela, en referencia al ministro del Interior, de acuerdo con un reporte de AFP.

"La expulsión de inmigrantes en España debe respetar los procedimientos establecidos en la legislación, garantizando un procedimiento que respete las garantías básicas, así como que garantice la seguridad y evite los riesgos para la salud de dichas personas. Esto está estipulado así en la legislación europea a través de la llamada Directiva de la Vergüenza, y con estas expulsiones, España está violando claramente dicha normativa", dijo el eurodiputado de Izquierda Unida, Willy Meyer.

El director de Amnistía Internacional en España, Esteban Beltrán, denominó la valla "un retroceso en materia de derechos de los inmigrantes”. El director recordó que “en 2006 Amnistía advirtió de los peligros que este sistema de seguridad suponía para la vida de los inmigrantes. Muchos de ellos se hirieron tratando de saltar la valla”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Han transcurrido cinco años desde que 11 inmigrantes perdieron la vida cuando trataban de cruzar los perímetros terrestres de Ceuta y Melilla. En paralelo, cada vez más, la migración global es percibida como una amenaza, y no como una invitación al replanteamiento de la responsabilidad global de la UE”, escribió Xavier Ferrer, experto en fronteras y profesor de Geografía de la Universidad Autónoma de Barcelona, en un artículo publicado en el diario El País

El cerco mide 11 kilómetros de longitud y siete metros de altura. Su objetivo inicial fue disuadir a la inmigración clandestina procedente del África subsahariana. En 2007, la valla fue retirada cuando bajó la presión migratoria. Un dispositivo similar se instaló en el mismo momento en Ceuta, otro punto clave en el norte de África, de donde nunca fue retirado. Las ciudades son las dos únicas fronteras terrestres entre Europa y África.

Ahora ve
Miles marcharon en la CDMX en contra de la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×