Ariel Sharon, una vida al frente de la guerra y la política

El ex primer ministro israelí, una fuerza política por décadas, fue considerado un líder valiente por unos y como un despiadado por otros
Autor: Alan Duke | Otra fuente: CNN

Ariel Sharon, ex primer ministro de Israel que murió este sábado a los 85 años, se hizo de un nombre como líder militar y político que dio prioridad a la seguridad de su país.

El estadista era un héroe de guerra nacional para muchos israelíes gracias a su liderazgo militar y civil durante todas las guerras en las que Israel participó. Muchas personas del mundo árabe lo llamaron El carnicero de Beirut luego de que encabezó la invasión a Líbano en 1982, cuando era ministro de Defensa. 

Durante décadas fue una figura importante en muchos eventos decisivos de Medio Oriente, entre ellos la entrega del control de Gaza y partes de la Ribera Occidental a los palestinos. Lo llamaron El bulldozer por ser un líder temerario y eficaz.

La reacción del partido de derecha al que pertenecía, Likud, ante su orden de expulsar de sus hogares a algunos colonos israelíes en Gaza provocó que Sharon formara en noviembre de 2005 el partido político Kadima, que en hebreo significa "adelante". Sharon cumplía el quinto año en su cargo cuando sufrió una apoplejía masiva en enero de 2006, tras la que quedó en estado de coma. Ehud Olmert, quien se convirtió en primer ministro interino tras el accidente vascular de Sharon, asumió el cargo tras llevar a la victoria electoral al partido Kadima en 2006.

La carrera de Sharon estuvo íntimamente ligada con la relación de Israel con Líbano. En una investigación israelí que se efectuó en 1983, durante la Guerra de Líbano, se responsabilizó indirectamente a Sharon —exgeneral del Ejército que en ese entonces ocupaba el cargo de ministro de Defensa de Israel— de la masacre de cientos de palestinos a manos de un ejército libanés cristiano en los campos de refugiados de Sabra y Shatila. Lo obligaron a renunciar.

Sharon, quien vivía en un rancho en el desierto de Negev, se volvió primer ministro el 7 de marzo de 2001. Fue el hombre que exhortó a los israelíes a asentarse en los territorios palestinos ocupados, pero también fue el líder que promovió el retiro histórico de los israelíes de 25 asentamientos en la Ribera Occidental y en Gaza en 2005, con lo que se entregó el control a los palestinos por primera vez en 38 años.

Sharon formó el partido centrista Kadima con el objeto de reunir apoyo político para su controvertido plan de ceder a los palestinos el control de Gaza y partes de la Ribera Occidental. Mientras lidiaba con el persistente conflicto entre israelíes y palestinos, Sharon dijo en 2001: "Puedo hablar y ver a los ojos a los ciudadanos de Israel y convencerlos de hacer compromisos dolorosos".  

Cuando las oleadas de bombardeos suicidas asolaron Israel, Sharon envió tanques y tropas a las ciudades palestinas y ordenó el asesinato de los líderes militantes palestinos. Sharon mandó que se construyera la barrera a lo largo de la Ribera Occidental, confinó al entonces líder palestino, Yasser Arafat, a quien tildó de "terrorista", en su complejo en Ramala y lo acusó de incitar ataques contra Israel.

El veterano de todas las guerras en las que Israel participó fue un héroe para muchas personas.

En 1953, tras una oleada de ataques terroristas de Jordania, Sharon, el líder militar, encabezó a la infame Unidad 101 en una redada contra la ciudad fronteriza de Kibya; hizo volar 45 casas y mató a 69 aldeanos árabes. Sharon dijo que pensaba que las casas estaban vacías.

En junio de 1967, cuando era general, Sharon dirigió a su batallón de tanques a una aplastante victoria sobre los egipcios en el Sinaí, durante la Guerra de los Seis Días. Sin embargo, el que para él fue el principal éxito militar llegó en 1973, durante la Guerra de Yom Kippur. Rodeó al Tercer Ejército de Egipto y, desafiando sus órdenes, llevó a 200 tanques y 5,000 soldados por el canal de Suez, hecho crucial en la guerra.

Como ministro de Defensa, Sharon ideo la invasión a Líbano, una ocupación que implicaba impedir que la Organización para la Liberación de Palestina usara Líbano como base para los ataques contra Israel. El ataque fue un desastre.

Luego de las masacres de Sabra y Shatila, permitió que algunas familias israelíes se establecieran en los territorios palestinos ocupados, la misma tierra que los palestinos habían reclamado como Estado futuro. Sin embargo, como resultado de la investigación de los hechos, se obligó a Sharon a renunciar y quedó inhabilitado para ocupar nuevamente el cargo de ministro de Defensa. "Sintió que su gobierno lo había traicionado", dijo su asesor, Ranaan Gissin.

Sharon regresó a la escena política en la década de 1990 y se convirtió en líder de su partido en 2000. Ese año, se enfrentó a nuevos problemas cuando visitó el sitio sagrado de los judíos, el monte del Templo en Jerusalén, al que los musulmanes conocen como Haram al Sharif, que significa "el santuario noble". Su visita desencadenó protestas violentas. El incidente provocó la Segunda Intifada, el levantamiento de los palestinos contra el dominio israelí, que inició en septiembre de ese año.

A lo largo de su carrera, tanto en el ejército como en la política, Sharon fue el hombre al que los israelíes recurrían cuando pensaban que no tenían más opción. Ya fuera a la cabeza de las tropas o como líder electo, siempre fue un soldado. Incluso en sus últimos años de servicio, su actitud militar estaba a flor de piel. Nunca cumplió su promesa de llevar paz y seguridad.

Sharon nació en una granja a las afueras de Tel Aviv. Fue hijo de inmigrantes rusos y siempre recordó una lección que su padre le dio mientras ascendía hasta el cargo máximo de Israel. "Cuando mi padre vio que estaba cansado, se detenía por un minuto y decía: 'Mira todo lo que ya hemos logrado'", explicó alguna vez.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sharon ocupaba el cargo de primer ministro cuando sufrió una pequeña apoplejía en 2005. A ello siguió una apoplejía masiva en enero de 2006 que lo dejó en estado comatoso, conectado a un respirador. Inmediatamente después de que cayó enfermo, su poder se transfirió al vice primer ministro, Ehud Olmert. En abril de 2006, el gabinete de Israel puso fin oficialmente a su mandato como primer ministro tras declarar su incapacidad permanente.

La salud del ex primer ministro tuvo altibajos durante el tiempo que estuvo en coma. En enero de 2013, los médicos dijeron que las pruebas indicaban que Sharon presentaba algo de actividad cerebral cuando se le mostraban fotos de su hogar y cuando escuchaba la voz de su hijo.

Ahora ve
Nuevo fiscal de Venezuela acusa a Luisa Ortega de irregularidades
No te pierdas
×