El mexicano Ramiro Hernández es ejecutado en Texas, pese a protestas

Hernández, condenado por un homicidio y una violación, es el cuarto mexicano del Caso Avena ejecutado desde 2004
Texas ejecuta al mexicano Ramiro Hernández
/
| Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

El mexicano Ramiro Hernández Llanas fue ejecutado por inyección letal este miércoles. Falleció alrededor de las 18:28 horas (local) en la cámara de muerte de la Unidad Carcelaria Walls, en Huntsville, Texas, informó CNN.

El proceso penal del tamaulipeco había quedado suspendido el 2 de abril, a raíz de que una jueza requiriera más información sobre las sustancias químicas que conforman la inyección letal que se utilizaría.

Hernández Llanas pidió perdón en sus últimas palabras antes de morir, y remarcó la importancia de actuar como se deben en la vida, desde que se es niño, informó una fuente oficial, según EFE.

"Siento lo que he hecho", dijo en español el preso mexicano antes de ser ejecutado, según la agencia española que cita un comunicado del Departamento de Justicia Criminal de Texas.

"A la familia de mi jefe, los quiero. A los jóvenes, escuchen a sus padres, hagan siempre lo que dicen que se debe hacer, vayan a la escuela y aprendan de sus errores.

"Me gustaría dar las gracias a Dios por dejarme ver a mi familia. Miro a los ojos de la familia y veo la tristeza, no estén tristes, estoy feliz", dijo Hernández, según EFE.

De 44 años, Hernández Llanas fue sentenciado a la pena capital por el homicidio del ranchero y profesor universitario, Glen Lich, el 14 de octubre de 1997, así como la violación de la esposa de la víctima.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) acusó que Estados Unidos violó el fallo de la Corte Internacional de Justicia, que ordena revisar los casos de 50 personas sentenciadas a morir sin haber tenido asistencia consular en su juicio.

"Hernández Llanas se convirtió en el cuarto mexicano ejecutado en franca violación al fallo de la Corte Internacional de Justicia dictado en el caso Avena hace más de diez años (31 de marzo de 2004). Con tal motivo, el gobierno de México expresa su más enérgica protesta por el incumplimiento de dicho fallo por parte de Estados Unidos”, según un comunicado enviado por la dependencia. 

Al jurado le tomó cinco minutos deliberar y condenar Hernández Llanas a la pena de muerte, en febrero de 2000.

Hasta ahora, los gobiernos estatales estadounidenses se niegan a respetar el fallo del Caso Avena argumentando que no están obligados a cumplir los acuerdos firmados por la Casa Blanca, como el relativo a la asistencia consular.

Las abogadas de Hernández, Naomi E. Terr y Sheri L. Johnson, declararon el martes en un comunicado que el mexicano fue juzgado con criterios "racistas" y que no se tomó en cuenta que el coeficiente intelectual del acusado indica que tiene retraso mental, lo que impediría legalmente que fuera ejecutado.

"Según el doctor (Richard) Coons, el funcionamiento del señor Hernández es apropiado para su 'grupo cultural' (mexicanos), quienes de acuerdo al doctor Coons: 'tienden a tener un nivel económico bajo, logros bajos, habilidad social disminuida, mayor abuso de drogas y aumento en el nivel de conducta criminal'", señala el texto.

Algunas instituciones que pidieron al gobernador de Texas, Rick Perry, que suspendiera la ejecución fueron la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la organización Amnistía Internacional (AI) y el Senado mexicano, que aprobó el martes un llamado al Congreso de Estados Unidos a que reforme las leyes del país y obligue a sus estados a acatar los tratados internacionales.

Este miércoles por la mañana, la familia del mexicano se despidió de él, en una visita de cuatro horas realizada por la mañana en la Unidad Carcelaria Polunsky.

A la visita acudió la mamá del reo, Martha Llanas Zamora, de 75 años, y varios de los hermanos de Ramiro, quien permanece en el centro penitenciario desde 2000, poco después de ser sentenciado a la pena capital.

Hernández es el cuarto mexicano del Caso Avena ejecutado desde 2004 y el segundo en menos de tres meses. Los otros son José Medellín (2008), Humberto Leal (2011) y Édgar Tamayo (en enero pasado).

También se convirtió en el décimo mexicano en ser ejecutado en Estados Unidos.

Nueve de esas ejecuciones han sido efectuadas en Texas, con excepción de la de Benjamín Mario Murphy, ocurrida el 17 de septiembre de 1996 en Virginia.

Además de Hernández, actualmente otros 60 mexicanos están condenados a muerte en Estados Unidos.

La SRE realizará los trámites para el traslado de los restos de Hernández Llanas a México a petición de su familia. 

Con información de Notimex

 

Ahora ve
Policía Federal sorprende con ‘flashmob’ en un centro comercial de la CDMX
No te pierdas
×