Pláticas con las FARC, en el limbo hasta la segunda vuelta en Colombia

Los resultados de la primera vuelta reflejan dos extremos, lo que puede dificultar el proceso de paz, según analistas
Colombia depués de las elecciones
Autor: (CNNMéxico) | Otra fuente: 1

La victoria del candidato uribista Óscar Iván Zuluaga a la Presidencia de Colombia, quien al no lograr mayoría absoluta disputará el 15 de junio la segunda vuelta con el aspirante a la reelección, Juan Manuel Santos, coloca en el limbo el proceso de paz con las FARC, advirtieron analistas este lunes.

Tras conocer los resultados, Zuluaga, un férreo crítico de las negociaciones en Cuba entre el gobierno de Santos y la guerrilla, advirtió de que trabajará por la paz, pero sin impunidad, y puso como condición que las FARC declaren un cese el fuego unilateral e indefinido.

Este mensaje cayó como un jarro de agua fría sobre quienes defienden el diálogo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que se inició en noviembre de 2012 con el objetivo de terminar el único conflicto armado que sigue vivo en América y que se prolonga desde hace 50 años.

"Entramos en un periodo de mucha incertidumbre, ese proceso puede entrar en el congelador o terminarse, o puede avanzar, de aquí al 15 de junio no hay nada claro", dijo a la agencia Efe el director del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz de la Universidad Nacional de Colombia, Alejo Vargas.

Según Vargas, "este resultado va a gravitar sobre la mesa de conversaciones pero, más allá de eso, el hecho de que un sector tan importante de colombianos esté en una oposición tan dura va a plantear dificultades para que el proceso sea exitoso".

El experto en temas de paz, que ha trabajado durante este proceso con la ONU, consideró que la razón de estos resultados electorales está en que a una gran parte de la población colombiana no le afecta directamente el conflicto armado.

"Esto tiene una explicación sencilla, Colombia tiene una especie de dosificación entre el mundo urbano y el mundo rural. Al urbano el proceso de paz no les va ni les viene, lo miran de lejos, es como lo que ven en televisión sobre Ucrania; mientras que en el mundo rural es distinto", dijo Vargas.

En términos similares se expresó el coordinador del Observatorio de la Fundación Paz y Reconciliación, Ariel Ávila, quien calificó los resultados de "lamentables" y coincidió en que lo que dejan ver es que "en las grandes ciudades, donde no hay conflicto armado, donde está el 50% de la población, se votó en contra de Santos".

"Es gente que no cree en el proceso de paz", apuntó, al ahondar en que el Gobierno es responsable por "no haber adelantado una campaña de lobby en favor de la paz" y por "la desinformación".

Pero, para Ávila, "lo fundamental es que el país representa dos cosas extremas, unos que quieren la paz y otros que no la quieren".

"El presidente va a tener muy difícil reconstruir la opinión pública", auguró el investigador, al expresar que "la sociedad colombiana es de derecha, muy permeada por la violencia y cree que no se debe negociar sino ir a la guerra".

"Es una sociedad que por los mismos años de conflicto, en parte por culpa de las FARC, vota así", agregó Ávila.

Y a ello se suma, según el experto, "la gran guerra de rumores porque se llegó a decir que en La Habana se estaba negociando hasta la propiedad privada y el Gobierno fue incapaz de detener eso".

Con todo, el experto en seguridad vaticinó que el diálogo de paz va a proseguir pero se deberán hacer ajustes de aquí al 14 de junio: "Las FARC van a tener que mostrar un nuevo gesto de paz y el Gobierno va a hacer una campaña a fondo, se la va a jugar con todo".

Desde noviembre de 2012, el gobierno de Santos y las FARC han cerrado tres puntos de la agenda sobre el problema de la tierra, participación política y drogas con el objetivo de concluir pronto un acuerdo definitivo.

La siguiente ronda de diálogo está prevista para el 2 de junio, 13 días antes de la decisiva segunda ronda electoral.

Santos dejó claro tras la votación que los colombianos tendrán que elegir entre "el fin de la guerra y la guerra sin fin", por eso solicitó el apoyo a los candidatos que se quedaron fuera de la contienda y les prometió incluir sus propuestas para la segunda vuelta.

Según datos oficiales, Zuluaga obtuvo el 29,25 % de los votos y Santos un 25,69%.

Una campaña difícil para Santos

El mandatario Santos encara desde este lunes una difícil campaña en busca de alianzas para recobrar terreno frente a Zuluaga.

Santos está "obligado a hacer alianzas, a hacer concesiones hacia los sectores más progresistas. La situación es complicada para Santos, pero no es una derrota", dijo a la AFP Carlos Medina, del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Proceso de Paz de la Universidad Nacional.

Los partidos comenzaron este lunes consultas para definir a quien dar su apoyo de cara al 15 de junio.

Todas las miradas se dirigen a la conservadora Marta Lucía Ramírez, tercera con el 15,5% de los votos, y a la izquierdista Clara López (15,2%), quienes junto al independiente Enrique Peñalosa (8,2%) podrían tener la llave de la segunda vuelta.

El mandatario envió un mensaje de acercamiento a los izquierdistas, independientes y al sector conservador que aún cuando son críticos de su gobierno apoyan el proceso con las FARC, mientras su adversario inició contactos directos con Ramírez, exministra de Defensa de Uribe y muy cercana a su posición de fuerza frente a la guerrilla de 8,000 combatientes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Creo que la campaña se va a ir con dos grandes coaliciones y nosotros tenemos buena expectativa de que nuestra coalición va a llegar a ser la más grande", dijo el expresidente César Gaviria (1990-1994), quien asumió como jefe de campaña de Santos.

Con información de EFE y AFP

Ahora ve
Mira cómo la tecnología te ayuda a ser más incluyente #DiálogosExpansión
No te pierdas
×