Ataque en Mosul: ¿qué pasa en Iraq y por qué es importante?

Militantes tomaron el control de la segunda mayor ciudad iraquí, lo que pone en tela de juicio la capacidad del gobierno de al Maliki
Militantes toman control de una ciudad iraquí
Autor: Laura Smith-Spark y Nic Robertson
(Reuters) -

Iraq se desvaneció de la consciencia colectiva durante un rato. Pero lo que ocurrió  el martes debería hacer que la gente preste atención.

Los militantes extremistas ocuparon la ciudad septentrional de Mosul, la segunda mayor ciudad de Iraq. Casi medio millón de civiles han huido de la violencia y la osada incursión ha puesto de relieve todas las debilidades del gobierno en lo que concierne a la conservación de la seguridad.

¿Qué ocurrió?

Durante la madrugada del martes, militantes tomaron los aeropuertos, las televisoras y la oficina del gobernador de Mosul. Liberaron hasta a 1,000 prisioneros.

Los policías y los soldados huyeron de sus posiciones en vez de luchar y abandonaron sus armas. Los militantes tomaron su lugar en los edificios y avenidas de la ciudad.

"No había presencia de las fuerzas gubernamentales en las calles; la mayor parte de sus puestos quedó destruida y ocupada (con militantes islamistas)", dijo a CNN Firas al Maslawi, habitante de la zona.

¿Por qué es importante esto?

Mosul es la segunda mayor ciudad del país. Lo que pasa allá no es buena señal para el gobierno del primer ministro Nuri al Maliki. Pone en tela de juicio su control sobre el país.

El devastador avance de los militantes, que ha cobrado impulso desde hace tiempo, fue una lección práctica sobre todo lo que está mal en Iraq y en la región… además de que la guerra civil que no cesa en Siria aviva la llama de las tensiones sectarias en Iraq.

También demuestra que los extremistas buscan extender su influencia y pueden atacar rápida y eficazmente a las fuerzas iraquíes a las que los estadounidenses entrenaron.

¿Quiénes son los militantes?

Pertenecen al Estado Islámico en Iraq y Siria (ISIS, por sus siglas en inglés), un grupo derivado de al Qaeda. Es tan extremo que hasta al Qaeda lo desconoció.

El sitio sobre Mosul ha transformado a ISIS en el grupo radical desestabilizador más peligroso de la región.

Algunas personas también conocen al grupo como Estado Islámico en Iraq y Levante. Entre sus miembros hay europeos, chechenos, turcos y combatientes de otros países árabes que se sintieron atraídos por el conflicto en Siria.

¿Qué quieren?

Quieren establecer un califato o Estado islámico que abarque toda la región.

ISIS empezó a imponer la ley islámica en las ciudades sirias que están bajo su control, como Raqqa: obligan a las mujeres a usar en público un velo completo o niqab y prohibieron la música.

¿Han hecho incursiones como esta antes?

Sí. En los meses pasados, arrebataron a las autoridades el control de ciudades iraquíes como Falluyah y partes de Ramadi, tal como lo hicieron con las ciudades de Siria.

Las autoridades creen que los militantes de ISIS también tomaron el control de dos aldeas en la provincia iraquí de Kirkuk y tomaron el control de partes de la ciudad petrolera de Baiji, en la provincia de Salahedín.

¿Han podido conservar el control?

En realidad no. A pesar de los avances territoriales que ISIS ha logrado en las provincias de Anbar (bajo el dominio de los sunitas) y Nínive, aún tiene "debilidades importantes", de acuerdo con un agente de los servicios estadounidenses de contraterrorismo.

"Ha demostrado que tiene poca capacidad para gobernar eficazmente, generalmente es impopular y no tiene influencia fuera de la comunidad sunita en Iraq ni en Siria".

¿Cómo se relaciona todo esto con Siria?

ISIS surgió de al Qaeda en Iraq. En el oeste de Iraq, sus militantes mataron e hirieron a muchos soldados estadounidenses. En 2006, su comandante —el sanguinario Abu Musab al Zarqawi— murió en un ataque estadounidense.

En los años siguientes, las milicias tribales iraquíes pusieron a la defensiva al naciente grupo con la ayuda de Estados Unidos. Pero cuando las tropas estadounidenses se retiraron, los militantes extremistas regresaron, encontraron una nueva dirigencia, fueron a Siria, se fortalecieron y regresaron a Iraq, en donde tuvieron triunfos militares usualmente gracias a los combatientes extranjeros que se sintieron atraídos por el conflicto en Siria.

Ahora, el grupo tiene bastiones en ambos países y se lo responsabiliza de la inestabilidad en ambos.

Los observadores dicen que en Siria, en donde sus fuerzas se han enfrentado con otros grupos islamistas, las luchas intestinas han beneficiado al régimen de al Asad porque las facciones rivales se distraen de su campaña contra las fuerzas armadas sirias.

¿Qué significa esto para Iraq?

Múltiples explosiones de coches-bomba y ataques suicidas asolan Iraq a diario, pero la sola magnitud del ataque contra Mosul —y de la crisis humanitaria que lo acompaña— no es buena señal para la estabilidad del país.

Según Naciones Unidas, el año pasado fue el más violento en los últimos cinco en Iraq: murieron más de 8,800 personas, la mayoría civiles.

Este año ha habido casi medio millón de desplazados en la provincia central de Anbar a causa de los combates entre el grupo extremista y las fuerzas gubernamentales.

Una de las principales razones por las que Mosul ocupó los titulares fue la rapidez con la que la ciudad cayó… en todos los sentidos.

¿Qué significa esto para Estados Unidos y Occidente?

Los últimos escuadrones estadounidenses dejaron Iraq a finales de 2011, tras casi nueve años de guerra sangrienta y divisiva.

Las pláticas que buscaban permitir la continuación de la presencia militar se interrumpieron por las disputas sobre la inmunidad de las tropas estadounidenses ante las autoridades iraquíes.

Estados Unidos invirtió miles de millones de dólares para entrenar a las fuerzas de seguridad iraquíes, que no han sido capaces de desalojar a los militantes de sus bastiones en la provincia de Anbar y que ahora quedaron derrotadas en Mosul.

Es probable que como resultado, la inestabilidad persista y crezca en Iraq y la región en general.

Esto ocurre mientras la economía mundial se recupera, lo que podría tener un efecto no deseado en los mercados petroleros.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

También preocupa que los combatientes extranjeros que forman parte de ISIS regresen a sus países de origen —en Europa y otros países— y ejecuten actos terroristas. Esa inquietud creció en mayo a causa del tiroteo en el Museo Judío de Bélgica, en el que murieron cuatro personas. Según las autoridades francesas, el sospechoso pasó recientemente un año en Siria y es un islamista radicalizado.

Tim Lister, Chelsea J. Carter, Barbara Starr y Saeed Ahmed contribuyeron con este reportaje.

Ahora ve
Ed Parker sorprende por su forma de jugar tenis a los 90 años
No te pierdas
×