Obama critica al Congreso y a países de origen de los niños inmigrantes

El presidente de EU dice que el problema no se resolverá a corto plazo porque sus países no les dan las oportunidades para que se queden
¿3,7 millones para los migrantes en EU?
Autor: Tom Cohen
(Reuters) -

El problema de los menores inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera de Estados Unidos no terminará en el corto plazo, reconoció este miércoles el presidente Barack Obama.

El mandatario estadounidense llegó a Texas para hablar sobre el tema migratorio.

"Estamos en un nivel bajo en cuanto al flujo de migración ilegal si lo comparamos a cuando llegué a la administración. Lo que ha causado el aumento de personas ilegales son los desafíos que enfrentan actualmente los países de Centro América y los contrabandistas que se han dado cuenta que pueden hacer mucho dinero, cruzando a estas personas", dijo Obama en rueda de prensa.

El viaje de Obama a Texas incluyó eventos para recabar fondos para el Partido Demócrata y, tras algunas disputas políticas, un encuentro con el gobernador republicano Rick Perry, que recibió al presidente estadounidense en el aeropuerto de Fort Worth, luego de que originalmente se negara a dicho encuentro.

Los mandatarios se saludaron de mano y luego abordaron el helicóptero de Obama desde Dallas, en donde se reunieron con líderes locales para revisar opciones por el flujo de jóvenes inmigrantes ilegales que llegan al país.

El presidente mencionó que el encuentro con Perry fue un buen intercambio de ideas sobre las maneras en las que se pueden usar los recursos con mayor efectividad para darle una solución al problema migratorio.

Obama reconoció que este problema no tendrá solución en el corto plazo, en parte porque los países de donde provienen los menores de edad que tratan de llegar a Estados Unidos no están dando oportunidades de vida suficientes para que las personas puedan quedarse en sus naciones.

"El problema en este momento no es un desacuerdo mayor sobre las acciones que serían de ayuda para solucionar el problema, el desafío aquí es si el Congreso está preparado para actuar y ofrecer los recursos en el lugar adecuado, para que esto ocurra”, comentó el presidente estadounidense.

"Habría que preguntarse, ¿los políticos están más interesados en política o en resolver la situación?", preguntó Obama.

"En este momento, hay más agentes de la patrulla fronteriza y recursos para la vigilancia en el terreno que en cualquier otro momento de la historia", añadió el presidente de Estados Unidos.

En su cuenta de Twitter, Perry aseguró que el problema migratorio no es un asunto de demócratas contra republicanos, sino de todos los estadounidenses.

"Asegurar la frontera es una responsabilidad federal y un primer paso crítico para que se pueda concretar cualquier reforma", expresó en las redes sociales el mandatario estadounidense.

Una combinación de pobreza, violencia y falsas promesas de los contrabandistas provoca la llegada de centroamericanos.

A diferencia de los inmigrantes indocumentados mexicanos, a quienes usualmente se deporta de inmediato, el gobierno estadounidense detiene y procesa a los centroamericanos, a quienes liberan tarde o temprano y les dan un mes para reportarse en las oficinas de inmigración.

Muchos nunca se presentan y se incorporan a los 11 millones de indocumentados del país, según el Consejo Nacional de la Patrulla Fronteriza, sindicato que representa a los agentes de esa corporación.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Greg Clary, Deirdre Walsh, Ted Barrett y Mariano Castillo de CNN contribuyeron a este reporte, que fue escrito por Tom Cohen en Washington

 

Ahora ve
Así han ayudado los eclipses a la humanidad a lo largo de la historia
No te pierdas
×