Estudiantes de Hong Kong suspenden conversaciones con autoridades

Los manifestantes acusan que fueron golpeados y otros abusados sexualmente mientras la policía solo miraba, por lo que no dialogarán
¿Qué pasa con las protestas en Hong Kong?
Autor: Ivan Watson, Tim Hume, Rebecca Wright y Wilfred Chan
(Reuters) -

Después los enfrentamientos entre manifestantes prodemocracia y opositores en la densamente poblada Mong Kok en Hong Kong este viernes, los líderes estudiantiles suspendieron las conversaciones con el gobierno, pues acusan a la policía de permitir que la violencia se desarrolle.

"El camino de la conversación debe ser puesto a un lado ahora. El gobierno no está cumpliendo con su promesa y debe ser considerado responsable en primer lugar", dijo la Federación de Estudiantes de Hong Kong en un comunicado.

Los estudiantes tenían la esperanza de reunirse con el funcionario número 2 en el gobierno de Hong Kong, el secretario jefe Carrie Lam, en un esfuerzo por resolver la crisis política que se ha apoderado del territorio chino semiautónomo durante una semana.

Los activistas prodemocracia acusan a Pekín de ejercer demasiada influencia en Hong Kong y están exigiendo el derecho a elegir directamente los candidatos a cargos de elección popular y otras reformas.

Pero el líder de protesta Edward Tsoi dijo que después de que algunos manifestantes estudiantiles habían sido golpeados y otros abusados sexualmente cuando la policía se limitó a observar, los manifestantes habían perdido toda la fe en los funcionarios del gobierno.

La policía negó lo dicho por los estudiantes y aseguró que ha tratado de de mantenerse neutral y manejar la caótica situación que se ha salido de control. 

Las protestas dejan heridos

Más manifestantes prodemocracia se unieron este viernes a las manifestaciones en el distrito de Mong Kok de Hong Kong después de que multitudes enfurecidas por las interrupciones en una de las intersecciones más transitadas de la ciudad se enfrentaron con los manifestantes.

Tres ambulancias atravesaron la multitud para recoger a los heridos, pero no está claro qué les pasó.

En tanto, el superintendente de la policía de Hong Kong advirtió a todos los manifestantes que deben abandonar la concurrida intersección. En una conferencia de prensa difundida por medios de comunicación locales, Mok Hing ala dijo que la policía comenzará a quitar barricadas instaladas por los manifestantes, y cualquier persona que queda en el área podría ser detenido.

El anuncio se da horas después de que grandes multitudes que se oponen al movimiento se reunieron para limpiar la zona donde se realiza la protesta, lo que podría poner en peligro las conversaciones para romper el estancamiento político.

El enfrentamiento se desarrolló este viernes por la tarde y por la noche (local) en el barrio de Mong Kok, Kowloon, en el lado opuesto al puerto de Victoria, sitio principal de la protesta que rodea las oficinas del gobierno en Almirantazgo, en la isla de Hong Kong.

Como pudo atestiguar un equipo de CNN, los enfrentamientos ocurrieron cuando una multitud de personas que se oponen a la protesta —varios miles y en su mayoría hombres de mediana edad— se enfrentaron a cientos de manifestantes, muchos de los cuales son estudiantes.

Los policías formaron una cadena humana alrededor del lugar de la manifestación para tratar de impedir las incursiones antiprotesta, que estaban empujando a los manifestantes y gritaban "¡despejen el área!"

Cada vez que uno de ellos lograba pasar la línea policial, eran retirados por los policías y los manifestantes.

Los tres grupos principales de coordinación de las protestas prodemocracia respondieron a los disturbios con un ultimátum a las autoridades.

Lee: Cómo el gas lacrimógeno unió a los hongkoneses

"Si el gobierno no impide de inmediato los ataques organizados contra los partidarios del movimiento, los estudiantes suspenderán el diálogo sobre la reforma política con el gobierno", decían.

La segunda en el mando de Hong Kong, la secretaria en jefa Carrie Lam, había acordado previamente reunirse con representantes de la Federación de Estudiantes de Hong Kong para hablar sobre "asuntos de desarrollo constitucional", en lo que muchos esperaban podría poner fin a la crisis política.

“Muy enojados, muy ruidosos”

En la escena de los disturbios Mong Kok, Joe Lee, un trabajador de 58 años, dijo que estaba molesto por la presencia de los manifestantes prodemocracia.

"Ellos han estado aquí por casi una semana. Tienen que irse", dijo. "Se está arruinando nuestra economía, tienen que marcharse".

Una mujer de mediana edad, que no quiso dar su nombre, dijo que había ido a unirse a los manifestantes contrarios al movimiento cuando vio imágenes de las tiendas de campaña ser derribadas por los opositores. Dijo que estaba furiosa por "el desorden en que se ha convertido Hong Kong".

Lee: Un discreto ejército resguarda el latente Hong Kong

Entre los manifestantes prodemocracia, algunos de los cuales estaban llorando, Wilson Wong, de 24 años, dijo que estaban siendo intimidados.

"Sólo queremos un diálogo pacífico, pero tenemos miedo porque están usando la violencia", dijo. "Estamos muy nerviosos y nuestras manos están temblando aún cuando nos tomamos el uno al otro".

Siu Hay, un músico de 33, dijo que los antiprotestas estaban "muy enojados y muy ruidosos", y que los manifestantes “sólo quieren la paz y la democracia".

En respuesta a la violencia, Alex Chow, secretario general de la Federación de Estudiantes de Hong Kong dijo que el malestar se vio impulsado por la gente "con la intención de causar caos para permitir que la policía retire a los activistas”.

El suspenso sigue

El enfrentamiento se produjo después de un día adicional de tensión entre las autoridades y los manifestantes prodemocracia.

El líder de Hong Kong, el jefe de gobierno C. Y. Leung, dijo que no había ningún plan actual para retirar a los manifestantes que quedan, un número reducido significativamente respecto a los días feriados anteriores.

"Actualmente no tenemos ningún plan, pero como yo... dije, en ninguna otra parte del mundo se toleraría manifestantes que rodean la sede del gobierno de forma indefinida", dijo a los periodistas.

Hasta el momento, los manifestantes y dirigentes de la ciudad han hablado en las calles, en los pronunciamientos públicos y a través de los medios de comunicación, pero no directamente entre sí.

Leung, al tiempo que rechaza los llamados de los manifestantes para que renuncie, ha acordado reuniones de la secretaria Lam con representantes estudiantiles.

El calendario y la agenda de las conversaciones no han sido anunciados.

Con o sin conversaciones, la Federación de Estudiantes también hizo hincapié en que sus manifestantes no abandonarían las calles en el corto plazo.

Sufragio universal

Las manifestaciones han sido provocadas por una política recientemente promulgada que da poder al gobierno en Beijing de elegir a los candidatos a jefe del gobierno para las elecciones de 2017.

El nuevo sistema, por primera vez permite a cinco millones de votantes de la ciudad elegir un ganador, en lugar de una comisión de 1,200 miembros leales a Beijing que lo han hecho en el pasado.

Elizabeth Joseph, Madison Park, Euan McKirdy, Ray Sanchez, Esther Pang, Anjali Tsui, Jethro Mullen, Greg Botelho y Laura Smith-Spark contribuyeron con este reporte.

Ahora ve
Twitter eliminará la verificación de cuentas que infrinjan sus reglas
No te pierdas
×