Una enfermera en EU rechaza la cuarentena preventiva ante el ébola

Kaci Hickox, que atendió casos de ébola en Sierra Leona, ha planteado un desafío a la política estatal de Maine que busca retenerla en casa
Ébola: ¿quién fue el paciente cero?
Autor: Greg Botelho y Jason Hanna
(Reuters) -

En cualquier otra circunstancia, esto sería lo más alejado de una noticia: una enfermera en Estados Unidos sale de su casa para dar un paseo en bicicleta.

Y sin embargo, el jueves, cuando Kaci Hickox y su novio salieron de su casa en la pequeña ciudad de Fort Kent y pedalearon a lo largo de un camino, los vehículos policiales la siguieron.

Alrededor de una hora más tarde, regresaron. Una multitud de periodistas se reunió frente ella y la fotografió. Ella volvió a entrar en su casa.

Hickox se ha convertido en el centro de atención —y el debate— sobre si los trabajadores de salud deben ser puestos en cuarentena después de que traten a pacientes de ébola.

Cuando ella regresó de un mes en Sierra Leona la semana pasada, funcionarios en el aeropuerto en Newark, Nueva Jersey, dijeron que tenía elevada la temperatura, y fue puesta en aislamiento.

Ella criticó el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, por hacer cumplir una nueva política que ordena que cualquier persona que muestra síntomas de ébola —como una temperatura elevada— esté en cuarentena durante 21 días, periodo de incubación del virus.

Hickox ha dado dos veces negativo al ébola, dice que se siente saludable, y al regresar a su estado natal en Maine ha dicho públicamente que tenía la intención de desafiar las peticiones de cuarentena en su estado.

Las negociaciones entre las autoridades de Maine y la enfermera Kaci Hickox sobre a dónde podría ir la trabajadora de salud en una cuarentena voluntaria por el ébola fracasaron, dijo el gobernador Paul LePage, quien prometió "ejercer todo el peso de su autoridad permitida por la ley”.

Lee: EU pondrá en cuarentena a militares por ébola

La defensoría legal de Hickox dijo a CNN que la pareja fue a un paseo en bicicleta este jueves para demostrar algo: ella puede salir en público "sin volver loco a nadie".

"Puedes tomar un paseo en bicicleta, estar en público y no interactuar realmente con la gente".

"Nos pareció que era una buena manera de que ejerciera su derecho. Nosotros no queremos que nadie en la ciudad tenga miedo, a pesar de que el miedo se base en información errónea".

Buscando una solución

¿Es miedo o son hechos? Esa pregunta está en el corazón de la disputa entre ella y funcionarios de Maine.

"Lo peor que sucedería es que saliera de su casa en la próxima hora y le trataran de poner las esposas", expresaron sus defensores legales más temprano este jueves. Los abogados de Hickox planean hablar con las autoridades estatales para encontrar una solución.

Policías estatales han estado fuera de la casa donde Hickox ha estado viviendo en Fort Kent, un pueblo de unas 4,000 personas cerca de la frontera norte de Maine.

"Si vamos a tener un desacuerdo, vamos a tener el desacuerdo en un tribunal de justicia, no en las calles de Maine", dijo el abogado.

Las autoridades de Maine deben obtener una orden judicial antes de que puedan detener a su cliente si se rompe la cuarentena, explicó. Una vez que la orden sea obtenida, su equipo legal tiene tres días para impugnarla.

Otros estados como Nueva Jersey, Nueva York e Illinois han implementado las cuarentenas de 21 días para los trabajadores de atención de salud que regresan de África occidental, pese a las objeciones de algunos profesionales de la medicina y funcionarios federales.

Hickox ha sido crítica de las políticas también, diciendo que podrían disuadir a los trabajadores de atención de salud de ir a África Occidental. Es posible que algunos pudieran reconsiderar ayudar en la lucha contra la epidemia en el extranjero por la afectación a su trabajo.

OPINIÓN: La lucha contra el ébola y la política

Este jueves, las oficinas del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, y el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, anunciaron la creación de "un programa de incentivos financieros" y "protección del empleo" para alentar a los trabajadores de atención de salud a tratar a pacientes de ébola en África.

Son unos héroes: Obama

Aunque no mencionó el caso de Hickox específicamente, el presidente Barack Obama apoyó a los trabajadores de salud como ella que han arriesgado sus vidas por ir a África occidental para ayudar a los pacientes. Dijo que eran "héroes" que "merecen ser tratados con dignidad y respeto".

También criticó a los políticos que defienden las cuarentenas y prohibiciones de viaje, y dijo que Estados Unidos debe ser el primero en alabar, alentar y apoyar a los trabajadores de salud.

"Cuando oigo a la gente hablar del liderazgo estadounidense y luego esta promoción de políticas que afectan ese liderazgo y corremos en la dirección opuesta para escondernos debajo de las sábanas, me siento un poco frustrado", dijo Obama.

El presidente y numerosos expertos en enfermedades infecciosas han insistido en la importancia de detener el ébola en su origen para combatir la propagación del virus al resto del mundo.

La Organización Mundial de la Salud informó el miércoles que hay más de 13,700 casos confirmados o sospechosos de ébola, casi todos en Guinea, Liberia y Sierra Leona. La autoridad de salud de las Naciones Unidas reportó cerca de 5,000 muertes por el virus.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La OMS ha dicho que la tasa de mortalidad por el brote actual, que comenzó con la primera muerte en diciembre, es de entre 60% y 70%.

Jean Casarez, Steve Kastenbaum y Greg Botelho contribuyeron con este reporte.

Ahora ve
Cómo lograr que tu oficina aproveche las nuevas herramientas tecnológicas
No te pierdas
×