Capitán del Costa Concordia contradice sus declaraciones ante la corte

Schettino estaría 23 años en la cárcel si es declarado culpable por la evacuación fallida del crucero donde murieron 32 personas
El Costa Concordia vuelve a flote con 'muletas'
Barbie Latza Nadeau y Laura Smith-Spark
Autor: Barbie Latza Nadeau y Laura Smith-Spark
(Reuters) -

El capitán del crucero Costa Concordia, Francesco Schettino, se presentó en el estrado por primera vez este martes.

Contradijo los primeros testimonios que dio tras el choque y hundimiento del crucero.

Schettino —quien enfrenta cargos por homicidio involuntario, causar un desastre marítimo y abandonar un barco con pasajeros a bordo— niega haber procedido mal.

Enfrentaría hasta 23 años de prisión, de ser declarado culpable.

Cinco de los compañeros del capitán, incluyendo a dos de sus oficiales, se han declarado culpables en el caso.

Esto puede perjudicar a Schettino mientras responde las preguntas con respecto a sus testimonios previos al juicio.

Cuando se le mostró la declaración de su primer capitán, Ciro Ambrosio, quien se declaró culpable de homicidio involuntario a cambio de una sentencia más corta, Schettino argumentó y gesticuló enfáticamente.

Lo que Ambrosio le dijo a la corte en el testimonio es similar a la versión de los hechos que el capitán ofreció en algunas entrevistas de televisión en el pasado —pero el capitán contradijo esa versión este martes.

Lee: ¿Recuerdas el 'Costa Concordia'? Pues los cruceros ya son más seguros

Los abogados de Schettino indicaron que lo que el capitán mencionó en televisión no puede ser utilizado como evidencia en la corte.

Los testimonios disputados son lecturas de radar, quién se encontraba en el puente en ese momento y quiénes se encontraban de guardia.

Durante el descanso, Schettino habló con CNN y dijo que está confiado en que su juicio está progresando.

"Es extenuante, pero creo que está saliendo bien", apuntó Schettino. "Es importante porque es la única oportunidad que tengo de contar mi versión de los hechos".

Cuando se le preguntó sobre si la corte sentía empatía por él, contestó:

"Ésta es la primera vez que tengo oportunidad de dirigirme personalmente a la corte, así que debería ser la primera vez que me juzguen. Me siento confiado".

El crucero se hundió luego de encallar en las rocas de la isla italiana Giglio, en el mar Tirreno en enero de 2012.

Nadie falleció en el impacto, pero 32 personas murieron como consecuencia de la caótica evacuación de las 4,200 personas a bordo.

Ésta es la primera vez que el capitán da su versión de la historia en la corte.

Las dudas sobre el curso del barco

Schettino juró bajo un letrero gigante de "la ley es igual para todos", en la corte instaurada en el Teatro Moderno de Grosetto.

El capitán explicó que es frecuente sacar a los cruceros de curso.

Cuando el fiscal preguntó si había pasado junto a Giglio antes, él contestó: "Honestamente no recuerdo si lo había hecho antes. Tal vez pasé cerca".

A Schettino le mostraron los libros de ingreso y comentó que no estaba acostumbrado a descifrar lo que decían.

Cuando se le mostró el plan del Costa Concordia durante la noche del 12 de enero de 2012, la fiscalía preguntó por qué no había marcado la desviación del curso hacia Giglio.

"Los datos no significan nada, es sólo un plan que archivamos y firmamos", contestó el entonces capitán del Costa Concordia.

Schettino será evaluado por civiles en la corte de Grosetto.

Entre ellos, se incluye al abogado de una bailarina de Moldovia que cenó con el capitán y se encontraba con ella durante el choque.

Ahora, lo acusa de ordenar un helicóptero para escapar esa noche.

'Listo para defender su honor'

Antes de que comenzara la audiencia, el abogado de Schettino, Domenico Pepe, mencionó a CNN que su cliente se encontraba listo para decir la verdad.

"Hemos esperado mucho tiempo para resolver las cosas", mencionó. "Está listo para defender su honor".

Schettino ha presentado una faceta desafiante hacia el hundimiento del Costa Concordia.

Previamente, el capitán apuntó hacia el timonel indonesio, quien dijo que no hablaba inglés ni italiano lo suficientemente bien como para entender las órdenes, así como a la compañía de cruceros por no proveerlo de mapas con las rocas marcadas.

Schettino también ha culpado al barco, diciendo que los generadores no sirvieron, así que los elevadores no funcionaron e impidieron a algunas personas escapar.

La audiencia del caso se realiza en el teatro de la ciudad, a fin de permitir que más pasajeros asistan.

Ahora ve
El sismo derribó una escultura y una cruz de la Catedral Metropolitana
No te pierdas
×