17 de marzo, posible fecha para las elecciones en Israel

De acuerdo con una encuesta, el 55% de los israelíes no están de acuerdo en llamar a elecciones a tan solo 22 meses de haber votado
Israel pone fecha tentativa para sus elecciones
Ben Wedeman, Michael Schwartz y Laura Smith-Spark
Autor: Ben Wedeman, Michael Schwartz y Laura Smith-Spark
(Reuters) -

Las elecciones anticipadas en Israel podrían llevarse a cabo el 17 de marzo, informó el vocero del Parlamento israelí (Knesset) el miércoles, un día después de que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, destituyera a dos miembros de su gabinete.

Netanyahu también pidió la disolución del Parlamento, moción que será votada en breve.

Yuli Edelstein, vocera de la Knesset, dijo a los reporteros que los líderes de los partidos estaban informando a sus miembros sobre la fecha tentativa de las elecciones, y posteriormente se dará un anuncio oficial.

La polémica se desató cuando Netanyahu solicitó las cartas de renuncia a su ministro de Finanzas, Yair Lapid, y a la ministra de Justicia, Tzipi Livni, quienes pertenecen a partidos rivales al del mandatario.

“Durante las últimas semanas y, en particular, los últimos días, los ministros han atacado intensamente el gobierno que dirijo”, mencionó Netanyahu. “No toleraré a ministros que ataquen la política del gobierno y a su líder desde adentro”.

El llamado a un nuevo proceso electoral implica que Israel permanezca en un estado de parálisis política hasta marzo. El país llamó a elecciones hace solo 22 meses. Una encuesta del Canal 2 israelí mostró que el 55% de sus encuestados están en contra de nuevas votaciones en un periodo tan corto.

Las encuestas ofrecen un panorama mezclado

Netanyahu esperará que los votantes le den una forma de gobierno con la que pueda trabajar, incluyendo a partidos religiosos y de derecha, pero no hay garantía de que pueda formar la coalición que quiere.

Netanyahu ha sido primer ministro desde 2009. Pero ha tenido que confiar en miembros de otros partidos, muchos de ellos ubicados a la izquierda de Likud en el espectro político —tales como los partidos de centro de Livni (Hatnuah) y Lapid (Yesh Atid)—, para gobernar.

El primer ministro calcula que puede ganar un cuarto periodo.

Las encuestas de opinión ofrecen un panorama confuso, ya que indican que muchas personas lo culpan por la actual crisis, pero al mismo tiempo, si las elecciones se realizaran hoy, el partido que encabeza, Likud, aumentaría su número de asientos en la Knesset.

Sin embargo, los israelíes sienten que hay problemas con los que no se está lidiando, como la economía vacilante, los ataques contra la población en Jerusalén y las guerras inconclusas contra los militantes de Hamas en Gaza.

Netanyahu acaba con un ‘golpe de Estado’

El martes, el primer ministro de Israel indicó a los reporteros que un gobierno dividido es uno de los problemas que enfrenta el país, ya que ocasionan debate, contradicciones y ultimatums.

Despidió a Livni por reunirse con el presidente palestino Mahmoud Abbas desobedeciendo sus indicaciones, y por criticar los hechos en Jerusalén, lo que ha exacerbado las tensiones con los árabes de la zona.

Y a Lapid por decir que el boicot del presidente iraní, Hassan Rouhani, ante Naciones Unidas fue un error y negarse a etiquetar a Israel como un Estado judío, ya que algunos piensan que se pueda perjudicar a la población árabe. Además, acusó a los ministros de sostener pláticas para “derrocar al primer ministro”.

“En pocas palabras, era un golpe de Estado”, apuntó Netanyahu. “No puedes tener un gobierno así. Es imposible gobernar de esa forma”.

Intereses políticos acotados

En un post de Facebook el martes, Livni comentó: “la cuestión en la elección no será quién fue el primero en identificar las amenazas y usarlas para sus intereses políticos, sino quién va a hacerse cargo de las amenazas en forma responsable y a la altura para el bien del gobierno”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El partido político Yesh Atid respondió en un comunicado, donde indicó que Lapid le dijo a Netanyahu por teléfono que esperaba que el primer ministro “actuara responsablemente para dejar de arrastrar (a la milicia israelí) y a los soldados en una elección por sus necesidades políticas”.

Yesh Atid mencionó que estas “elecciones innecesarias… van a dañar la economía y a la sociedad israelí, todo por los intereses políticos acotados de los partidos ultraortodoxos, el poder central del comité del Likud y los grupos de cabildeo externos”. 

Ahora ve
Así se grabó el final de la séptima temporada de Game of Thrones
No te pierdas
×