La relación entre EU y Rusia, de fría a helada

Las relaciones entre ambos países están en el peor nivel desde la Guerra Fría a causa de las sanciones de Occidente y la mentalidad de Putin
obama putin
obama_putin  obama putin
Stephen Collinson
Autor: Stephen Collinson | Otra fuente: CNN
WASHINGTON (Reuters) -

La economía rusa cae y parece que eso no anima al presidente de ese país, Vladimir Putin, a reparar sus relaciones con Occidente.

De hecho, Putin se está sumergiendo en una mentalidad revisionista de la Guerra Fría y ha provocado que el peor enfrentamiento en décadas entre Oriente y Occidente entre en una fase potencialmente más peligrosa.

La economía rusa está al borde del colapso y Putin pudo haber aprovechado su maratónica conferencia de prensa anual del para mostrarse flexible respecto a Ucrania y crear una posibilidad de alivio a las sanciones de Occidente. Pero en vez de eso, recurrió a un discurso poderoso para comparar a Rusia con un "oso" al que Estados Unidos y sus aliados están decididos a encadenar antes de arrancarle "los dientes y las garras".

Sus comentarios reforzaron un ciclo de enfrentamientos y recriminaciones cada vez más intensos y las relaciones entre Estados Unidos y Rusia cerrarán el año en el peor nivel desde la caída de la Unión Soviética. Además, no hay indicios de que las cosas mejorarán en 2015.

Eso es un problema para el presidente de Estados Unidos. Barack Obama preferiría concentrarse en las crisis de política exterior de otras partes. Aunque Rusia no es la superpotencia que era durante la Guerra Fría, no se le puede ignorar. Han desplegado 1,600 ojivas nucleares y cierne una enorme nube geopolítica en Europa. El gobierno ruso puede frustrar los objetivos estadounidenses en política exterior en Irán, Medio Oriente y más allá, que son vitales para el legado de Obama.

La Casa Blanca respondió a la conferencia de prensa de Putin y señaló que su "discurso revisionista" era preocupante "pero extremadamente poco convincente".

"El presidente Putin ha intentado repetidamente evitar que se culpe a sus propias políticas del conflicto en Ucrania y de los problemas internos que Rusia está viviendo", dijo Josh Earnest, portavoz de la Casa Blanca.

Mientras tanto, Obama se arriesgó a irritar aún más al líder ruso al firmar una ley con la que adquiere facultades para imponer más sanciones al gobierno ruso, aunque no piensa hacerlo inmediatamente.

A pesar de que Putin se muestra desafiante, el gobierno estadounidense está convencido de que las sanciones que Estados Unidos y Europa han impuesto a Rusia, combinadas con la aguda caída del precio del petróleo, provocaron que la economía rusa vaya en picada, y Putin no puede ignorarlo.

Las autoridades occidentales esperan que eso convenza a Putin de que el costo de su anexión de Crimea y el respaldo a los separatistas en Ucrania ya es demasiado grande. Piensan que la presión económica podría poner a la clase media en contra de Putin a pesar de su popularidad actual o hacer que los bancos occidentales impidan el acceso a los oligarcas para presionarlo.

Mientras el pánico cundía en los mercados financieros de Rusia esta semana, el banco central se vio obligado a intervenir apresuradamente para elevar las tasas de interés hasta un 17% y el gobierno intervino por el temor de que la jornada fuera desastrosa para los bancos. Esto paró la hemorragia, pero el rublo perdió más del 50% de su valor respecto al dólar este año, por lo que el Kremlin está en problemas.

"Están entre la espada y la pared", dijo Jason Furman, presidente del Consejo de Asesores Económicos de Barack Obama; agregó que la economía rusa estaba "al borde de la crisis".

Pero hay posibilidades de que Putin responda no con concesiones, como espera Occidente, sino con un nacionalismo intensificado y muestras de poderío militar que no se han visto desde la Guerra Fría.

Para tratar de demostrar que siguen siendo una potencia mundial, el gobierno ruso envió sus aviones y buques de combate para poner a pruebas los sistemas de defensa de la OTAN. Suecia manifestó su indignación la semana pasada al señalar que un avión militar ruso que llevaba apagado el transpondedor por poco choca con un avión comercial de Scandinavian. El gobierno ruso negó el incidente. Por otro lado, las autoridades rusas acusan a Occidente de tramar un cambio de régimen en Moscú.

A pesar de las tensiones crecientes, algunos de los detractores de Obama, tales como el senador republicano John McCain, quieren que se suministren armas a Ucrania, paso que el gobierno teme que no ayude en mucho a las fuerzas a las que los militares rusos superan ampliamente en número.

"La Administración argumenta que no queremos provocar a Vladimir Putin. Eso es simplemente orwelliano. La historia juzgará a esta administración con increíble dureza", dijo McCain en entrevista con CNN. "Lo único que disuadirá a Vladimir Putin de lo que está haciendo es que las familias de Rusia reciban ataúdes".

A la Administración de Obama le preocupa que si Estados Unidos impone más sanciones unilaterales, se fracture el frente unido con Europa, que está mucho más expuesta a la economía rusa.

Europa generalmente se ha mostrado más renuente que Washington a imponer sanciones y algunos expertos creen que una de las tácticas de Rusia podría ser retirar a sus fuerzas de la frontera y respaldar las negociaciones de paz entre el gobierno ucraniano y los separatistas para diluir la determinación de Europa.

Las autoridades estadounidenses y los expertos rusos también están nerviosos por la mentalidad de Putin.

La gente que lo ha conocido y lo ha estudiado argumenta que sus decisiones estratégicas emanan de una visión del mundo que insiste en que Occidente está privando a Rusia del rol de gran potencia que le pertenece por derecho.

"Nos preocupa que esa mentalidad no coincida con los acontecimientos en el terreno", dijo un alto funcionario.

"Esa es una de las razones por las que los líderes del mundo siguen contactando y hablando con los interlocutores rusos adecuados", dijo. "Es una cuestión de preocupación".

En una conferencia telefónica que sostuvieron en marzo de 2014, la canciller alemana Angela Merkel le dijo a Obama que dudaba que el exagente de la KGB estuviera en contacto con la realidad. Él está "en otro mundo", dijo, según el diario estadounidense The New York Times.

Fiona Hill, investigadora de la Brookings Institution y autora de un aclamado libro sobre Putin, dice que los instintos anti-Occidente del líder ruso se han endurecido desde que regresó a la presidencia en 2012.

"Putin proyecta en nosotros la clase de medidas que tomaría, ya que cree que las operaciones que la CIA emprendió durante la Guerra Fría siguen en curso. Entiende en mundo desde una perspectiva diferente. Actúa bajo el supuesto de que estamos en guerra".

Obama, quien ya está agobiado con problemas de política exterior, no desea una nueva Guerra Fría y dice que los actos de Rusia simplemente no toman en cuenta su propio bienestar.

Sin embargo, el mundo luce completamente diferente para el gobierno ruso.

"La insistencia en que Rusia va en una dirección desastrosa, en que Putin necesita reconocerlo y revertir el curso, implica la expectativa de que en algún momento Putin se dará cuenta de ello y cederá a la presión de Occidente en el asunto de Ucrania", dijo Matthew Rojansky, del Wilson Center. "Ha enviado mensajes implícitos y explícitos a Washington de que eso no va a ocurrir".

Junto con las sanciones, Occidente espera que otra táctica más personal quiebre la determinación de Putin: privarlo del reconocimiento mundial que anhela.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Putin dejó la Cumbre del G-20 que se celebró en Brisbane en noviembre luego de que muchos de los líderes mundiales lo ignoraran en un país que sigue llorando a los 28 australianos que murieron cuando derribaron el avión de Malaysian Airlines en la Ucrania controlada por los rebeldes, en julio de 2014.

"Creo que están entendiendo", dijo el alto funcionario. "Putin lo entendió claramente. Su lenguaje corporal fue muy claro".

Ahora ve
Miles marcharon en la CDMX en contra de la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×