Mis captores 'ni siquiera tenían el Corán', dice un rehén de ISIS

El periodista francés cuenta que había tensiones entre los miembros de ISIS que lo tenían cautivo y que les importa poco el Islam
Un antiguo rehén de ISIS narra su calvario
Autor: Mick Krever
(Reuters) -

A los captores de un periodista francés rehén de ISIS les importaba tan poco la religión que ni siquiera tenían un Corán, contó Didier François (quien pasó 10 meses como prisionero del grupo en Siria) en entrevista exclusiva con Christiane Amanpour, el martes 3 de febrero.

"Nunca hubo realmente una discusión sobre los textos o… no era una discusión religiosa. Era una discusión política".

"Lo que hacían era repetir lo que creían, más que enseñarnos acerca del Corán. Porque no tenía nada que ver con el Corán".

"Ni siquiera tenían el Corán; ni siquiera querían darnos un Corán".

Liberaron a François en abril de 2014, pero pocas veces ha hablado de su calvario. Él es uno de los pocos rehenes a los que ISIS liberó.

Entre las personas a las que ISIS aún tiene cautivas está una mujer estadounidense, según reconoció el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en entrevista con la cadena estadounidense NBC News.

François dijo a Amanpour que la había visto dos veces. No quiso entrar en detalles para no arriesgar su seguridad.

En general, dijo, las mujeres "tenían un poco más de libertad de movimiento", pero ser rehén de ISIS es "lo suficientemente aterrador" y "ser mujer no lo facilita".

'No hay que exagerar estas cosas'

François fue testigo de horrores inimaginables mientras estuvo cautivo.

Cuando ISIS lo tenía en un hospital de Aleppo, rutinariamente escuchaba y veía las consecuencias de la tortura que sus captores infligían a los sirios e iraquíes que violaban sus estrictas reglas.

"Cuando nos llevaban a los baños podíamos ver que algunos de ellos estaban en los pasillos", cuenta; "podíamos ver que algunas personas yacían sobre su propia sangre".

"Podías ver cadenas colgando o cuerdas colgando de las barras de hierro".

François se muestra estoico cuando habla del trato que recibió.

"Claro que nos golpeaban. Pero no todos los días. Es decir, ya es bastante duro… no hay que exagerarlo".

"Es bastante duro perder tu libertad. Es bastante duro estar en manos de personas que sabes que están matando a cientos y a miles de sirios, iraquíes, libios, tunecinos, que pueden poner bombas en nuestro país".

"Es lo suficientemente aterrador. Las golpizas son duras, pero no ocurren a diario. Ocurren a veces".

"Si quisieran destruirte, podrían hacerlo. Ninguno de nosotros podría ser capaz de sobrevivir si las golpizas fueran todos los días, si las torturas fueran todos los días".

Los británicos eran 'los más agresivos cuando eran violentos'

A través de las brutales ejecuciones de periodistas occidentales, un combatiente anónimo ha quedado grabado en la consciencia del mundo: aquél al que apodan Jihadi John por su marcado acento británico.

François conoció a Jihadi John cuando estuvo cautivo; era uno de los guardias.

"Puedes ver en el video… que es alguien con quien preferirías no tener que lidiar".

Los yihadistas británicos, a los que los rehenes apodan Los Beatles, eran "los más agresivos cuando eran violentos", dijo.

Contó a Amanpour que eran los más radicales… la comida que les daban era mejor, "pero las golpizas eran peores".

Los yihadistas de las antiguas colonias francesas del norte de África o del Magreb también eran comparativamente agresivos en el trato que daban a los cautivos franceses, cuenta François.

"Estaban mucho más dispuestos a (poner) a los rehenes franceses en el mismo grupo que a los estadounidenses y los británicos y a no negociar por nosotros", dijo François.

'Tuvimos suerte'

Liberaron a François justo antes de que ISIS hiciera su impactante incursión en Iraq y capturara grandes extensiones de territorio.

Ahora cuenta que, de hecho, no cree que lo liberarían junto con sus tres colegas mientras estuvieran en manos de ISIS, "especialmente porque Francia estaba involucrada en la coalición y bombardeaba Iraq".

"Tuvimos suerte".

Contó a Amanpour que cuando fue a Siria, no se reportaba la captura de un periodista o de un trabajador de una ONG, así que era difícil saber qué tan peligroso era.

"No conocíamos el nivel de riesgo o no nos dábamos cuenta del nivel de riesgo en ese entonces. Además, era la época en la que la gente de ISIS seguía ocultándose en Jabhat al Nusra y no habían organizado su golpe en al Qaeda".

A diferencia de Estados Unidos y de Reino Unido, se cree que muchos países europeos pagan rescates por los rehenes de los grupos terroristas como ISIS.

Francia ha negado públicamente que se haya pagado un rescate por la liberación de los periodistas.

"Nunca es cuestión exclusivamente de dinero", dijo François, quien dijo que la especulación de los medios de comunicación sobre la cantidad de dinero que pudo haberse pagado era "absolutamente ridícula".

James Foley 'tenía un corazón fantástico'

François estuvo cautivo con James Foley, el periodista cuya brutal ejecución (y el video subsiguiente) inició una serie repugnante.

"James era un amigo asombroso", cuenta François. "Nunca se rindió. Tenía un corazón fantástico. Siempre estaba tratando de conseguir cosas para los demás".

Cuando los guardias les preguntaban a los rehenes si necesitaban algo, todos reflexionaban y respondían que no para no hacer alboroto.

Foley, en cambio, sugería que les dieran vegetales para variar su alimentación.

"No les gustaba que no estuviera doblegado. Esa es la razón por la que lo golpeaban más. Porque no estaba doblegado. Seguía luchando, a su manera. Seguía discutiendo".

Cuando asesinaron horriblemente a Foley, se vio a Jihadi John colocando un cuchillo sobre el cuello del periodista en el video de propaganda de ISIS.

La decapitación real no se mostró en cámara, lo que suscita dudas de si Jihadi John fue realmente quien lo asesinó.

François dijo a Amanpour que cree que Jihadi John cometió el asesinato.

Tratar de sobrevivir entre facciones

Por haber estado cautivo, François tiene un punto de vista increíble del funcionamiento de una organización nueva y misteriosa.

"La gente iraquí y siria que se une a ISIS son la clase de gente más tradicionalmente conservadora de las tribus".

"A veces no les es fácil encajar con los yihadistas que provienen de otros países porque no tienen las mismas ideas, no tienen el mismo comportamiento, no tienen los mismos códigos. A veces hay una verdadera tensión entre ellos".

A diferencia de al Qaeda, grupo del que ISIS se desprendió, Abu Bakr al Baghdadi "siempre está tratando de arraigar a su organización en el conflicto local".

"Siempre trata de obligar a las tribus sunitas, a los beduinos, a pelear contra los chiitas o los yazidíes o los cristianos. Están tratando de enfrentar a las comunidades. Así es como sobrevive. Así es como recluta".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Está usando, desde luego, a los jóvenes que provienen de Europa o de todas partes de la región. Pero es solo una parte de su organización. Las partes más fuertes de su organización son las tribus, las tribus sunitas locales".

La supervivencia, dijo, era cuestión de tratar de existir "en medio de ellos".

Ahora ve
Tras ataque en Las Ramblas, Mariano Rajoy pide unión contra el terrorismo
No te pierdas
×