Vacíos de poder, los frentes de batalla contra el terror

Diversos grupos radicales han sabido explotar la debilidad de los gobiernos e instituciones de sus países para afianzar su poderío
El grupo militante ISIS difundió un video en el que mostró l  El grupo militante ISIS difundió un video en el que mostró la decapitación de más de 20 egipcios en Libia
Autor: Greg Botelho
(Reuters) -

Como dicen los líderes de todo el mundo, el terrorismo puede estar en cualquier parte.

Pero algunos lugares están peor que otros.

Los grupos terroristas tienden a gravitar hacia áreas más turbulentas en las que pueden operar con mayor libertad, reclutar a un pueblo desesperado y acumular recursos e impulso.

En otras palabras, si hay un vacío de poder, los grupos rebeldes pueden extenderse con más facilidad. Eso crea grandes problemas para quienes tratan de arrancarlos de raíz en la fuente.

OPINIÓN: Incluso los terroristas tienen temores, ¿pero cuáles?

A continuación te presentamos un análisis de algunos de los lugares en los que están operando los terroristas (a menudo en ausencia de un gobierno central que tenga recursos para detenerlos) y de qué se está haciendo al respecto.

LIBIA

¿Cuál es la amenaza?

Los grupos fuertemente armados se afianzan en el país norafricano. Algunos buscan asegurar que sus tribus tomen el control de su futuro, mientras que otros se levantan para impedir que peores candidatos tomen el poder.

Ese caos ha abierto la puerta al terrorismo, que en parte ha llegado de fuera de Libia.

Un ejemplo escalofriante ocurrió en 2012, cuando el embajador de Estados Unidos, Chris Stevens, y otras tres personas murieron en un ataque contra el complejo diplomático en Bengasi. Tres o cuatro miembros de Al Qaeda en la Península Arábiga participaron en ese incidente, de acuerdo con varias fuentes que han hablado con CNN.

También está ISIS. La relación del grupo con Libia se hizo patente en octubre, cuando en un video de un aficionado se mostró una gran muchedumbre en Derna que estaba afiliada al Consejo de la Shura para la Juventud del Islam, que coreaba su lealtad al líder de ISIS, Abu Bakr al Baghdadi.

En el ejemplo más reciente, ISIS publicó en un video el domingo  en el que mostraron la decapitación de más de una docena de miembros de la minoría cristiana copta de Egipto; todos estaban vestidos con prendas anaranjadas y con las manos esposadas detrás.

¿Qué pasa con el gobierno?

Hace más de tres años, los rebeldes que contaban con el apoyo de los aviones de la OTAN derrocaron al dictador Muamar Gadafi. Muchos creyeron que esta era la oportunidad para que Libia surgiera como una nación más pacífica y próspera.

Nada de eso ocurrió. Libia ha estado sumergida en combates continuos entre los islamistas y el gobierno débil reconocido internacionalmente.

La violencia ha llegado a la capital, la mayoría de las embajadas cerró y ha habido varios bombazos. Con todo, Trípoli está relativamente en calma si se compara con el este de Libia, en donde ISIS prospera, igual que su antecesor, al Qaeda.

El gobierno central libio parece impotente para detener a grupos como ISIS, al menos en las zonas en las que no tiene un control firme. Otros actores han tratado de llenar el vacío.

Bernardino Leon, enviado de la ONU a Libia, propuso la idea de enviar monitores internacionales de paz cuando se negocie un acuerdo de paz entre las facciones rivales. Pero ese momento parece estar muy lejos a pesar de que las negociaciones ya iniciaron en Ginebra, Suiza.

YEMEN

¿Cuál es la amenaza?

La principal amenaza a la que se enfrentan los yemeníes comunes depende de si son sunitas (como es el caso del 70% de la población) o chiitas como los rebeldes Houthi que marcharon hacia la capital, Saná, y que tomaron el control tras provocar la renuncia de los líderes políticos de Yemen. Esta violencia e inseguridad pone en entredicho la capacidad de los ciudadanos de conservar su salud, proveer para sus familias y tener esperanzas de un futuro mejor.

No obstante, el resto del mundo cree que la mayor amenaza en Yemen es al Qaeda en la Península Arábiga.

El grupo, conocido como AQPA, es probablemente la rama más conocida y más temida de la red terrorista.

Yemen es el lugar en el que se publica la sofisticada revista de al Qaeda, Inspire, y en donde operaba Anwar al Awlaki, un estadounidense que fue uno de los terroristas más prominentes del mundo y que murió en un ataque con drones.

¿Qué pasa con el gobierno?

Aún no está definido quién controla Yemen ni quién controlará Yemen.

No hay duda de que los Houthi, un grupo que se ha sentido marginado desde hace mucho, son el poder predominante en Saná y el resto del país árabe.

La toma del poder no ha sido fácil y no hay garantías de que se logre completar. Algunos grupos ya han opuesto resistencia, particularmente en el sur, en donde desde hace tiempo ha habido un movimiento secesionista, y en la provincia petrolera de Marib, al este de Saná.

En medio del caos, los países han cerrado sus embajadas en Saná uno tras otro en las últimas semanas. Los líderes yemeníes están concentrados en la situación interna. Mientras tanto, la dimisión del presidente Abdu Rabu Mansour Hadi deja a Estados Unidos sin uno de sus aliados clave en la lucha contra el terror.

A pesar de que sus diplomáticos y sus viejos aliados en Saná se han ido, las fuerzas armadas de Estados Unidos no dejarán Yemen todavía. El personal de las Fuerzas Especiales estadounidenses seguirá operando en Yemen, haciendo misiones de entrenamiento con las fuerzas yemeníes y realizando operaciones de contraterrorismo.

NIGERIA

¿Cuál es la amenaza?

Aunque el nombre quiere decir "la educación occidental es pecado" en el idioma hausa, Boko Haram no ha atacado Occidente como lo han hecho al Qaeda o ISIS. Sin embargo, se las ha arreglado para desatar gran violencia y caos en Nigeria y sus alrededores.

Este grupo islamista extremista ha atacado a las tropas nigerianas, es cierto, pero también ha mostrado poca piedad con los civiles. Las redadas letales en aldeas pacíficas, los bombazos en mercados concurridos y los secuestros en masa (como ocurrió con el secuestro de más de 200 estudiantes de una escuela en Chibok) son la sombría norma con Boko Haram.

En meses recientes, Boko Haram ha atacado cada vez más en los países vecinos. Se han reportado ataques letales en Camerún, Chad y Níger, mayormente en regiones cercanas a la frontera con Nigeria.

¿Qué pasa con el gobierno?

Tras décadas de golpes de Estado y de gobiernos militares, la democracia volvió a Nigeria en 1999. Pero la forma en la que el gobierno del presidente Goodluck Jonathan ha manejado a Boko Haram (desde las críticas de que su gobierno no ha hecho lo suficiente hasta las acusaciones de que las fuerzas nigerianas han cometido crímenes de guerra y otros abusos) han despertado dudas sobre la capacidad de Nigeria de alzarse victoriosa, al menos en el futuro cercano.

Este desafío se exacerba por las divisiones que existen en el país del oeste de África, cuyo norte es mayormente musulmán y el sur es predominantemente cristiano. ¿Puede un líder unir a todas las facciones para derrotar a un enemigo que ha demostrado que es adaptable, poderoso e implacable?

Esa lucha ha afectado la frágil democracia de Nigeria de una forma: las elecciones se retrasaron seis semanas, hasta finales de marzo, porque se cree que no hay una "seguridad adecuada" en las casillas electorales de todo el país.

SOMALIA

¿Cuál es la amenaza?

Al Shabaab surgió a mediados de la década de 2000 y a pesar de los esfuerzos internacionales que se han emprendido, sigue siendo una amenaza en África Oriental y particularmente en Somalia.

Según el gobierno estadounidense, el producto interno bruto per cápita de Somalia ocupa el lugar 226 de 228 países. Esa pobreza galopante podría ser el argumento que usen los extremistas para reclutar gente que no encuentra un futuro mejor. Desde hace varios años, el gobierno central débil no les ha dado grandes esperanzas.

¿Qué pasa con el gobierno?

A pesar de que ataca cada vez con más frecuencia en el este de África, la mayor parte de los actos violentos de al Shabaab se concentra en su base: Somalia.

El gobierno somalí se las ha arreglado para contraatacar eficazmente, especialmente de un tiempo a la fecha. Eso se debe en parte al presidente de Somalia, Hassan Sheikh Mohamud.

El grupo terrorista se ha visto en dificultades, particularmente gracias a las fuerzas del gobierno somalí, que afirman haber capturado al jefe de inteligencia de al Shabaab en 2014. También se debe en parte a los aliados del gobierno en la Unión Africana y a Estados Unidos.

Es difícil saber si, a pesar de todos los reveses, al Shabaab está en su lecho de muerte, especialmente si se toma en consideración lo que el grupo ha hecho y lo que sigue haciendo.

Con todo, algo que está a favor de Somalia (a diferencia de Yemen o Libia, por ejemplo), es que tiene un gobierno central fuerte que no solo está peleando contra los terroristas, sino que lo hace con la ayuda de aliados poderosos como Estados Unidos, la Unión Africana y la ONU.

IRAQ Y SIRIA

¿Cuál es la amenaza?

Iraq y Siria tienen sus propios problemas particulares. Mantener la unidad de sus países es un reto enorme y continuo para ambos. Ambos han lidiado por años con la violencia procedente de diversas fuentes.

Pero una de las cosas que los une, además de la frontera que comparten, es ISIS.

Este grupo terrorista tiene su origen en Abu Musab al Zarqawi, quien a principios de la década de 2000 lideró al grupo conocido entonces como al Qaeda en Iraq. Una ofensiva estadounidense puso a ese grupo contra las cuerdas, pero no lo noqueó. El autoproclamado Estado Islámico surgió en años recientes como una fuerza poderosa y exitosa que se ha apoderado de grandes territorios en Siria e Iraq.

No se trata solo de que ISIS haya conquistado tantos territorios. Es la forma en la que lo ha hecho: masacres masivas, decapitaciones muy publicitadas y, básicamente, tratar a los civiles "no creyentes" (lo que significa que cualquiera que no se adhiera a su versión radical y retorcida del islam) como casi subhumanos, para después atreverse a justificar su crueldad de alguna forma.

Cuando hasta al Qaeda te "deshereda", es muy probable que la mayoría de la humanidad esté de acuerdo en que has llegado demasiado lejos.

¿Qué pasa con los gobiernos?

Siria no era el hogar de ISIS, pero es el lugar en el que el grupo rebelde volvió a nacer.

ISIS aprovechó la inestabilidad del país durante los años de la guerra civil y surgió como una de las amenazas más poderosas para el gobierno del presidente Bachar al Asad. Al Asad contraataca, pero la capacidad de su gobierno para derrotar a ISIS (que ha hecho de Raqqa, ciudad del norte de Siria, su capital de facto) es cuestionable porque tiene muchos otros enemigos armados, por el impacto del aislamiento económico al que lo ha sometido la comunidad internacional y por el desgaste tras años de guerra.

Iraq tiene a su favor algo que Siria no tiene: aliados internacionales más poderosos como Estados Unidos; una fuerza de ataque regional efectiva en la región semiautónoma kurda, y un gobierno que se ha mostrado más dispuesto a cerrar la brecha entre los chiitas y los sunitas del país.

Sí, la coalición que encabeza Estados Unidos ha emprendido los muy necesarios ataques aéreos contra ISIS en Iraq, así como en Siria. Pero este grupo no ha aportado tropas terrestres. Así, solo quedan las milicias tribales, los combatientes peshmerga kurdos (a quienes el gobierno iraquí duda en respaldar militarmente) y las tropas iraquíes (que a veces se ven superadas) para luchar contra ISIS y recuperar el territorio.

Aunque es difícil determinar qué tan fuerte es ISIS exactamente, los reportes indican que atrae a gente de todas partes del mundo. Algunas personas se unen a sus combatientes en Siria e Iraq; otros optan por atacar en Occidente u otras partes, como ocurrió con el sospechoso de los atentados terroristas en Dinamarca que juró lealtad a al Baghdadi, el líder ISIS, en Facebook.

La oleada de oposición internacional a ISIS crece, no solo en Occidente sino en Medio Oriente, en donde países como Jordania y Egipto han declarado abiertamente que perseguirán al grupo.

AFGANISTÁN Y PAKISTÁN

¿Cuál es la amenaza?

Cuando se trata de paz y estabilidad, el Talibán es excepcional en parte porque una vez gobernó un país y porque se ha mantenido en el poder.

Diecinueve años después de que tomara el poder en Afganistán y casi 14 después de que lo perdiera durante las campañas que Estados Unidos encabezó después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, el Talibán sigue siendo una fuerza violenta y conservadora tanto en Afganistán como en el vecino Pakistán.

¿Qué pasa con los gobiernos?

Los gobiernos de ambos países han emprendido una doble táctica contra el Talibán: negociar la paz con ellos y también enfrentarlos en el campo de batalla.

La segunda no ha dado como resultado algo parecido a la paz en ninguno de los países. Ahora, sus gobiernos están duplicando la apuesta públicamente.

Pero los ataques violentos son frecuentes y hay pocos indicios de avances diplomáticos.

Aunque las tropas de Estados Unidos y la OTAN terminarán de retirarse de Afganistán a finales de 2016, ese proceso se ha ajustado. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero ¿el gobierno pakistaní dedicará todo su poder a derrotar al Talibán a pesar de que desde hace tiempo se dice que tiene lazos con el grupo?

Esa pregunta aún no tiene respuesta; tampoco se sabe si los gobiernos de Afganistán y Pakistán pueden realmente derrotar al Talibán militarmente, al menos sin ayuda considerable del exterior.

Ahora ve
Este país identifica a cada ciudadano en las calles en apenas segundos
No te pierdas
×