En busca del culpable de la masacre en la universidad de Kenya

Las autoridades buscan a un maestro de una escuela musulmana que presuntamente fue el autor intelectual del ataque del 2 de abril
Al Shabaab somalia
Al Shabaab somalia  Al Shabaab somalia
Autor: Christian Purefoy | Otra fuente: CNN

Los escritorios de la pequeña madraza o escuela musulmana están vacíos. Los 573 estudiantes, todos varones, se quedaron en casa luego de que el presidente de Kenya, Uhuru Kenyatta, anunciara tres días de luto nacional por el letal ataque contra una universidad cercana, ocurrido a principios de abril.

A unos cuantos kilómetros de allí, los militantes de al Shabaab invadieron el campus de una universidad en Garissa, una ciudad del noreste de Kenya, y masacraron brutalmente a 147 personas, la mayoría estudiantes.

Venimos a esta escuela religiosa islámica en particular porque las autoridades kenianas sospechan que el hombre que concibió la atrocidad, Mohamed Mohamud, solía dar clases en sus aulas.

"Era una persona muy callada, no le gustaba mucho hablar", recuerda el jeque Khalif Abdi Hussein, el director de la madraza. Dice que también dio clases con Mohamud por dos años.

"Cuando se fue de la madraza, se unió a al Shabaab. Pero antes era normal, como yo o como los demás".

Lo que inquieta a las autoridades exactamente es que Mohamud era keniano.

Kenya es un blanco

Pero ahora, según las autoridades, Mohamud está al mando de una milicia de al Shabaab que opera cerca de la larga y permeable frontera con Somalia, a unos 190 kilómetros de Garissa. Se cree que son responsables de varios ataques transfronterizos contra Kenya.

El grupo rebelde islamista, que está aliado con al Qaeda, ha librado una sangrienta campaña por el control de Somalia. Como las tropas kenianas son parte de una fuerza de la Unión Africana que se desplegó en apoyo al gobierno somalí, con el respaldo de la ONU, Kenya ahora es un blanco.

El año pasado murieron 68 personas en un ataque de al Shabaab contra un centro comercial de la capital del país, Nairobi.

Ahora, se acusa a Mohamud de ser el autor intelectual del ataque del 2 de abril, el más letal del país desde que al Qaeda matara a más de 200 personas en la embajada estadounidense en Nairobi en 1998.

Juventud indiferente

Sin embargo, Mohamud no es el único terrorista nacional de Kenya.

El ministerio del Interior del país señaló que al menos uno de los cuatro pistoleros que perpetraron el ataque contra la universidad también era keniano. Abdirahim Abdullahi tenía veintitantos años y era hijo de un jefe de gobierno. Su padre dijo que perdió contacto con él en 2013, poco después de que saliera de la universidad. Al gobierno keniano le preocupa que al Shabaab esté reclutando a los jóvenes desafectos del interior del país.

"Nuestra misión de contrarrestar el terrorismo se ha dificultado aún más porque los planeadores y financiadores de esta brutalidad están muy arraigados en nuestras comunidades", dijo el presidente Kenyatta en un discurso a la nación luego de la masacre.

Mientras tanto, el jeque Khalif insiste en que su madraza no tiene nada que ver con las ideas radicales y violentas de Mohamud.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Este hombre es un hombre peligroso, un asesino, un criminal", dijo.

Pero también fue su vecino alguna vez. Así que los kenianos deben buscar en su comunidad para abordar esta amenaza tan real para la estabilidad del país… y de la región.

Ahora ve
La vida y la muerte de la princesa Diana sacudieron a la realeza británica
No te pierdas
×