Así era la vida secreta de Osama bin Laden, líder de al Qaeda

Hasta el final, el terrorista más buscado escribía cartas de amor a su esposa y buscó que uno de sus hijos ocupara su lugar como líder
Osama bin Laden  bin Laden
Autor: Peter Bergen | Otra fuente: 1

Peter Bergen es analista de seguridad nacional de CNN, vicepresidente en New America y profesor de práctica en la Universidad Estatal de Arizona. Él es el autor de "Manhunt: The Ten-Year Search for bin Laden – From 9/11 to Abbottabad".

(CNN) - En los últimos años de su vida que pasó escondido en Pakistán, Osama bin Laden fue un hombre que mostró un gran amor e interés en su propia familia mientras fríamente fraguaba planes para llevar a cabo ataques masivos en contra de estadounidenses, según documentos incautados por la unidad de fuerzas especiales de la Marina de Estados Unidos (SEALs, como son conocidos sus integrantes) la noche en la que fue asesinado.

La Oficina del Director de Inteligencia Nacional de EU dio a conocer este miércoles un número sin precedentes de documentos que funcionarios estadounidenses han descrito como un verdadero tesoro recuperado por los SEALs en el complejo de bin Laden en Abbottabad, Pakistán, el 2 de mayo de 2011.

Lee: Documentos desclasificados revelan las prioridades que tenía bin Laden

Con un total de 103 oficios, se trata del paquete más grande de correspondencia dado a conocer entre miembros de la familia inmediata de bin Laden, al igual que comunicaciones importantes entre él y otros líderes de al Qaeda, así como de miembros con grupos terroristas alrededor del mundo.

También se publicó una lista de la enorme colección digital de bin Laden de libros en inglés, informes de organizaciones de investigación y documentos del gobierno estadounidense, los cuales ascienden a 266 en total.

Un padre y esposo amoroso

Entre los documentos dados a conocer hay cartas que bin Laden intercambió con muchos de sus hijos e hijas, donde se muestra como un padre amoroso y admirado, que adoraba a sus hijos. Y en una carta que le envió a una de sus esposas en que se deja ver como un hombre perdidamente enamorado.

Muchos de los documentos se relacionan con la extensa familia de bin Laden, conformada por sus cuatro esposas y 20 hijos.

El líder de al Qaeda se interesó profundamente en los planes de matrimonio de su hijo Khalid con la hija de un comandante "mártir" de al Qaeda, e intercambió varias cartas con la madre de la futura esposa. Bin Laden describió con entusiasmo las inminentes nupcias, "las cuales nuestro corazón espera con ansias", señala en una carta.

Además intercambiaba misivas con su hijo Hamza y también con la madre de éste, Khairiah, quien había pasado más o menos una década en Irán bajo una forma de arresto domiciliario luego de la caída de los talibanes en el país vecino de Afganistán durante el invierno de 2001.

Hamza le escribió una sincera carta a bin Laden en 2009, en la que recordó que no había visto a su padre desde que tenía 13 años, ocho años antes: "Mi corazón está triste por la larga separación y anhela reunirse contigo. ...Mis ojos todavía recuerdan la última vez que te vi cuando estabas debajo del olivo y nos diste rosarios musulmanes a cada uno de nosotros".

En 2010 los iraníes comenzaron a liberar a los miembros de la familia de bin Laden que habían estado viviendo en Irán. Bin Laden pasó muchas horas escribiéndoles cartas a ellos y a sus asociados en al Qaeda acerca de la mejor manera de poder reunirse con ellos.

En una carta a su esposa Khairiah, le escribió con ternura: "He esperado mucho tiempo para que salgas de Irán".

Bin Laden era paranoico en cuanto a los iraníes en quienes, dijo, "no se podía confiar" ya que tenían la capacidad de introducir dispositivos electrónicos en las pertenencias o incluso en los cuerpos de su familia cuando partieran del país.

Le dijo a Khairiah que si ella había visitado recientemente a un "dentista oficial" en Irán por un arreglo, necesitaría que se lo retiraran antes de reunirse con él pues le preocupaba que pudieran haberle introducido un dispositivo de rastreo.

Los funcionarios de inteligencia de Estados Unidos tienen la teoría de que bin Laden podría haber estado preparando a Hamza para que finalmente fuera su sucesor al frente de al Qaeda pues su relativa juventud haría que la base de la organización se viera vigorizada.

Pero Hamza nunca logró llegar al escondite de su padre en Abbottabad. Cuando los SEALs llevaron a cabo el operativo en el complejo de bin Laden, ellos asumieron que era probable que Hamza fuera uno de los hombres adultos que vivían allí pero no fue así.

Los funcionarios de inteligencia estadounidense dicen que hasta hoy ignoran dónde se encuentra.

Un ávido lector

La biblioteca digital de bin Laden es la de un  lector cuyos gustos iban desde Obama's Wars, la versión del periodista Bob Woodward sobre cómo el gobierno de Barack Obama aumentó el número de tropas estadounidenses en Afganistán en 2009 y 2010, hasta Noam Chomsky.

Bin Laden también tenía un marcado interés en cómo las organizaciones de investigación occidentales y las instituciones académicas analizaban a al Qaeda.

Y era un editor meticuloso,  algunos de los memorándums que escribía los revisaba hasta 50 veces.

Los nuevos documentos también muestran cómo bin Laden reaccionó a los eventos de la Primavera Árabe, la cual se llevó a cabo en el Medio Oriente meses antes de su muerte.

Si bien no tenía nada qué decir públicamente acerca de los trascendentales eventos ocurridos en el Medio Oriente, en privado escribió extensos memorándums en los que analizaba lo que estaba pasando, e hizo mención del "nuevo factor" de la "revolución de la tecnología de la información" que había ayudado a fomentar las revoluciones.

Algunos de los documentos describen a una organización que entendía que se encontraba bajo una presión significativa a causa de las operaciones contraterroristas de Estados Unidos. Un documento sin fecha explicó que los ataques con drones de la CIA "llevaron al asesinato de muchos líderes yihadistas y otros" y señaló que "esto es algo que nos preocupa y nos agota".

Varios documentos mencionan la necesidad de ser cuidadosos con la seguridad de las operaciones y con cifrar las comunicaciones. Además, hace referencia a la necesidad de que se hicieran viajes alrededor de las regiones en la frontera entre Afganistán y Pakistán solo en "días nublados", cuando los drones estadounidenses eran menos efectivos.

Los miembros de al Qaeda sabían que estaban cortos de dinero, por lo que uno de ellos le escribió a bin Laden "También tenemos un problema financiero".

Cambio climático y masones

Algunos de los documentos no tienen nada que ver con el terrorismo. Un extenso memorándum escrito por bin Laden expresaba los funestos efectos del cambio climático en el mundo musulmán y recomendaba no utilizar las valiosas reservas de agua subterránea.

En lo que parecía tratarse más de un funcionario del Banco Mundial que del líder de una importante organización terrorista, bin Laden a menudo se preocupaba por la "seguridad alimentaria". Él también le daba detalladas instrucciones a un asesor acerca de la manera más efectiva de almacenar trigo.

Los nuevos documentos no ayudaron a corroborar las recientes afirmaciones tan publicitadas del periodista Seymour Hersh respecto a que el operativo en el que murió bin Laden no fue un tiroteo en el que los SEALs entraran en una situación peligrosa y desconocida; más bien, un ardid en el que el Ejército de Pakistán mantuvo prisionero a bin Laden en Abbottabad durante cinco años y que simplemente lo pusieron a disposición de los SEALs cuando ellos sobrevolaron el complejo en helicópteros la noche del operativo.

En el primer aniversario de la muerte de bin Laden, a principios de mayo de 2012, el gobierno de Obama publicó la primera porción de 17 documentos de la mina.

Debido a las inquietudes en materia de seguridad, el complejo de bin Laden no tenía acceso a internet, por lo que cualquier libro o informe en el que tuviera interés, era cuidadosamente ensamblado haciendo un archivo PDF de cada una de sus páginas.

Posteriormente eran colocadas en una memoria USB que uno de los dos guardaespaldas de bin Laden le entregaba, según funcionarios de inteligencia de Estados Unidos.

Curiosamente, uno de los libros en la biblioteca digital era un manual de prevención de suicidio, aunque altos funcionarios de inteligencia de Estados Unidos creen que no era suicida.

Bin Laden también estaba interesado en los libros con inclinación hacia la complicidad, y tenía tomos sobre los Illuminati y los masones e incluso, de manera un poco irónica, un libro que afirmaba que el 11-S había sido un "trabajo interno".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El terrorista estaba profundamente consciente de que a medida de que el décimo aniversario del 11-S se aproximaba rápidamente, su objetivo central de atacar Estados Unidos nuevamente había fallado.

Muchos documentos hacían referencia a sus planes para llevar a cabo alguna clase de declaración pública seria a fin de conmemorar el aniversario, sin embargo, fue asesinado tres meses antes de la fecha.

Ahora ve
Sector bancario es clave para la digitalización de la economía
No te pierdas
×