Un miembro de COI seguirá en prisión por reventa ilegal de boletos

El irlandés Patrick Hickey está acusado de participar en la venta ilegal de entradas de cortesía para los juegos.
El detenido dirigente olímpico, a la izquierda, conversa con el presidente del COI, el alemán Thomas Bach
Hickey  El detenido dirigente olímpico, a la izquierda, conversa con el presidente del COI, el alemán Thomas Bach  (Foto: CNN)
RÍO DE JANEIRO (EFE) -

Patrick Hickey, miembro irlandés del COI, fue dado de alta en el hospital donde se encontraba ingresado y luego trasladado a una prisión de Río de Janeiro por su supuesta participación en la venta ilegal de entradas para los Juegos Olímpicos.

La Secretaría de Administración Penitenciaria de Brasil confirmó al portal de noticias G1 que Hickey fue transferido a la cárcel de Bangú, en las afueras de la ciudad.

La Justicia brasileña había ordenado la prisión del dirigente por su presunta vinculación con la red de venta ilegal de boletos de cortesía, con lo que las autoridades asestaron un nuevo golpe a la llamada "mafia de las entradas".

Recomendamos: La ‘mafia de las entradas‘ salpica a miembro del COI

Durante su detención, el pasado miércoles, Hickey, de 71 años, sufrió una descompensación y fue traslado a un hospital de Río del que salió la noche del jueves.

Tras el escándalo, Hickey ha renunciado temporalmente a su cargo del Consejo Olímpico Irlandés y del resto de sus funciones olímpicas como miembro del COI, como presidente de los Comités Olímpicos Europeos y vicepresidente de la Asociación de Comités Olímpicos Nacionales.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Según la policía brasileña, el Comité Olímpico de Irlanda contrató a la empresa Pro 10 para vender entradas de cortesía en Brasil y los boletos fueron transferidos luego a la firma THG, cuyo director, Kevin James Mallon, fue detenido a comienzos de agosto en un hotel en el que fueron decomisados cerca de 1,000 boletos.

La empresa, de acuerdo con la policía, vendía entradas con precios hasta cinco veces por encima de lo normal. Su principal negocio eran las entradas para la ceremonia inaugural, por las que llegó a pedir hasta 8,000 dólares, y para la clausura, que planeaba vender a 15,000 dólares.

Ahora ve
Asamblea Constituyente disuelve a la Asamblea Nacional en Venezuela
No te pierdas
×