Nate, convertido en huracán de categoría 1, toca tierra de EU

La cuarta gran tormenta que alcanza a Estados Unidos en menos de dos meses avanza a una velocidad de 37 kilómetros por hora tras tocar tierra cerca de la desembocadura del río Misisipi.
Huracán  Bandas nubosas de Nate se extendieron la noche del viernes sobre la península mexicana de Yucatán.  (Foto: CNH de EU/Cortesía)
(Reuters) -

Nate tocó tierra este sábado en Estados Unidos como un huracán de categoría 1, amenazando partes de Misisipi, Luisiana y Alabama con lluvias torrenciales tras dejar al menos 30 muertos en su paso por América Central.

Nate, la cuarta gran tormenta que alcanza a Estados Unidos en menos de dos meses, avanzaba en dirección nor-noroeste a una velocidad de 37 kilómetros por hora tras tocar tierra cerca de la desembocadura del río Misisipi, de acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

Los principales puertos del Golfo de México fueron cerrados mientras Nate se intensificaba, con un embate que se espera genere una subida del nivel del agua de hasta 3.74 metros en la desembocadura del río Misisipi.

RECOMENDAMOS: La ONU estima que potentes huracanes serán la nueva norma en materia de clima

La Guardia Costera de Estados Unidos ordenó los cierres en Nueva Orleans; Gulfport y Pascagoula, Misisipi; Mobile, Alabama, y Pensacola y Panama City, Florida.

Ante la llegada de Nate, Nueva Orleans, la ciudad más grande de Luisiana, evacuó a algunos habitantes de áreas situadas fuera de su sistema de esclusas.

Los vientos podrían provocar importantes cortes de energía en Nueva Orleans y el nivel del agua podría subir entre 1.8 y 2.7 metros, señaló el alcalde, Mitch Landrieu.

"Hemos pasado por esto muchas, muchas veces. No es necesario entrar en pánico", afirmó en una conferencia de prensa en la que recordó al poderoso huracán Katrina, que provocó graves inundaciones en la ciudad y acabó con la vida de cientos de personas en agosto de 2005.

Centroamérica

En Centroamérica, Nate arrasó con carreteras y pueblos, desbordó ríos y derribó árboles, dejando a su paso al menos 12 muertos en Nicaragua, 9 en Costa Rica, 2 en Honduras y 2 en El Salvador, según autoridades locales de protección civil. También calculan una treintena de desaparecidos en la región.

Huracanes más intensos son evidencia del cambio climático

En Costa Rica y en Nicaragua hay unos 20,000 damnificados por las inundaciones y varias zonas de ambos países permanecen incomunicadas por vía terrestre debido a los aludes, lo que está complicando las labores de rescate y el envío de ayuda a miles de damnificados en riesgo.

En la costa del Pacífico nicaragüense, la tormenta arrasó con embarcaciones pesqueras y recreativas, anegó comercios y cortó las líneas eléctricas.

Más de 3,500 casas fueron afectadas y 10,000 personas se vieron forzadas a dejar sus hogares por las lluvias en Nicaragua, dijo a medios la vicepresidenta Rosario Murillo.

OPINIÓN: Las víctimas de los huracanes, una llamada de atención para Trump

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En Costa Rica, el presidente Luis Guillermo Solís decretó tres días de luto nacional y pidió precaución por posibles deslaves después de que muchos terrenos quedaron saturados por los copiosos aguaceros.

"No sabemos todavía cuál es el tamaño del daño, pero es una crisis mayor. Hay comunidades aisladas, se han caído puentes y hay carreteras cortadas, alcantarillas reventadas", dijo el mandatario en conferencia de prensa.

Ahora ve
Blue Origin, de Jeff Bezos, prueba con éxito una nave para el turismo espacial
No te pierdas
×