Caro Quintero sólo pide un médico y ver a su familia

Enfermo y considerado un anciano, a sus 58 años, el narcotraficante ocupa su nueva celda en el penal estatal de Puente Grande, en Jalisco
rafael caro quintero
rafael caro quintero  rafael caro quintero
| Otra fuente: CNNMéxico
GUADALAJARA (CNNMéxico) -

Enfermo -con un problema de próstata-, a dos años de ser considerado oficialmente un anciano y con 25 años de reclusión, llegó el narcotraficante Rafael Caro Quintero, el pasado lunes por la madrugada al penal estatal de Puente Grande, en Jalisco.

El narcotraficante que amasó en la década de los ochentas una fortuna millonaria, producto del tráfico principalmente marihuana y cocaína, pero también de la adquisición de restaurantes, hoteles y agencias de autos, ocupó su nueva morada con la única exigencia de ser atendido por un médico y que se le permita ver a su familia, dijo en entrevista con medios locales, el director del complejo penitenciario de Puente Grande, José González Jiménez.

El funcionario informó que Caro Quintero permanece desde su ingreso a este penal en la celda 1bis, que junto con la 14 y 2, está destinadas para reos que tiene conductas especiales, perfiles de alta peligrosidad o ex funcionarios.

"Lo principal es que está en un dormitorio aislado de toda la población, los internos de esa celda no pueden salir a la terraza o cualquier área común, por medidas de seguridad", precisó.

González Jiménez agregó que desde el traslado del narcotraficante se reforzaron las medidas de seguridad en todo el penal y específicamente en la celda donde fue recluido.

Informó que el primer reporte médico que han recibido de una evaluación hecha a Caro Quintero, arroja problemas con la próstata, aunque el funcionario no ofreció detalles.

Agregó que el reo será sometido a estudios clínicos criminológicos, para conocer el comportamiento, salud y grado de instrucción que lleva, lo que permitirá evaluar entre otras cosas el grado de peligrosidad del interno y permitirle o no mezclarse con el resto de la población.

A la pregunta expresa de si Caro Quintero solicitó algún beneficio en específico, González Jiménez dijo que lo único que solicitó fue atención médica, comida y ver a su familia.

Indicó que la llegada de uno de los narcotraficantes más recordados, no ha causado revuelo entre el resto de la población.

Caro Quintero fue trasladado el lunes en la madrugada del penal federal de máxima seguridad en Puente Grande a uno de mediana seguridad ubicado apenas a unos cuantos metros del primero, gracias a un amparo concedido por el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal, del Tercer Circuito.

El director del complejo penitenciario de Puente Grande, dijo que los abogados del interno argumentaron que Caro Quintero ha dejado de ser un reo de alta peligrosidad debido a su edad y enfermedades, "argumento que consideró el Juez para autorizar su traslado a una cárcel de media seguridad". 

Rafael Caro 

En octubre próximo, Rafael Caro Quintero, cumplirá 58 años de edad, tenía 33 años, cuando fue detenido en Costa Rica y trasladado a México.

El narcotraficante nacido en La Noria, Sinaloa, fue heredero de parte del imperio formado formado por Miguel Ángel Félix Gallardo, conocido como el zar de la cocaína en México y fundador del cártel de Guadalajara, quien tras ser detenido en 1989, dejaría al frente a Caro Quintero.

El periodista experto en temas de narcotráfico, Jaime Ramírez, dijo a CNNMéxico, que Caro Quintero se distingue del resto de capos, entre otras cosas por que fue el primero en incursionar en la sofisticación del narcotráfico a través del lavado de dinero y también por el carisma y consideraciones que tenía a políticos, amigos y enemigos.

"Caro Quintero adquirió grandes hoteles, restaurantes y agencias de autos, es recordado también por las fincas ostentosas que construyó en Guadalajara y las ranchos en el norte del país en el que daba empleo a miles de personas dedicadas a la siembre de enervantes", agregó.

La detención de Caro Quintero saltó a las páginas de sociales debido a que el momento de su detención estaba acompañado de su novia, Sara Cosío, sobrina del ex gobernador de Jalisco, Guillermo Cosío y perteneciente a uno de los círculos sociales más altos de la capital tapatía.

Ahora ve
No te pierdas