El resultado de las elecciones deja en la incertidumbre el 2012

-
Dirigentes de PRI, PAN y PRD debaten alianzas ante la Concamin
partidos  Dirigentes de PRI, PAN y PRD debaten alianzas ante la Concamin  (Foto: )
  • A+A-
Por: Arthur Brice
Autor: Arthur Brice | Otra fuente: 1
CNN

El hecho de que el opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI) ganara la mayoría de las gubernaturas en disputa en las elecciones del domingo no significa que tenga asegurada la victoria en las presidenciales del 2012, según dijeron este martes varios analistas.
 
Los resultados finales o casi definitivos dados a conocer este martes muestran que los candidatos de las coaliciones encabezadas por el PRI ganaron o tienen ventajas casi insuperables en siete de los 12 comicios a gobernador.

Además, llevaba ventaja en otros dos estados, aunque todavía están en disputa.
 
El Partido Acción Nacional, en el que milita el presidente Felipe Calderón, iba por delante cómodamente en tres elecciones, según los resultados difundidos por la agencia oficial Notimex.
 
Pero pese a la aparente supremacía del PRI, el partido no logró aumentar los estados que ya tenía y, si los resultados se mantienen, el PAN ganaría uno más de los que contaba hasta ahora. Por su parte, el Partido de la Revolución Democrática perdió un gobierno.
 
"Los resultados de las elecciones han demostrado que el PRI no es en absoluto invencible", dijo Andrew Seele, director del Instituto de México del Centro Woodrow Wilson en Washington.
 
Los comicios del domingo fueron seguidos muy de cerca como un posible indicador del panorama político para las presidenciales de dentro de dos años.
 
Calderón, que logró la presidencia en 2006 en una controvertida elección, se encuentra inmerso en una polémica guerra contra los carteles de la droga en la que han muerto 22,000 personas desde que subió al poder. Además, la economía mexicana también ha sido víctima de la recesión mundial.

Al PAN no le fue bien en las elecciones al Congreso del año pasado y muchos analistas anticipaban un triunfo arrasador del PRI este año.
 
"Los resultados cuentan una historia muy distinta", según Seele.
 
"El PRI aprendió que no se puede hacer la política de siempre y pensar que se puede ganar", declaró la analista Ana María Salazar.

De acuerdo con Salazar, el PRI, que gobernó México durante 70 años, necesita transmitir una imagen moderna y más democrática.
 
Los resultados del domingo también eran importantes, según los analistas, porque seis de las 12 gubernaturas en juego podrían cambiar de partido, lo que parece mostrar un descontento entre los electores, con independencia del partido que esté en el poder.
 
El PRI le arrebataría al PAN las gubernaturas de Aguascalientes y Tlaxcala, donde lideraba una coalición, mientras que en Zacatecas relevaría al PRD.
 
Las amplias victorias del PRI en esos tres estados serían significativas, declaró Seele.
 
El PRD llevaba 12 años gobernando en Zacatecas, los mismos que el PAN en Aguascalientes. En el caso de Tlaxcala, el PAN había gobernado los últimos seis años, y el PRD los seis anteriores.
 
Pero los triunfos del PAN en estos comicios también tienen su peso, de acuerdo a los analistas.
 
El partido oficialista llevaba ventajas casi insuperables en los estados de Oaxaca, Sinaloa y Puebla, según Notimex, con márgenes de entre 5 y 11 puntos con al menos el 90 por ciento escrutado.
 
De terminar así, serían victorias muy importantes para el PAN, ya que el PRI nunca había perdido allí en elecciones estatales, escribió Seele en un blog.

"Hoy escribimos una nueva historia para Puebla y lo mejor está por llegar para Puebla", declaró el virtual gobernador electo Rafael Moreno Valle.
 
No obstante, el PRI obtuvo victorias contundentes. Con todos los votos contabilizados, el partido opositor ganó las gubernaturas de Aguascalientes e Hidalgo, según Notimex. Y con el 90 por ciento escrutado, sus ventajas serán casi imposibles de superar en los estados de Chihuahua, Quintana Roo, Zacatecas, Tamaulipas y Tlaxcala.

En el caso de Durango y Veracruz, las ventajas no son tan grandes para el PRI y parece probable un recuento.
 
En Durango, el candidato del PRI encabezaba la elección con un margen de 1.7 por ciento con el 98% escrutado. La ventaja en Veracruz era de menos del 3 por ciento con más del 95 por ciento computado.
 
En Tamaulipas, el hermano del candidato asesinado Rodolfo Torre Cantú tenía una ventaja de 31 puntos, con casi el 95 por ciento de los votos escrutados. El PRI seleccionó a Egidio Torre Cantú como reemplazo de su hermano. El candidato asesinato era el favorito para ganar antes de que fuera emboscado y muerto a tiros el lunes de la semana pasada junto a otras tres personas.

En Oaxaca, el candidato del PAN tenía 8 puntos de ventaja con más del 95 por ciento escrutado y de terminar así acabaría una racha de 80 años en el poder para el PRI en ese estado.
 
Además de los puestos de gobernador, el domingo también se decidían otros cargos municipales y escaños en los legislativos estatales.
 
Al PRI le fue bien en estas contiendas, al llevarse la victoria en las municipales de Tijuana y Ciudad Juárez, dos de las ciudades donde se libra con más crudeza la lucha contra el crimen organizado.
 
"El PRI ganó las cinco municipalidades en Baja California, durante años bastión del PAN", dijo Seele.
 
Tanto Salazar como Seele destacaron que a las victorias del PAN contribuyeron de manera decisiva las alianzas con el PRD y otros partidos.
 
"La única forma de que el PAN y el PRD pudieran ganar era formando estas extrañas alianzas", manifestó Salazar.
 
"El PRI puede presumir de que los otros partidos sólo pudieron ganar uniendo fuerzas, algo que es poco probable que se repita muy a menudo y ciertamente no en las elecciones presidenciales de 2012", comentó Seele.
 
Ambos analistas también señalaron que la coalición PAN-PRD ganó con candidatos que no eran miembros de ninguno de los partidos o que eran ex miembros del PRI.

El PRI tuvo la presidencia de México durante 71 años hasta que se la arrebató el PAN en 2000. Esa maquinaria política institucional podría convertirlo en un formidable rival en 2012.
 
"El PRI no fue un ganador (el domingo) en el sentido de las expectativas", dijo Salazar. "Pero claramente, el PRI será la fuerza a batir".
 
Salazar también declaró que es muy pronto para aventurar lo que será la elección de 2012 "porque todavía no se sabe quiénes serán los candidatos".

Pero dijo que el PRI está "extremadamente bien posicionado para ganar en 2012".
 
Seele está de acuerdo.
 
"Pese a las ganancias de otros partidos, el PRI sigue siendo el partido más fuerte y al que habrá que batir en las elecciones de 2012".

Ahora ve