Una panda viaja de la Ciudad de México a Japón y de ahí a Guadalajara

Para su estancia en Guadalajara, se construyó una pagoda, se creó un ambiente con la temperatura adecuada y se preparó una dieta especial
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico
GUADALAJARA (CNNMéxico) -

Hace una semana que llegó a Guadalajara, procedente de su residencia oficial en la Ciudad de México y Shuan Shuan luce tranquila, habituada y lista para ser presentada a los tapatíos.

La panda gigante pasará una temporada de seis meses en el zoológico de Guadalajara como parte de un convenio con Chapultepec, donde vive habitualmente Shuan Shuan junto a su hermana Xiu-Hua (Diente de León) y su sobrina Xin Xin (Esperanza).

La llegada de Shuan Shuan (Doble-Doble) es un acontecimiento en el parque, no sólo por tratarse de una de las especies más carismáticas y raras del mundo animal, sino porque es uno de los 35 ejemplares en el mundo que viven en cautiverio fuera de China.

Las autoridades del Zoológico Guadalajara invirtieron alrededor de 6 millones de pesos entre el costo del convenio y la construcción de un albergue con motivos chinos, diseñado exclusivamente para ella con base en sus necesidades.

Levantaron, en menos de tres semanas, una habitación de unos 20 metros cuadrados, con temperatura regulada a 19 grados celsius.

Una de las cuatro paredes es de cristal, para que los visitantes la puedan observar permanentemente; en el centro se ha colocado una banca de cemento que Shuan Shuan utiliza lo mismo para sentarse y comer, que para dormir una siesta.

Anexo dispusieron de un jardín tres veces más amplio que la habitación, con una charca y cascada, donde la huésped podrá disfrutar de sus actividades favoritas: bañarse y revolcarse en el pasto.

El menú también está dispuesto: entre 8 y 12 kilos de bambú gigante, 2 kilos de manzana, 1 kilo de zanahoria, medio kilo de arroz cocido, un pollo desmenuzado y algunos suplementos vitamínicos.

Ningún detalle se ha escapado: previeron bambú suficiente, cultivado y cosechado en el parque tapatío; en caso de faltar, dos invernaderos están avisados para surtir el alimento favorito de Shuan Shuan.

"Si de consentirla se trata, la panda puede recibir brochetas de frutas, costales de yute con esencia de menta y troncos de bambú con dátiles", precisa en un comunicado el Zoológico Guadalajara.

La nueva huésped cuenta desde su llegada con dos cuidadores particulares: Elías García, quien la atiende desde hace 13 años en el zoológico de Chapultepec y que se quedará con ella los seis meses de estancia, y Luis Soto Rendón, del parque local, entrenado especialmente para el cuidado de la nueva huésped.

"Todos estábamos nerviosos sobre todo con el proceso de adaptación, pero lo ha hecho muy bien, se ve cómoda y come normalmente", dijo Luis Soto a CNNMéxico.

Explicó que Shuan Shuan fue elegida, entre las hembras, por su personalidad.

"Es la más tranquila, la de mejor temperamento, la más tolerante a los cambios y a las personas, es la que muestra mayor actitud para viajar y adaptarse a un nuevo clima".

El convenio

Traer a Shuan Shuan a Guadalajara implicó a las autoridades del parque tapatío más de dos años de gestiones, y la donación de 200,000 dólares (2 millones 600,000 pesos) al proyecto de reproducción de pandas del Zoológico de Chapultepec.

El director del Zoológico Guadalajara, Francisco Rodríguez Herrejón, dijo a CNNMéxico, que desde hace 15 años se contemplaba la idea de solicitar el traslado de un panda a la ciudad, por tratarse de uno de los animales más carismáticos y menos frecuentes entre los mamíferos.

"Es importante que gente de otros estados conozca a esta especie en peligro de extinción, además de que colaboramos con el programa de conservación y reproducción de los pandas en el mundo", agregó.

El Zoológico Guadalajara donó además al de Chapultepec una pareja de tigres blancos, un mandril, una hembra puma, un antílope africano y un búfalo cafre, "todos ellos, excedente en nuestro parque", precisó Rodríguez.

Actualmente, sólo siete países además de China, exhiben pandas gigantes: Japón, Tailandia, España, Austria, Alemania, Estados Unidos y México.

Viajera frecuente

Shuan Shuan nació en cautiverio hace 23 años en México; es hija de la primer pareja de pandas gigantes que llegaron a nuestro país en 1975, Pepe y Ying Ying.

Es considerada por sus cuidadores como la más carismática de las tres pandas que actualmente habitan en el Zoológico de Chapultepec.

Fue ella la que conquistó el corazón de Ling Ling, el macho nipón que pasó una temporada en México con fines reproductivos y que, al no lograrse el objetivo, obligó a Shuan Shuan a devolver la visita en 2003, donde estuvo más de un año en el zoológico de Ueno, en Japón.

Después de estos intentos, fue enviada al zoológico de Cincinnati, para su inseminación artificial, pero tampoco quedó preñada.

Una vez que ha pasado su etapa reproductiva y sin la presión de la maternidad, Shuan Shuan podrá disfrutar a sus anchas de la pagoda y del cariño de los tapatíos.

Ahora ve