100 mexicanos por 100 años de Revolución (II)

Segunda entrega de la serie en la que los mexicanos toman la palabra para hablar del Centenario, del país y de su vida

100 mexicanos por 100 años de Revolución (II)

1
Portada segunda entrega de 100 mexicanos
portada_dos  Portada segunda entrega de 100 mexicanos  (Foto: Especial)

CNNMéxico publica la segunda entrega de una serie en la que, con motivo del Centenario de la Revolución, los mexicanos toman la palabra para hablar de aquel acontecimiento histórico, de la situación actual del país y de su propia vida.

Un centenar de mexicanos nos contarán si celebran esta conmemoración y qué significa para ellos. Además, los entrevistados propondrán la revolución que le hace falta hoy en día al país desde el punto de vista de la política, de la sociedad o de la economía.

Por último, esas 100 personas expondrán su revolución personal. Un motivo de lucha, un cambio profundo o una causa que defienden a diario y que fundamenta sus vid

"Su revolución fue que nosotras estudiáramos una carrera"

2
100 mexicanos por cien años de revolución
Rafaela Merla Torres  100 mexicanos por cien años de revolución  (Foto: Verónica Díaz)

Rafaela Merla Torres. 100 años. Viuda. Retirada. Ciudad de México. Originaria de Aguascalientes.

Rafaela nació el mismo año que la Revolución Mexicana. Por esa época, y siendo aún niña, su familia las escondió a ella y a su hermana en un sótano: "(A las mujeres) las agarraban, las echaban en el caballo, y se las llevaban", recuerda en una breve conversación. Adela y Ernestina, dos de sus cinco hijas, son quienes reconstruyen la mayor parte de la historia de Rafaela y sus posibles respuestas. Empezó a trabajar como costurera a los 13 años y dejó la máquina ya pasados los 75. Le gustaba pasear, cantar, tocar la guitarra, montar a caballo y arreglarse. Hasta hace cuatro años, todavía se pintaba los labios antes de salir de casa. Con seis nietos y siete bisnietos, el pasado mes de octubre celebró rodeada de los suyos su cumpleaños número 100. 

¿Qué celebramos en el Centenario? ¿Lo celebra?

Rafaela ya no celebra la Revolución, pero sus hijas Adela y Ernestina comentan que antes iba cada año a ver el desfile del 20 de noviembre, en el que tradicionalmente participaban los burócratas. Alguna vez le dijo a su marido, Blas: "No pierdo la esperanza de ver a una de mis hijas desfilando". El deseo se le concedió, aunque no fue fácil. Rafaela tuvo que empeñar sus máquinas de coser para que todas sus hijas se graduaran de secretarias. Más tarde ingresaron al servicio público. Adela desfiló en la banda de guerra de la Secretaría de Gobernación, y Carmela y Buenaventura en la tabla gimnástica de la misma secretaría. "Éramos su orgullo", recuerdan.

¿Cuál es la revolución que le hace falta a México?

A Rafaela siempre le disgustó no tener suficiente dinero para educar a sus hijas, por lo que ellas suponen que ésa es la revolución que a su madre le gustaría ver: Mejores condiciones de vida y mejor educación.

¿Cuál es o fue su revolución personal?

Su mayor revolución fue lograr que sus hijas estudiaran una carrera comercial. Ellas recuerdan que su madre cursó apenas hasta segundo de primaria. Cuando se le pregunta directamente a Rafaela cuánto estudió, responde: "No me acuerdo. Yo creo ni estudiamos, estábamos muy pobres".

"Mi revolución es rock: expresión libre, pero responsable"

3

Marcela Vargas Reynoso. 21 años. Soltera. Estudiante de Periodismo. Ciudad de México.

A punto de entrar en el último curso de universidad, eligió Periodismo para ayudar a la gente, darles voz, informarles. Considera que los medios de comunicación son herramientas muy poderosas para levantar el país, pero que antes necesitan mejorar en muchos sentidos: periodistas más éticos, más honestos, más protegidos, más profesionales. Lo que más le gusta de su futura profesión es que es abierta, flexible. "Aprendes de todo y puedes aprender a unir lo que te gusta con tu trabajo".

¿Qué celebramos en el Centenario? ¿Lo celebra?

Creo que hay que conmemorar, no necesariamente celebrar. Soy de esas personas que aunque nos llamen pesimistas veo la realidad: México está en terribles condiciones, por donde lo veamos. La Revolución se diluyó en peleas personales y traiciones para alcanzar el poder. Luego tuvimos 70 años de un país silenciado, ahora vivimos en una democracia bebé, con un gobierno que ya no controla la seguridad de la ciudadanía. No podemos dejarle toda la responsabilidad a la autoridad porque claramente no es suficiente. Creo que deberíamos conmemorar un punto de cambio en la historia de México, pero convertirlo en una celebración por una nueva revolución.

¿Cuál es la revolución que le hace falta a México?

¿Han escuchado las líneas "Lo que hace falta es una revolución y proponemos una revolución sin manos"? Son de una canción del grupo Fobia. Creo que se trata de ese tipo de revolución: mental, cultural, identitaria. Matar al México de hoy y transformarlo desde la educación; matar la mala televisión y transformarla. Matar al mexicano que vandaliza y destruye en las protestas, y transformarlo en un mexicano que se manifieste con decisión y conciencia. Revolucionar el país desde las bases, no desde arriba: esas revoluciones nunca funcionan.

 ¿Cuál es o fue tu revolución personal?

Mi revolución es hacer algo mejor todos los días; cambiar yo desde mis acciones diarias para ayudar a cambiar mi comunidad. Mi revolución es rock: expresión libre, pero responsable, expresión con conciencia y con un propósito. Luchar contra los obstáculos de todos los días para derribar muros más extensos.

"Ser estudiante en este país ya es algo revolucionario"

4

Irvin Lujano. 21 años. Soltero. Estudiante de universidad. Ciudad de México. originario de Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México.

Irvin anhela convertirse en productor audiovisual por lo que estudia el séptimo semestre de la carrera en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Nacional Autónoma de México. Hasta hace poco colaboraba en la realización de un documental sobre el Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Ahora está enfocado en su licenciatura y en estudiar inglés. Toca la guitarra, la batería y el bajo. Le gusta la ciencia ficción y autores como Edgar Allan Poe. Repudia los libros de Paulo Coelho. Tiene novia y los fines de semana sale con sus amigos. Su día habitual comienza a las cuatro de la madrugada, con un trayecto a la escuela que le toma entre hora y media, y dos horas. Sabe aprovechar ese tiempo: lo usa para escuchar su música favorita con sus audífonos, hacer tareas e incluso escribir guiones.

¿Qué celebramos en el Centenario? ¿Lo celebra?

Nunca lo celebro, no sé si hay algo qué celebrar. La situación del país es difícil, y la Revolución siempre ha sido un tema controvertido porque el poder solo cambió de manos.

¿Cuál es la revolución que le hace falta a México?

Sobre todo una revolución cultural. En este momento, si algo hace falta es educación, más que una revolución armada o política. Hay pocos artistas e intelectuales representativos en México. En el tiempo de los muralistas había más gente que quería realmente hacer cambios. Ahora que murió (Carlos) Monsiváis dejó un vacío muy grande. Yo creo que la nueva revolución debe salir de las universidades, pero es complicado porque las más grandes, como la de Guadalajara y Morelia, tienen problemas económicos. Ser estudiante en este país ya es algo revolucionario, ya es ser parte de una élite. En Ciudad Juárez esa posibilidad está borrada para los jóvenes, por eso mi propia revolución sería ejercer como productor audiovisual o director de cine.

¿Cuál es o fue su revolución personal?

Vivir solo en la Ciudad de México a partir de que entré en la universidad. Tenía 18 años. Aprendes a valorar estar acompañado, poder tener una plática, el dinero.

"No celebrar el Centenario sería como no votar"

5
100 mexicanos por cien años de revolución
Carmelo Flores  100 mexicanos por cien años de revolución  (Foto: Juan Pablo)

Carmelo Flores. 63 años. Casado. Organillero. Ciudad de México. Originario de Guanajuato.  

Desde hace tres años, Carmelo Flores carga un organillo por las calles del centro histórico de la Ciudad de México. El melodioso cajón pesa más que nunca a sus 63 años, pero esto no le impide ser puntual con la tradición. En sus andares por el corazón de la capital mexicana ha sido testigo de cambios profundos, que cada año lo alejan más del Guanajuato que lo vio nacer. Cuando no hay alguien que lo asista, le bastan sus dos manos. Con una gira la manivela que desata la música, mientras con la otra estira un gorro raído hacia la gente para recibir cualquier moneda. Su tiempo y sus preocupaciones se reparten por igual entre su organillo y su familia.

¿Qué celebramos en el Centenario? ¿Lo celebra?

Sí, porque fue algo que nos inculcaron nuestros padres. Es una creencia, una tradición viva. Aunque a veces parezca que los festejos son del gobierno, la celebración es de la gente. Es como si no votáramos o no fuéramos a la escuela. Simplemente son cosas que tenemos que hacer.

¿Cuál es la revolución que le hace falta a México?

Pues ya no sabemos ni cuál ¡Han cambiado tantas cosas! Hasta cambiamos de partido y nos fue peor. Pero lo que sí creo que tiene que cambiar es lo del trabajo. Necesitamos trabajo. Va uno a raya con los gastos diarios. Yo tengo que estar corriendo para sacar adelante a los hijos, la despensa, los pasajes.

¿Cuál es o fue su revolución personal?

Creo que todo queremos un carrito o una casa. Pero no hay esperanzas. Si no hay trabajo, no hay con qué comprar. Simplemente no salen los gastos. Por eso la gente se enoja, porque la economía no da para que uno llegue a más. Me gustaría que por lo menos alcanzara siempre para los quelites y las tortillas, ya para qué pienso en un carro.

"Me gustaría que la gente se apoyara, que se diera ánimo"

6
100 mexicanos por cien años de revolución
Cristina Aburto  100 mexicanos por cien años de revolución  (Foto: Juan Pablo)

Cristina Aburto. 16 años. Soltera. Estudiante de preparatoria. Ciudad de México. 

Cristina Aburto nació en 1994. Forma parte de una ola de jóvenes mexicanos que no entiende el mundo sin internet, y como tal, es muy activa en las redes sociales. Aunque su rutina es similar a la de casi cualquier estudiante de preparatoria, disfruta de los momentos que le permiten construir una identidad. Es una enamorada de su familia, sus amigos y su país, y aunque todavía no elige una profesión, tiene segura una universidad: la UNAM. Consciente del lugar común que le asignan sus mayores, ser "el futuro de México", Cristina se muestra ajena a los problemas de los adultos cuando come fruta con chile afuera de su escuela acompañada de sus amigos.

¿Qué celebramos en el Centenario? ¿Lo celebra?

Sí, por tradición. Además, claro, es por festejar lo que se hizo históricamente. Aunque siendo honesta, me gusta mucho la comida típica mexicana que se prepara en esas fechas.

¿Cuál es la revolución que le hace falta a México?

Cambiaría la política. Y bueno, en realidad cambiaría a la gente. Quisiera que pensaran más en el país, que no fueran tan egoístas. Me gustaría que la gente se apoyara más, que se diera ánimo. Por ejemplo, me molesta la gente que tire basura porque cuando les dices que la recojan no les importa. Y creo que la televisión podría ayudar con eso. Debería haber más programas sobre el ambiente.

¿Cuál es o fue su revolución personal?

Son muchas. Quisiera que entre mi familia nos escucháramos más, estar más tiempo con ellos y tener más apoyo. En la escuela me gustaría tener mejores calificaciones y después llegar a la universidad. Con los amigos quiero que nos llevemos mejor, que no haya hipocresías.

"México debe esforzarse por aprender a querer su cultura"

7
100 mexicanos por cien años de revolución
Karen Corona  100 mexicanos por cien años de revolución  (Foto: William Turner)

Karen Corona. 23 años. Soltera. Estudiante de Diseño Industrial. Ciudad de México.

Karen Corona es una defensora de los objetos elaborados en México. Pronto será licenciada en Diseño Industrial por el Tecnológico de Monterrey y trata de enfocar sus proyectos en buscar que las artesanías mexicanas se relacionen más con su profesión. Festeja que con la Revolución tengamos las condiciones necesarias para que exista libertad para estudiar y dedicarnos a lo que más nos guste. Sin embargo, para Karen hay algo que no ha logrado la Revolución: el aprecio a la cultura y al folclor mexicano. Por eso, ha hecho parte de su lucha personal el intentar que la gente vea con interés la artesanía que elaboran manos mexicanas, sobre las modas y tendencias del exterior.

¿Qué celebramos en el Centenario? ¿Lo celebra?

En México festejamos la libertad que adquirimos por los cambios que trajo la Revolución. Pero veo que aunque hoy podemos decidir qué es lo que queremos estudiar y dedicarnos a lo que queremos, no tenemos tantas libertades, como por ejemplo para decir lo que realmente pensamos. Pero sí lo festejaría porque creo que antes los mexicanos estaban esposados.  

¿Cuál es la revolución que le hace falta a México?

México debe esforzarse por mantener sus ideas, ser originales, aprender a querer su propia cultura. Nos basamos mucho en lo que se usa o está de moda en otros países. Si ven artesanías, no les llama la atención, ni se interesan en la importancia del proceso que tiene la creación de esas artesanías. Preferimos las cosas nuevas y de moda de Estados Unidos o Europa. Siempre olvidamos nuestras raíces.

¿Cuál es o fue su revolución personal?

Para mí es una revolución poder seguir estudiando porque me ha dado la oportunidad de seguir encontrando la manera de unir el diseño y las artesanías en mis trabajos. Yo pienso que mi revolución está en buscar que nos interesemos y le encontremos un gusto a nuestra artesanía.

"Salen mis hijos y siento que no regresan. Está inseguro"

8
100 mexicanos por cien años de revolución
Zenaida Juarez  100 mexicanos por cien años de revolución  (Foto: Mauricio Torres)

Zenaida Juárez Moreno. 70 años. Viuda. Vendedora de tamales en la calle. Ciudad de México.

Al presentarse y mencionar sus dos apellidos, Zenaida Juárez Moreno bromea: "Soy nieta de Benito Juárez (presidente de México en el siglo XIX), y por a’i también de Cantinflas (Mario Moreno, el famoso comediante mexicano del siglo XX)". En su puesto de tamales, que coloca cada sábado y domingo en el camellón de una unidad habitacional de la delegación Álvaro Obregón, en la Ciudad de México, cuenta que ha trabajado desde los 11 años y que tuvo "una familia grande" en la que eran ocho hermanos de los que sólo sobreviven dos, contándola a ella. De carácter amable con todos sus clientes, cree que, a pesar de los malos tiempos que vive el país, "uno tiene que saber reírse".

¿Qué celebramos en el Centenario? ¿Lo celebra?

Es el inicio de la Revolución, pero no más celebramos con el desfile… Yo creo que ya dejamos atrás la Revolución, vivimos mal, con una mentalidad muy fea.

¿Cuál es la revolución que le hace falta a México?

Hay muchos crímenes. Según el señor Calderón (el presidente), iba a acabar con ellos, pero pues no. No hay confianza de salir a la calle. Luego salen mis hijos y siento que no regresan. Les digo que anden con cuidado, que no volteen a ver a cualquiera. Está muy inseguro.

¿Cuál es o fue su revolución personal?

Pues no siento que tenga pendientes. Trabajo desde los 11 años y tengo 70, y a base de trabajo he logrado lo que he podido.

"Los políticos no saben dar un significado a la palabra democracia"

9
100 mexicanos por cien años de revolución
Mariemmy Morán  100 mexicanos por cien años de revolución  (Foto: Verónica Díaz)

Mariemmy Morán. 16 años. Soltera. Estudiante de preparatoria. Ciudad de México.

Los días de Mariemmy transcurren entre la escuela y el hogar. Por las mañanas estudia el tercer semestre de preparatoria y por las tardes generalmente se dedica a cumplir con sus deberes escolares. Su preocupación, como la de muchos jóvenes de su generación, es vivir en un planeta limpio. Es una escéptica de la política y de los políticos. Desde su punto de vista, festejar el centenario de la Revolución Mexicana es, para algunos, un sinónimo de irse de fiesta. Para otros, de ventas, ventas y más ventas.

¿Qué celebramos en el Centenario? ¿Lo celebra?

No creo que celebre, en mi familia no acostumbramos festejos de ese tipo, y en lugares como el Zócalo (capitalino) se pone peligroso. Además, no hay motivos para celebrar, ni por la economía ni por nada. El festejo es nada más una noche para vender más, van a sacar playeras y vender alcohol. Es más bien un día de comercio.

¿Cuál es la revolución que le hace falta a México?

Los políticos no saben gobernar. Al léxico que manejan, como libertad y democracia, no le saben dar un significado.

¿Cuál es o fue su revolución personal?

Yo creo que mi revolución será simplemente existir, poder ayudar en algo al planeta, y tener una familia bien formada, una familia grande, con unos cuatro hijos.

"En realidad aquí no hay delincuentes, sino enemigos"

10
100 mexicanos por cien años de revolución
Fernando Balconi  100 mexicanos por cien años de revolución  (Foto: Juan Pablo)

Fernando Falconi. 25 años. Soltero. Abogado y tesista. Ciudad de México.  

Cambiar México a través del estudio de la ley fue la consigna que siguió desde sus años como bachiller. Fernando Falconi nació en la Ciudad de México en las vísperas de un devastador terremoto que marcó a la generación de 1985. Tras su paso por la facultad de Derecho de la UNAM eligió el camino menos glamoroso en la profesión, el del litigante, el "abogado de a pie". Sólo escapa de los tribunales para armar en la biblioteca la tesis que le permitirá recibir su título profesional. Como aficionado a los juristas ideólogos de la Revolución, se siente cómodo opinando sobre los festejos del Centenario, aunque su perspectiva es drástica: "yo no celebro nada".

¿Qué celebramos en el Centenario? ¿Lo celebra?

No celebro porque la situación actual refleja un retroceso en contraste con las ideas de la revolución social de hace 100 años. Esto se puede ver en quienes están en el poder. El presidente llegó de forma cuestionada y se apoya en el Ejército. En esta lógica de guerra no se respeta el estado de Derecho porque en realidad aquí no hay delincuentes, sino enemigos. Sólo hay que pensarlo, hay que ser críticos sin ser grillos.

¿Cuál es la revolución que le hace falta a México?

Hay muchas revoluciones pendientes: romper con la partidocracia y la teledictadura. Rescatar las conquistas sociales de los trabajadores. Renovar el sistema de principios, normas e instituciones. Me queda claro que ningún partido político va a impulsar estos cambios. Es algo que le corresponde a la Sociedad Civil.

¿Cuál es o fue su revolución personal?

Pulir una piedra bruta de prejuicios e imperfecciones para poderme conducir siempre bajo las directrices de la ciencia y la virtud. Ser siempre recto y vertical sin dejar de lado el valor necesario para impulsar un cambio individual y colectivo.

"Hace falta volver a tener fe en algún líder, que no existe"

11
100 mexicanos por cien años de revolución
Dora Cacho  100 mexicanos por cien años de revolución  (Foto: Juan Pablo)

Dora Cacho. 86 años. Viuda. Dentista jubilada y ama de casa. Ciudad de México.   

86 años de edad no le nublan la memoria a doña Dora. Recuerda al detalle las charlas sobre la Revolución Mexicana de su padre y su abuelo, a quienes describe como zapatistas por convicción y conocedores de la historia nacional. Cirujano dentista por la UNAM, doña Dora disfruta de los beneficios de ser jubilada. "Aunque no por el gobierno", precisa con orgullo. En la calma de su departamento, entre fotografías de su familia y una biblioteca sobre medicina dental, se consagra a los recuerdos y las labores del hogar. Ya no está junto a ella su esposo, pero en su lugar hay varios nietos que la distraen. De igual forma, ya no está el México que conoció, sino un país con gente nueva que quiere comprender.

¿Qué celebramos en el Centenario? ¿Lo celebra?

No, no estoy de acuerdo. Reconozco que es un gran acontecimiento, y yo soy muy mexicana, quiero mucho a mi país y a toda su historia. Sin embargo, hay hambre y hemos tenido muchos daños por inundaciones y huracanes como para despilfarrar el dinero en celebraciones. Disfruté el Bicentenario, estuvo de primer mundo, pero lo que sucede es que nuestro pueblo está tan necesitado de tantas cosas, que si le dan cualquier cosa es feliz, pero luego viene la crítica.

¿Cuál es la revolución que le hace falta a México?

Volver a tener fe en algún líder, que no existe. Al menos para mí no existe. Todavía creí en Fox cuando salió el PRI del poder, pero nunca hay ayuda entre los partidos y siempre hay riñas. Así no vamos a ningún lado. Para el próximo presidente no creo en ningún candidato.

¿Cuál es o fue su revolución personal?

Entender a los jóvenes. Por mi edad y mi origen no me gusta la vida actual de los jóvenes, tal vez porque no la entiendo. En mi época había más disciplina… Me gustaría que hubiera una unión entre segunda y tercera edad, que se entendieran. Y no hablo de respeto, sino de la unión de criterios.

"Me gustaría visitar otros estados para conocer su situación"

12

Luis Rosillo. 17 años. Soltero. Estudiante de preparatoria. Ciudad de México

Para cuando termine la preparatoria, Luis Rosillo aspira a estudiar Derecho porque quiere cambiar el mundo. Cree que a través de la justicia lo puede lograr de cierta manera. "Como está el mundo ahora se cometen muchas injusticias a todo tipo de personas. Siempre hay muchas disputas de dinero y lugares. Para regular esto están las leyes”.

¿Qué celebramos en el Centenario? ¿Lo celebra?

Desde mi punto de vista, creo que están celebrando más un movimiento para motivar a la gente a seguir luchando por esa revolución que todavía no se acaba. Pero es un gasto de dinero innecesario ya que en verdad no hemos tenido una revolución tan grande. Sin embargo, en aquella época, todo el mundo veía mal el porfiriato, cuando en realidad tuvo grandes mejoras para el país, hubo una revolución industrial y benefició a muchas cosas.

¿Cuál es la revolución que le hace falta a México?

En primera le hace falta una revolución económica y luego una revolución social. Económica porque, queramos o no, el dinero es lo que mueve al mundo, y nuestro país no tiene una buena experiencia con el dinero hablando históricamente. México siempre ha necesitado ayuda de otros países y siempre caemos en el mismo bache.

En la social, tenemos que comenzar a cambiar la forma de pensar de la gente, empezar a implementar ideas que en verdad sirvan en todo el país, un sistema de seguridad que en verdad funcione y que las personas tengan acceso a servicios básicos. Todos los días escuchamos o leemos en las noticias que hay personas muriendo de hambre, fingen y pretenden ayudarlos, pero no se ayuda a toda la población que en verdad lo necesita.

¿Cuál es o fue su revolución personal?

Creo que la revolución que me hace falta es visitar más estados del país para darme cuenta en verdad de la situación que están viviendo. Me puedo dar cuenta a través de los noticieros, pero no la he visto personalmente. Así es cómo te das cuenta de que al país le hace falta un cambio. Mi revolución personal hasta el momento sería haber entrado a estudiar a la Prepa 6, que está considerada como una de las mejores preparatorias públicas, y la que pide más aciertos, además de que es de la UNAM, y la UNAM es la máxima casa de estudios del país.

"Con el fin del narco, se transformaría totalmente el modo de vida"

13
100 mexicanos por cien años de revolución
Luis Arturo Uribe  100 mexicanos por cien años de revolución  (Foto: William Turner)

Luis Arturo Uribe. 22 años. Soltero. Estudiante de Biomédica. Ciudad de México

Luis Arturo Uribe es estudiante del Tecnológico de Monterrey y está cursando el cuarto año de la Ingeniería en Biomédica. Para Luis, el 20 de noviembre nunca ha sido motivo de festejo y no lo será tampoco este año por más publicidad que le den a la efeméride. Y confiesa que la corrupción en el país lo ha hecho escéptico de los beneficios que nos dejó la revolución. Pero para él, la revolución está en los avances científicos y tecnológicos que podría desarrollar como profesionista. Luis tuvo su revolución hace algunos años, luego de que formara una banda de rock con amigos de la preparatoria, lo que redefinió su personalidad y la manera en que ve ahora la vida.

¿Qué celebramos en el Centenario? ¿Lo celebra?

La verdad nunca he celebrado la Revolución Mexicana y no creo empezar a hacerlo nada más por tener como pretexto el Centenario. Se celebra esa revolución que vivió el país donde surgieron muchos líderes políticos donde hubo muchos cambios de ideologías y considero que es un suceso importante en la historia de México, pero en lo personal no hay algo que me inspire a celebrarlo pues no siento que haya sido un cambio tan radical.

¿Qué revolución le hace falta a México?

Creo que hay muchas cosas que necesitan una revolución en este país, pero me voy a ir más por un cambio en la corrupción. México es un país que ha sido corrupto a lo largo de la historia, y es un problema que nos persigue tanto que ya hasta nos parece ser una actividad normal del gobierno y de la sociedad. Si pudiéramos poner fin a esto sería un cambio positivo que transformaría totalmente el modo de vida de la población ¡Ni me lo puedo imaginar!

¿Cuál es o fue su revolución personal?

Mi revolución fue en la preparatoria estando en cuarto semestre cuando entré a tocar a una banda con unos amigos. Fue algo que me cambió totalmente, cambió mi personalidad, mis amistades, mis diversiones, en fin muchas cosas. Me acuerdo de cómo era antes y me veo quien soy ahora, y sé que fue por eso. Mi forma de vivir la vida dio un giro de 180°.