Habitantes de Tamaulipas y Nuevo León buscan a 1,700 desaparecidos

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ha registrado a lo largo del año 1,700 desapariciones forzadas en Tamaulipas y Nuevo León
secuestro
secuestrado  secuestro  (Foto: )
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Hace casi cinco meses Mario Atilano Guerra Ramírez desapareció junto con seis personas en Miguel Alemán, municipio del norteño estado de Tamaulipas que limita con la frontera de Texas (EU).

Familiares del desaparecido sospechan que un comando vinculado con el crimen organizado lo sustrajo de Grúas Guerra el pasado 22 de julio, negocio familiar del que sería accionista y que ofrece servicios a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes federal (SCT), junto con cinco trabajadores del establecimiento y un cliente.

Desde entonces, no se sabe nada de ellos. Los captores no se han comunicado o negociado con las familias de los desaparecidos.

Esta es una de por lo menos 1,700 desapariciones forzadas que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ha registrado a lo largo del año sólo en Tamaulipas y el vecino estado de Nuevo León, según un informe proporcionado por la organización Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos A.C. (CADHAC) publicado a inicios de diciembre de 2010.

"Hay incompetencia y hay incapacidad (...) Si alguien hizo daño no es razón para que lo sometan o lo separen de los familiares y menos los que no deben nada", dice a CNNMéxico Amaro Guerra Ramírez, hermano del empresario local desaparecido.

Guerra Ramírez, alcalde de Miguel Alemán en el trienio 1978-1980, dice que el caso de su hermano se suma a las cerca de 102 desapariciones forzadas registradas por vecinos de ciudad Mier y de las 35 más contabilizadas por habitantes de Miguel Alemán, ambas localidades ubicadas en la frontera chica, región ribereña que comprende los municipios entre Nuevo Laredo y Reynosa.

Ante la falta de información oficial y el hermetismo de los gobiernos locales, vecinos de Miguel Alemán y Mier se han visto en la necesidad de cuantificar por su cuenta las desapariciones forzadas en la frontera chica.

Ganaderos, funcionarios, adolescentes, personas de la tercera edad y comerciantes locales son algunos de las personas que han desaparecido en la región, según ciudadanos de estas dos localidades consultados por CNNMéxico que pidieron el anonimato por razones de seguridad.

Alrededor de 15 personas del grupo vecinal tuvieron un encuentro con las autoridades civiles y militares el pasado 6 de diciembre en Mier, sede de la Reunión Interinstitucional de Seguridad Pública de Tamaulipas, donde se presentaron resultados del Operativo Noreste, estrategia que consiste en reforzar la zona con el despliegue de cerca de 1,500 elementos de las fuerzas federales.

Estaba también el Secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, el gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández Flores, y el titular de la Secretaría de Seguridad Pública de la entidad, Antonio Garza García.

El encuentro en la Casa de la Cultura municipal con los vecinos ribereños duró casi tres horas. Ahí, las autoridades prometieron garantizar la paz y estabilidad en la región con el reforzamiento del cerco militar y programas de atención médica y psicológica, relata Guerra Ramírez, quien estuvo presente.

Blake Mora también prometió a los afectados crear una comisión especial para investigar las desapariciones forzadas en la región, la cual inició las averiguaciones el pasado 10 de diciembre en Miguel Alemán, confirman vecinos a CNNMéxico.

La comisión está a cargo de Bolívar Hernández Garza, delegado de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas (PGJT) en Reynosa, a quien se trató de contactar sin éxito.

Desapariciones forzadas en el noreste

Pese a las denuncias de los familiares, las autoridades carecen de un perfil específico de los desaparecidos.

A lo largo de la semana se trató de contactar a las autoridades municipales y estatales de seguridad y procuración de justicia para corroborar las aseveraciones de los ciudadanos, pero no respondieron.

"No hemos podido entablar una conversación (con los captores), es lo más terrible (...) No han pedido rescate, y yo me pregunto, y no he encontrado una respuesta que me satisfaga: ¿para qué se los llevan?", cuestiona Guerra Ramírez sobre el caso de su hermano.

Las cifras sobre desapariciones forzadas en la región y el país difieren. El Centro de Estudios Fronterizos y Promoción de los Derechos Humanos A.C. (CEFPRODHAC), registró 21 secuestros el año pasado en los 10 municipios que comprenden la frontera de Tamaulipas.

De éstos, 10 se consideran desapariciones y seis los realizaron policías federales y militares. Los municipios donde se registraron fueron en Nuevo Laredo (5), Reynosa (15) y Valle Hermoso (1), según el registro de la asociación.

En los portales de transparencia de las procuradurías de los tres estados que comprenden el noreste de México —Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila— no existen cifras públicas de este delito de 2010.

CNNMéxico trató de contactar vía telefónica a los directores de investigaciones ministeriales de las tres procuradurías de la región para solicitar estadísticas de averiguaciones previas abiertas por desapariciones forzadas, pero no obtuvo respuesta.

Consuelo Morales, directora de CADHAC, indica que no hay estadísticas confiables de desapariciones forzadas en Nuevo León, pero que las autoridades militares han informado a la organización que en el estado se generan en promedio 20 casos diarios.

Desde su creación en 1980 hasta 2009, el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias (GTDFI), de la Organización de las Naciones Unidas, ha tramitado 392 casos al gobierno mexicano, de los cuales 24 se esclarecieron gracias a información de las fuentes y 134 por los datos aportados por las autoridades, además 16 se desecharon y 218 siguen sin resolver.

La Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) estableció en 1994 que una desaparición forzada es la privación de la libertad a una o más personas cometida por las autoridades, individuos o grupos que no dan a conocer el paredero del desaparecido, seguida de la negativa de reconocer esta acción y el impedimento al debido proceso y el ejercicio de garantías.

Ahora ve