Una alcaldesa de Michoacán muestra fotos de sus heridas en atentados

La alcaldesa de Tiquicheo, Michoacán, María Santos Gorrostieta, sobrevivió a dos atentados por grupos armados
Gorrostieta fotos
Gorrostieta fotos  Gorrostieta fotos  (Foto: )
  • A+A-
Por: /
| Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Luego de sobrevivir dos atentados, la alcaldesa de Tiquicheo, Michoacán, María Santos Gorrostieta, mostró unas fotografías donde muestra las partes de su cuerpo marcadas por los ataques que ha sufrido.

La funcionaria dijo en un comunicado que a muchos podría parecerles un “atrevimiento” el hecho de mostrar sus heridas tal cual, sin embargo, enfatizó que era necesario dar la versión de los hechos y lo que significó ser agredida de esa manera.

“Quise mostrarles mi cuerpo herido, mutilado, vejado, porque no me avergüenzo de él, porque es el resultado de grandes desgracias que han marcado mi vida, la de mis hijos y mi familia”, añadió la alcaldesa de emanación priista y que se afilió al PRD en agosto de 2010.

La alcaldesa Gorrostieta renunció al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y denunció falta de apoyo ante los ataques violentos a su persona.

“Equivocadamente muchas personas han dudado de la severidad de mis lesiones, hoy la prueba está en sus manos, mi cuerpo mutilado habla por sí solo, como una prueba de lo vulnerables que somos, de la fragilidad de nuestra vida y de los designios de Dios, siempre presentes en los sinsabores diarios”, resaltó.

El primer atentado del que fue víctima se registró el 15 de octubre de 2009, cuando un grupo armado atacó el vehículo donde viajaba en la comunidad de El Limón, en Michoacán, y donde perdió la vida su esposo, José Sánchez Chávez, quien ya había sufrido un atentado el pasado 21 de enero.

El pasado 22 de enero de 2010, Gorrostieta sobrevivió a un segundo atentado cuando se dirigía a un evento en Ciudad Altamirano, en Guerrero, estado vecino de Michoacán, cuando su vehículo fue emboscado por hombres armados; en el ataque resultó herido también su hermano y una reportera.

“Es cierto que se me ha atacado física y moralmente, en mi cuerpo se palpan aún las heridas de las balas y del descrédito de algunos que dudan de mi cuerpo mutilado, lucho día a día para que de mi mente se borren las imágenes de horror que he vivido”, indicó.

Ahora ve