Tres casos de asesinatos de funcionarios de EU en México

En los últimos 25 años oficialmente se han reconocidos tres incidentes donde han sido involucrados empleados federales estadounidenses

Funcionarios de EU asesinados en México

1
Sin Pie de Foto
Especial_Enrique_Camarena_Lesley_Enriquez_Jaime_Zapata  Sin Pie de Foto  (Foto: Especial)

En diciembre pasado un cable de la Embajada de EU en México -filtrado por el sitio WikiLeaks- reveló que 61 funcionarios mexicanos, relacionados con la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA) y la Oficina Federal de Inteligencia (FBI), fueron asesinados presuntamente por miembros del crimen organizado.

La cifra contrasta con los tres casos de asesinato reconocidos oficialmente de agentes federales y personal diplomático de Estados Unidos en territorio mexicano en los últimos 25 años.

El primero de ellos es el caso del agente antidrogas Enrique Kiki Camarena en febrero de 1985. Según las investigaciones, Kiki Camarena se estableció en Guadalajara, Jalisco, donde realizó investigaciones sobre el narcotráfico, principalmente de las actividades del cártel del Pacífico.

Sin embargo, su trabajo para la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) fue truncado con su secuestro y posterior asesinato, lo que provocó una reacción severa de las autoridades estadounidenses y un conflicto diplomático con México por la búsqueda de los culpables.

En marzo de 2010, un grupo vinculado al cártel de Juárez abatió a la pareja estadounidense Lesley Ann Enríquez, funcionaria del Consulado de EU, y su esposo Arthur H. Redelfs, oficial del condado de El Paso, Texas. En ese incidente también murió el ciudadano mexicano Jorge Alberto Salcido, esposo de una empleada consular.

Las autoridades no han podido determinar el motivo del delito.

Y este 15 de febrero dos agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), adscritos a la embajada de ese país en la Ciudad de México, fueron agredidos cuando viajaban de la capital del país hacia el norte a Nuevo León.

El agente Jaime Zapata murió en el ataque y su compañero fue herido en la pierna. Éste se recupera en un hospital de Estados Unidos.

Mientras algunos analistas han asegurado que este último incidente y el ocurrido hace 25 años en Guadalajara son iguales, la consultora internacional en seguridad Stratfor lo rechaza.

“El caso de Camarena fue muy brutal, muy intencional y provocó la ira del otro lado de la frontera. En el caso de los agentes del ICE sabemos que viajaban en una camioneta que seguramente llamó la atención de los presuntos narcotraficantes que los mataron. Como lo vemos, los agentes estaban en el lugar equivocado en el momento equivocado”, señala Scott Stewart, vicepresidente de Stratfor.

Además menciona que en el primer caso las autoridades de Estados Unidos realizaron una "cacería" en territorio mexicano para alcanzar a los culpables, violando los tratados internacionales y la soberanía de México, algo que no ha ocurrido con el más reciente incidente.

Un agente de la DEA, asesinado por el cártel del Pacífico

2
Agente DEA Enrique Kiki Camarena
EFE_Enrique_Camarena_agente_DEA  Agente DEA Enrique Kiki Camarena  (Foto: EFE Archivo)

En febrero de 1985 desapareció en el occidental estado de Jalisco el agente de la Administración de Control de Drogas (DEA) Enrique Camarena Salazar, entonces comisionado en la plaza de la capital Guadalajara, donde realizaba investigaciones sobre el narcotráfico

Su cadáver apareció un mes después, junto con el del piloto Alfredo Zavala, en el rancho El Mareño, ubicado en el vecino estado de Michoacán. 

Según las investigaciones del caso, Enrique Kiki Camarena colaboró en la ubicación y denuncia del rancho El Búfalo en Ciudad Juárez, Chihuahua, operado por el cártel del Pacífico, donde sembraban marihuana con procedimientos tecnológicos avanzados. 

El operativo dejó un saldo de unos 2,000 campesinos detenidos y 4,000 toneladas de marihuana incineradas. 

En las investigaciones del gobierno estadounidense se mencionó que Camarena fue torturado y después asesinado, por una venganza del cártel del Pacífico. 

El hecho desencadenó el despliegue de agentes estadounidenses en territorio mexicano para dar con los asesinos de Camarena y el piloto. 

Los agentes de la DEA en México detuvieron en marzo de 1985 al narcotraficante Ernesto Fonseca Carrillo y en  abril, en Costa Rica, a Rafael Caro Quintero. Ambos fueron sentenciados en diciembre de 1989 como responsables de la tortura y muerte de Camarena y Zavala. En la búsqueda de más responsables, la DEA llevó a Estados Unidos al doctor Humberto Álvarez Macháin, acusado de participar en la tortura de Kiki Camarena. 

La actuación de la DEA desencadenó un conflicto diplomático entre México y Estados Unidos. 

El 18 de abril de 1990, el gobierno mexicano envío una nota diplomática al Departamento de Estado de Estados Unidos, para reclamar la retención de Macháin. 

"De comprobarse la participación ilegal de autoridades estadounidenses en estos hechos, se pone en peligro la cooperación binacional en la lucha contra el narcotráfico", señalaba la nota. 

Además recordaba al gobierno de EU que el combate al narcotráfico es responsabilidad exclusiva de las autoridades mexicanas. 

El conflicto diplomático, en el que intervino también la Suprema Corte de Justicia de EU, derivó en la publicación, el 3 de julio de 1992, de nuevas normas para regular la estancia de agentes representantes de gobiernos extranjeros, trabajando en México. 

El 14 de diciembre de 1992 el juez federal Edward Rafeedie anuló los cargos contra Álvarez Macháin y ordenó su liberación. 

Rubén Zuno Arce también fue detenido y juzgado en EU por su presunta colaboración en el asesinato del agente de la DEA, al comprobarse que era de su propiedad la casa donde fue torturado Camarena.

Una fiesta que terminó en una cacería

3
Arthur H. Redelfs vivía con su esposa Lesley Ann Enríquez en El Paso, Texas
Arthur H. Redelfs vivía con su esposa Lesley Ann Enríquez en  Arthur H. Redelfs vivía con su esposa Lesley Ann Enríquez en El Paso, Texas  (Foto: )

El 13 de marzo de 2010, Lesley Ann Enríquez, funcionaria del consulado de EU, y su esposo Arthur H. Redelfs, oficial del condado de El Paso, Texas, salían de una fiesta infantil en Ciudad Juárez, Chihuahua, considerada la urbe más violenta de México.

La pareja acababa de abandonar el festejo y viajaba a bordo de su vehículo para cruzar la frontera estadounidense, cuando una camioneta se les acercó y desde su interior los pasajeros abrieron fuego contra ellos.

La entonces procuradora general de Justicia del estado, Patricia González Rodríguez, responsabilizó del asesinato a la banda Los Aztecas, bajo el mando de La Línea, brazo armado del cártel de Juárez, encabezado por Vicente Carrillo Fuentes, El Viceroy, a quien Joaquín El Chapo Guzmán disputa el control de la ciudad.

Cinco días después del asesinato el gobierno estadounidense envió a 200 elementos de la DEA, el FBI y el Departamento del Sheriff de El Paso para localizar a los responsables. Detuvieron a 50 integrantes del grupo para "interrogarlos" y dar con el paradero de uno de sus líderes, Eduardo Ravelo, El Tablas.

Casi cuatro meses después la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP) detuvo a Jesús Ernesto Chávez Castillo, El Camello, presunto autor intelectual del atentado.

"Chávez Castillo manifestó que la indicación de atentar contra la funcionaria del Consulado estadounidense fue por parte de los integrantes de La Línea, quienes se encuentran en Estados Unidos, debido a que la funcionaria facilitaba visas a integrantes de grupo contrario", según el reporte de la SSPF.

La versión fue rechazada por Estados Unidos.

Un agente muerto y un herido en una carretera mexicana

4
Jaime Zapata agente ICE Servicio de Inmigracion y Aduanas
Especial_Jaime_Zapata_agente_ICE  Jaime Zapata agente ICE Servicio de Inmigracion y Aduanas  (Foto: )

Dos agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) fueron interceptados el 15 de febrero por un grupo armado en una carretera de San Luis Potosí, cuando se trasladaban de la Ciudad de México hacia Nuevo León.

Los oficiales, que investigan actividades relacionadas con el narcotráfico y de vigilancia de recursos, viajaban en un auto con placas diplomáticas, y aparentemente sus atacantes los siguieron para después bloquearles el paso.

Los dos hombres se identificaron como diplomáticos cuando se vieron rodeados por al menos 10 hombres armados.

Sin embargo, los atacantes abrieron fuego y mataron a Jaime Zapata, mientras que su compañero quedó herido. Este último es atendido en un hospital de Estados Unidos, informaron las autoridades este miércoles.

Janet Napolitano, titular del Departamento de Seguridad Interior (DHS), ha enfatizado que cualquier ataque contra el personal representa una agresión “para todos aquellos que trabajan por nuestra nación y ponen en riesgo sus vidas por nuestra seguridad”.

La Procuraduría General de la República (PGR) atrajo la investigación por el atentado por homicidio, homicidio en grado de tentativa y lesiones en contra de quien o quienes resulten responsables. Además, el procurador Arturo Chávez Chávez ordenó que agentes de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (Siedo) colaboren en las indagaciones.