México lamenta la decisión de EU de no procesar a policía fronterizo

El gobierno de Estados Unidos decidió no presentar cargos en contra del agente fronterizo que ocasionó la muerte de un menor mexicano
Asesinato de joven en la frontera Norte
frontera-asesinato  Asesinato de joven en la frontera Norte  (Foto: )
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico

El gobierno de México lamentó la decisión del Departamento de Justicia de Estados Unidos de no presentar cargos contra un agente de la Patrulla Fronteriza por el disparo que causó la muerte del menor Sergio Adrián Hernández Güereca, ocurrida en junio de 2010.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informó que el gobierno mexicano “lamenta profundamente y expresa su más enérgico rechazo” a la decisión, por la que además presentó este viernes una nueva nota diplomática de protesta ante Estados Unidos.

“Se analizarán detalladamente los términos de la determinación estadounidense a fin de proceder por vías adicionales en los ámbitos bilateral y multilateral. El Gobierno de México hará uso de todos los instrumentos diplomáticos y jurídicos internacionales a su alcance”, expresó la SRE en un comunicado.

Con la determinación del juez también anula una petición del gobierno mexicano de detención y extradición del agente Jesus Mesa Jr. que fue presentada ante el gobierno estadounidense en enero del 2011. “Esa determinación no significa que el caso abierto por las autoridades mexicanas esté concluido”, señala la Cancillería.

La muerte del menor ocurrió el 7 de junio del 2010 en las inmediaciones del puente Paso del Norte, en la línea fronteriza entre ambos países de Ciudad Juárez, Chihuahua, cuando el agente Mesa Jr. respondió a supuestas agresiones con piedras desde México efectuando disparos, uno de los cuales alcanzó al menor mexicano.

A pesar de que la familia del menor presentó una demanda en Estados Unidos con la ayuda de la SRE —en la que pedían una compensación de 25 millones de dólares—, en agosto del 2011 un juez de ese país decidió anular el juicio al considerar que el menor recibió heridas en el territorio mexicano, fuera de la jurisdicción estadounidense.

En el 2010, el sindicato de la Patrulla Fronteriza intentó justificar la acción de su agente afirmando que, además de responder a la “amenaza mortal” de las piedras, el menor de 14 años era un traficante de indocumentados buscado por las autoridades.

“El Gobierno de México redoblará sus esfuerzos para instrumentar cabalmente estas iniciativas bilaterales y reitera su enérgico llamado al Gobierno de Estados Unidos para actuar en el mismo sentido”, expresó la Cancillería mexicana, quien aseguró que continuará buscando la extradición del agente fronterizo para que cumpla el proceso que se le abrió en México.

Ahora ve