#YoSoy132, de una protesta local a un movimiento nacional

El grupo empezó a organizarse en redes sociales hace menos de dos semanas, tras una protesta estudiantil contra el candidato del PRI
yosoy132
yosoy132  yosoy132  (Foto: )
Autor: Mauricio Torres | Otra fuente: 1

Nota del Editor: ¿Eres universitari@ y participas en el movimiento #YoSoy132? CNN abre un espacio para que nos cuentes tu causa. Queremos escucharla.

CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) — La protesta #YoSoy132 nació hace menos de dos semanas, pero se ha mantenido como uno de los temas más buscados en las redes sociales, tanto en México como a nivel mundial.

Sus protagonistas son jóvenes, casi todos estudiantes de universidades públicas y privadas, que entre otras cosas exigen a los medios de comunicación coberturas informativas imparciales y a las autoridades que las elecciones federales del 1 de julio sean transparentes.

La mayoría reside en la capital del país, aunque la protesta también tiene simpatizantes en más de 10 entidades: Baja California, Chiapas, Estado de México, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Oaxaca, Puebla y Yucatán.

Todo empezó en la Ibero

El grupo comenzó a conformarse después de la visita que, el 11 de marzo, el candidato presidencial Enrique Peña Nieto realizó a la Universidad Iberoamericana (UIA), una de las instituciones de mayor prestigio en el país.

En su estadía en la UIA, el abanderado del Partido Revolucionario Institucional (PRI) fue abucheado y cuestionado por sus propuestas y por sus decisiones como gobernador del Estado de México, cargo que ocupó entre el 2005 y el 2011. Uno de los reclamos que recibió giró en torno a los abusos cometidos por la policía contra pobladores de la localidad de San Salvador Atenco, en mayo de 2006.

Un conflicto social en esa zona llevó a la policía a intervenir y arrestar a más de 200 personas que, según asociaciones civiles, eran activistas. Además, las organizaciones no gubernamentales denunciaron que elementos de la policía incurrieron en agresiones sexuales contra al menos 26 mujeres.

En el 2009, en una votación dividida, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) deslindó al entonces gobernador de su responsabilidad en el caso.

Sandra Patargo, quien participó en las protestas de la Ibero, se organizó con otros seis o siete compañeros para manifestarse con pancartas refiriendo a la situación en Atenco, pero afirma que se llevó la sorpresa de que muchos otros alumnos también se pusieron de acuerdo para protestar contra Peña Nieto, el candidato puntero en las encuestas de preferencia.

“No teníamos ni idea, pensamos que íbamos a ser los únicos”, dijo Patargo a CNNMéxico.

Las dirigencias del PRI y de su aliado electoral, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), descalificaron la manifestación, la describieron como una muestra de “intolerancia” y afirmaron que quienes la habían realizado no eran estudiantes, sino personas “acarreadas” por otros partidos políticos.

Los señalamientos generaron molestia entre los alumnos de la UIA, que decidieron organizarse para responder a los partidos. Según Patargo, su compañero Rodrigo Serrano propuso convocar a otros a grabar un video que hiciera frente a las declaraciones del PRI y del PVEM. Al final, 131 personas respondieron a la convocatoria en Facebook, los estudiantes grabaron la pieza y, el lunes siguiente, la difundieron en YouTube con el título 131 alumnos de la Ibero responden.

“Usamos nuestro derecho de réplica para desmentirlos. Somos estudiantes de la Ibero, no acarreados, no porros, y nadie nos entrenó para nada”, dicen los jóvenes en el video de 11 minutos, en el que mencionan sus nombres y muestran sus credenciales.

La protesta sumó adeptos

Con la etiqueta (hashtag) #131AlumnosdelaIbero, la grabación se convirtió en uno de los temas más comentados en Twitter (trending topic) a nivel mundial y, fuera de las redes sociales, atrajo el apoyo de alumnos de otras universidades, tanto públicas como privadas.

“El motor de esto fue la indignación dentro de la Ibero y fuera de la Ibero”, dijo Patargo. “Las otras universidades empezaron a sentir que tenían que apoyar”.

Estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), del Instituto Politécnico Nacional (IPN), del Tec de Monterrey, de la Anáhuac y del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) se sumaron a la marcha que los jóvenes de la Ibero realizaron el 18 de mayo a dos sedes de la cadena Televisa en la capital mexicana.

Los alumnos decidieron protestar ante la televisora de mayor difusión del país porque consideraron que su cobertura de la vista de Peña Nieto a su alma mater había minimizado la manifestación estudiantil, con la finalidad de proteger la imagen del candidato. También se quejaron de que Televisa no consultó su versión de los hechos.

En Twitter entonces comenzó a circular la etiqueta #YoSoy132 y en varias instituciones empezaron a formarse grupos de respaldo a las demandas de la Ibero. En el campus Ciudad de México del Tec de Monterrey, por ejemplo, se conformó #VozUniversitariaCCM, según Aldo Sotelo, uno de sus integrantes.

La agrupación asumió un carácter “apartidista” y determinó tener una organización “sin líderes, sin cabecillas, como un movimiento horizontal”, dijo. Para lograr acuerdos entre sus 400 o 450 miembros y comunicarse con estudiantes de otras universidades, nombraron un coordinador central, un vocero y un responsable de logística, mientras grupos de otros planteles optaron por otros mecanismos para organizarse, agregó.

La marcha de 15,000 jóvenes

La capital mexicana registró el sábado y el domingo pasados manifestaciones contra Peña Nieto y a favor de Andrés Manuel López Obrador, candidato de la izquierda, en las que participaron estudiantes, sindicalistas, adultos mayores y ciudadanos de diversos orígenes.

Ambas manifestaciones se difundieron en redes sociales con las etiquetas #MarchaAntiEPN y #ApoyoMundialAMLO, y precedieron a la convocatoria de una nueva protesta juvenil, conocida como #MarchaYoSoy132.

Jóvenes que organizaron la marcha dijeron a CNNMéxico que su propósito era manifestarse pacíficamente para exigir a los medios de comunicación “información transparente, plural y veraz” que, entre otras cosas, permita a los ciudadanos “generar pensamiento crítico” y tener elementos para ejercer un “voto informado” en los comicios del 1 de julio, cuando se renovarán la presidencia y el Congreso.

“Tenemos las mismas ideas base, y a partir de ahí decidimos organizarnos”, dijo Sotelo.

La #MarchaYoSoy132, según la Secretaría de Seguridad Pública local, convocó a más de 15,000 jóvenes en el centro de la capital del país. Se reunieron en el monumento llamado Estela de Luz, construido con motivo del Bicentenario de la Independencia mexicana en 2010 y al cual consideran símbolo de gasto excesivo del gobierno. De ese punto, algunos caminaron sobre Reforma —una de las principales avenidas de la ciudad— a la columna del Ángel de la Independencia, otros al Zócalo y otros más a una de las sedes de Televisa.

Después de cuatro horas de manifestación, un grupo de unas 500 personas acordó reunirse este sábado en la Plaza de las Tres Culturas, una explanada pública, para definir demandas concretas. Hasta el momento, algunos plantean exigir que el próximo debate entre candidatos a la presidencia sea transmitido en cadena nacional.

Televisa y TV Azteca, la segunda televisora más importante del país, rechazaron transmitir el primer debate presidencial en sus principales canales. TV Azteca incluso programó un partido de futbol en el mismo horario, una decisión que generó polémica y le valió críticas de los partidos de izquierda y ciudadanos.

Manifestantes entrevistados durante la marcha admitieron que el reto que viven los jóvenes de #YoSoy132 es pasar de la protesta a la organización y a la elaboración de propuestas, un punto de vista que comparten algunos analistas.

“Creo que está gestándose un movimiento. Tiene una enorme energía, un comportamiento impecable de la mayoría de los jóvenes, que tienen ganas de hacer cosas. Tiene que dejar de ser un movimiento de fuerza, pasar de la reacción a la propuesta”, dijo Juan Carlos Olmedo, profesor de Humanidades del Tec de Monterrey. 

“Todo ha sido extremadamente rápido”, señaló Patargo. “El siguiente paso es que las universidades nos organicemos”.

Ahora ve
No te pierdas