Controversia electoral: diferencia entre 2006 y 2012

Por:
Tania L. Montalvo

Andrés Manuel López Obrador, candidato del Movimiento Progresista, repite la historia que vivió hace seis años tras la elección presidencial, pero con diferencias significativas

Voto por Voto

1
Sin Pie de Foto
voto por voto  Sin Pie de Foto  (Foto: Cuartoscuro / Archivo)

48 horas después de la jornada electoral, Andrés Manuel López Obrador candidato presidencial de la izquierda, convocó a conferencia de prensa para señalar "inconsistencias" en el 79.5% de todas las casillas instaladas para la elección presidencial y no reconoció los resultados "antes de que se termine el proceso electoral".

La coalición del Movimiento Progresista —que lo postuló a la presidencia—, solicitó el martes a las autoridades electorales un recuento total de los votos emitidos en la jornada de este 1 de julio.

Hace seis años, cuando fue superado en la contienda presidencial por Felipe Calderón, López Obrador y los partidos que lo postularon también exigieron al Instituto Federal Electoral (IFE) abrir todos los paquetes electorales y realizar un nuevo conteo para determinar posibles errores en el resultado de la votación.

En 2006, esta solicitud no era legalmente viable, pero luego de la reforma hecha al Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe), el artículo 295 señala que los consejos distritales deberán hacer un recuento cuando “existan errores o inconsistencias evidentes en los distintos elementos de las actas”, el número de votos nulos sea mayor a la diferencia en los candidatos de la primera y segunda posición con más votos o todos los sufragios favorezcan al mismo partido.

“Con el recuento de votos no estamos pidiendo ningún favor, es lo que marca la Ley, y yo quiero apegarme a la Ley” dijo el 3 de julio.

Según la legislación, sólo los 300 consejos distritales tienen la facultad de decidir si se abrirán o no los paquetes, por lo que el IFE no puede ordenar un recuento total.

El fraude y el pacto de civilidad

2
votos eleccion 2012
votos eleccion 2012  votos eleccion 2012  (Foto: )

En julio de 2006, cinco días después de la elección presidencial, López Obrador declaró que no podía “reconocer ni aceptar los resultados, hay muchas irregularidades, son muchas inconsistencias” y acusó de un fraude con el que, señaló, "nos robaron la Presidencia, la posibilidad de un cambio y llevaron al país a esta tragedia”.

Seis años después, el Instituto Federal Electoral lo invitó — junto con los otros tres candidatos presidenciales—, a firmar un “pacto de civilidad” en el que expresaron su “firme compromiso” a acatar el resultado.

El pacto establece que se respetarán las decisiones del Instituto Federal Electoral y del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, instancia ante la cual la elección puede ser impugnada hasta el 12 de julio.

Sobre los comicios del pasado 1 de julio, López Obrador argumenta que estuvieron "plagados de irregularidades" y que —basado en ese pacto de civilidad—, tiene derecho de acudir a las instancias legales para mostrarlo.

“Algunos quisieran que renunciáramos, que abdicáramos a nuestro derecho. Vamos a hacer uso del derecho que tenemos, de conformidad con la ley para pedir que se limpie, se transparente la elección", dijo dos días después de la elección.

La resistencia civil

3
planton lopez obrador
planton lopez obrador  planton lopez obrador  (Foto: Cuartoscuro / Archivo)

Hace seis años, cuando Andrés Manuel López Obrador fue declarado perdedor de la contienda presidencial, decidió encabezar una “resistencia civil pacífica” y anunció una serie de acciones para fortalecer el llamado al recuento electoral mediante la consigna "voto por voto, casilla por casilla".

Entre otras acciones, organizó una "asamblea permanente" en el Zócalo de la Ciudad de México para conformar y tomar posesión como presidente de un gobierno legítimo e instaló un campamento —durante mes y medio— en avenida Paseo de la Reforma, una de las más importantes de la capital y frente al edificio del Tribunal Electoral.

Según datos de la Confederación de Cámaras Industriales, la de Cámaras Nacionales de Comercio y la Nacional de la Industria Restaurantera, en las primeras dos semanas de plantón, se registraron pérdidas hasta por 280 millones de dólares.

En marzo pasado, al comenzar su segunda campaña presidencial, López Obrador explicó que por el enojo de los "que quienen el cambio verdadero, si no hubiésemos tomado esa decisión (hacer el plantón), hubiera habido muertos. Nosotros queremos el cambio por la vía pacífica. No queremos la violencia”.

López Obrador ha dicho en dos conferencias de prensa, ofrecidas tras los comicios presidenciales, que de no favorecerle el resultado impugnará la elección, pero se ha negado a responder si volverá a tomar las calles bajo el argumento de que en este momento está concentrado en agotar todos los recursos legales.

“Por el bien de la democracia y del país deben de contarse todos los votos, para que no quede duda sobre este tema”, dijo el 3 de julio.

El Instituto Federal Electoral inició este miércoles el conteo oficial de votos en los 300 consejos distritales en los que se divide el país. La noche del martes, en sesión extraordinaria, respondió al Movimiento Progresista que no tiene facultad para ordenar un recuento de todas las casillas y que corresponde a cada uno de los consejos determinar si abre los paquetes para realizar un nuevo conteo.

Los votos entre el primero y segundo lugar

4
conteo boletas 2012
conteo votos boletas 2012  conteo boletas 2012  (Foto: )

Andrés Manuel López Obrador intentó probar en 2006 un “fraude aritmético” con al menos 72,000 actas, que representaban el 60% de las registradas en los comicios.

Según el candidato, en esas actas había alrededor de un millón 500,000 votos "sin sustento", es decir, producto de errores de conteo o de manipulación en la lista nominal. Su argumento era que al revisar esas actas, lograría el triunfo en las urnas frente a su entonces adversario del Partido Acción Nacional (PAN), Felipe Calderón.

Las autoridades electorales determinaron que sólo en el 2.2% de los paquetes había inconsistencias, por lo que se realizó un nuevo conteo en 2,870 actas.

El perredista fue declarado perdedor de la contienda por el 0.56% de los votos (243,934), la diferencia más pequeña que ha existido entre el primer y el segundo lugar en una elección presidencial en México.

Pese a que solo hay resultados preliminares, la diferencia entre López Obrador y su adversario del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto es de seis puntos porcentuales con el 98.95% de los votos contados. 

López Obrador no ha reconocido los datos del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), la noche del domingo anunció que esperará el conteo de los 300 consejos distritales, que inicia este miércoles y puede durar hasta tres días.

Según el PREP, Peña Nieto, tiene 18 millones 727,398 sufragios, tres millones más que López Obrador, quien alcanzó 15 millones 535,117 votos.

Hasta ahora, el abanderado de la izquierda reclama inconsistencias en 113,855 actas, es decir, el 79.5%.