El PRI quiere reformas estructurales antes del cambio de presidencia

Mientras el PRI empuja la aprobación este año de las reformas estructurales, partidos de oposición critican la "urgencia" de la intención
Congreso de la Unión
Congreso de la Unión  Congreso de la Unión
| Otra fuente: CNNMéxico

Impulsar las reformas fiscal, energética y laboral mediante acuerdos en el Congreso de la Unión, y lograr su aprobación incluso antes de su eventual toma de protesta en diciembre próximo, es la prioridad de Enrique Peña Nieto, virtual ganador de la elección presidencial en México.

Desde la campaña electoral y a la fecha, Peña Nieto ha insistido en la importancia de contar con modificaciones constitucionales que le ayuden a cumplir con sus promesas de campaña, como elevar la calidad de vida y salarios de los mexicanos.

La discusión en torno a estas reformas está desde hace al menos 12 años en el Congreso de la Unión, donde los legisladores no han llegado a acuerdos que permitan su aprobación.

Entre las reformas que se discuten está la de abrir a la inversión privada ciertas áreas del sector energético del país, modificar las leyes que rigen la relación obrero patronal que incluye la "modernización de los sindicatos", así como la reestructuración en los tipos de impuesto y la forma en que los contribuyentes cumplen sus obligaciones tributarias.

El diputado priista Alfonso Navarrete Prida, presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, recomendó incluso abrir un período extraordinario de sesiones para discutir y en su caso aprobar las reformas estructurales, antes de la renovación de los legisladores el próximo 1 de septiembre.

En contraparte, el dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y también senador, Pedro Joaquín Coldwell, consideró que "no hay un espacio para un período extraordinario de sesiones, no veo condiciones, esta legislatura está prácticamente en la etapa final", pero confío en que la próxima legislatura sí apruebe las modificaciones.

"La urgencia de las reformas económicas tiene que ver con que el país necesita crecer económicamente a ritmos más altos, hemos gozado de una gran estabilidad macroeconómica sin embargo nuestras tasas de crecimiento en los últimos años han sido muy bajas... necesitamos entrar a las reformas estructurales para poder empezar a generar los empleos que necesita el país", dijo el líder priista en entrevista con CNNMéxico.

Las juntas de coordinación política de ambas cámaras son las encargadas de convocar a los legisladores a los periodos extraordinario de sesiones.

“La intención es allanar el camino a su candidato, para que desde el inicio de su gestión cumpla con las promesas de campaña como mejorar el ingreso de los mexicanos y alcanzar niveles más altos de crecimiento en el país”, agregó Coldwell.

Cuando Peña Nieto presentó a su primer equipo de trabajo, dijo que con ellos pretende impulsar “las reformas económicas que comprometí y que serán fundamentales para el crecimiento económico del país”.

El candidato priista ha dicho que busca concretar iniciativas como permitir el capital privado en actividades de exploración y producción de petróleo; eliminar regímenes especiales y privilegios fiscales; modificar el régimen de financiamiento de la seguridad social actualmente basado en las cuotas obrero-patronal, pasando a uno financiado por impuestos generales, entre otras adecuaciones.

También se ha pronunciado por ampliar la base tributaria, incorporación de los empleos informales a los formales y simplificar el sistema fiscal fusionando el Impuesto Sobre la Renta (ISR) y el Impuesto Empresarial a la Tasa Única (IETU) para que exista un solo impuesto al ingreso.

En las elecciones del 1 de julio, además de elegir presidente, se renovaron las cámaras de Diputados y el Senadores. El PRI será la primera fuerza en ambas cámaras, aunque no alcanza el número de legisladores suficiente para aprobar reformas de ley y a la Constitución por su cuenta.

En la actual legislatura, que inició en el 2009 y que concluye en agosto próximo, el PRI tiene 240 curules por 208 que consiguió en esta elección, mientras que en el Senado pasará de ser la segunda a la primer fuerza con 52 de los 128 escaños.

“Es mucho más favorable el ambiente político que tiene actualmente el país, que el que tendremos en los próximos meses”, dijo Navarrete Prida a CNNMéxico.

“Este congreso tiene tres años de experiencia, nos conocemos, tenemos claro quienes son nuestros interlocutores y quienes son los interlocutores de diversos temas, por lo que facilita llegar a acuerdos”, añadió el legislador.

Navarrete Prida puntualizó que “el candidato tiene colaboradores técnicos en las cámaras, no es que envíe, él tiene dentro de sus equipo de colaboradores incluso cercanos, gente técnica muy preparada para poder llevar adelante cualquier reforma”.

El recién nombrado coordinador de Políticas Públicas de la oficina de Peña, Luis Videgaray, dijo hace un par de semanas en entrevista con CNNExpansión que las propuestas de reforma en materia laboral tienen un grado de avance importante en el Congreso, particularmente en la Cámara de origen (Diputados) y “es deseable y realista pensar que antes de que termine este año tengamos una reforma laboral”.

Para el consultor en temas constitucionales y parlamentarios, Francisco Burgoa, uno de los obstáculos que deberá sortear el PRI es lograr acuerdos.

“El expresidente (Vicente) Fox y el presidente (Felipe) Calderón hubieran podido sacar sus propuestas de reformas si hubieran contado con el apoyo del PRI, pero ahora, los que rechazaron por ser oposición, ahora querrán que se apruebe por ser parte de las propuestas de Peña Nieto, no habrá congruencia”, agregó.

La necesidad de legitimarse

Diputados opositores al PRI, opinaron que detrás del “apuro” de los priistas por aprobar las reformas está la intención de legitimar al candidato frente a la comunidad internacional utilizando un efecto mediático.

“Lo que observamos es un tema de carácter mediático, más que una idea de lo que se pretendería hacer, pero que no está sustentado en los hechos para validar que efectivamente quisieran que eso (las reformas estructurales) salieran”, dijo a CNNMéxico Carlos Cuevas Pérez, diputado del partido gobernante Acción Nacional (PAN).

Añadió que hasta hace unos meses, la fracción del PRI se oponía a la aprobación de las reformas como la reducción en el número de diputados y “ya pasada la elección parece que hay un interés de impulsarlas, se contradicen y pareciera que detrás sólo hay un interés mediático”.

Peña Nieto se encuentra a la espera de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resuelva los juicios de inconformidad presentados por la izquierda y en los que acusa que hubo compra de votos y un probable lavado de dinero en su campaña.

El órgano electoral tiene hasta el 31 de agosto para tomar una decisión y el 6 de septiembre como plazo para entregar la constancia de presidente electo, en caso de resolver a favor del priista.

Jaime Cárdenas, diputado del izquierdista Partido del Trabajo (PT), considera que Peña Nieto "quiere adelantarse, quiere llegar con trabajo resuelto y quiere complacer a aquellos sectores nacionales y extranjeros que apoyaron su candidatura, en contra del interés nacional".

Cárdenas opinó que las iniciativas del PRI irán en concordancia con las propuestas por el PAN y que “no van en el sentido de favorecer a la clase trabajadora de este país, al contrario reducen sus derechos, son reformas que van a gustar mucho en los mercados internacionales, a las grandes empresas de petróleo en el mundo, a los empresarios, pero van a dejar muy a disgusto a los sectores nacionalistas de este país”.

Navarrete Prida respondió que la legitimidad del triunfo de Peña Nieto, está dada por la propia elección en la que 19 millones de mexicanos le dieron su respaldo.

“Al extranjero no necesita legitimarse más que con eso (los votos). Se trata de darle un mensaje al interior de la sociedad mexicana de que vamos por la senda del crecimiento y de que el gobierno que llegue no empiece a administrar problemas sino a dar soluciones”, agregó.

Voluntad política

Aunque todavía no hay ninguna invitación por parte de las juntas de coordinación política tanto de la cámara de Diputados como de la de Senadores, convocando a un periodo extraordinario de sesiones, Navarrete Prida, asegura que con voluntad política, agosto próximo será suficiente para sacar adelante las reformas.

Advirtió sin embargo, que más allá de los grupos parlamentarios, quienes deberán ponerse de acuerdo son los partidos políticos.

“A mi juicio, tendría que haber un acuerdo político mayor, de las fuerzas políticas representadas en las cámaras”, precisó al señalar que la aprobación de al menos tres de las reformas estructurales –energética, fiscal y laboral-, permitiría al próximo gobierno contar con las bases necesarias para cumplir con los compromisos de campaña.

Newsletter
Ahora ve
Autoridades de Corea del Sur recuperan ferry naufragado
No te pierdas