Una agresión al padre Solalinde significaría que no hay Estado: Sicilia

El Movimiento por la Paz pidió este jueves que se garantice la seguridad del defensor de los derechos de los migrantes
alejandro-solalinde  migrantes reciben a solalinde
Verónica Díaz Favela
Autor: Verónica Díaz Favela | Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Una agresión contra el sacerdote y defensor de los derechos de los migrantes, Alejandro Solalinde, sería “el colmo” y enviaría una señal negativa de México, de acuerdo con el poeta Javier Sicilia, uno de los fundadores del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad.

“Si matan al padre Solalinde, esperemos que no suceda, Dios nos libre de esto, el mensaje que estaría mandando es que en este país ya no hay Estado o que el Estado absolutamente está cooptado por el crimen organizado”, dijo Sicilia en entrevista telefónica con CNNMéxico.

En un comunicado emitido este jueves, el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad pidió mayor seguridad para el padre Solalinde, quien administra un albergue para inmigrantes en Oaxaca y que salió del país el pasado 21 de mayo por presuntas amenazas de muerte.

El movimiento que encabeza Sicilia saludó que Solalinde ya se encuentra de regreso en México y sostuvo que es “urgente que el Estado brinde las garantías necesarias para su protección y la de todo el personal del albergue Hermanos en el Camino”, que dirige el padre en Ixtepec, Oaxaca. 

En opinión de Sicilia, “es gravísimo” que Solalinde esté amenazado y que el Estado no haya encontrado a los responsables. Para él, es síntoma de la indefensión que padecen migrantes y mexicanos.

“Aquí nos pueden matar, secuestrar, asesinar, descuartizar y no pasa nada, nadie hace nada por la seguridad, y si nos llega a suceder algo, el crimen va quedar impune”. 

Tras su regreso a México, una computadora le fue robada a Solalinde, indicó el Movimiento. 

A inicios de 2006, el sacerdote comenzó a dar ayuda a los migrantes que llegan en tren a la ciudad de Ixtepec, para continuar su camino rumbo a la frontera norte de México y cruzar hacia Estados Unidos.

En 2007 fundó el albergue y desde entonces el lugar ha padecido dos atentados, mientras que él ha recibido cinco amenazas de muerte, algunas presuntamente de integrantes del grupo criminal Los Zetas, según sus propias denuncias y de Amnistía Internacional.  

El regreso del padre Solalinde a México ocurrió en medio del cierre del albergue para migrantes Lechería, ubicado en Tultitlán, Estado de México, y de disparos con bala contra el comedor de Huehuetoca, en el mismo estado, abierto para amortiguar el cierre del primero. 

Sicilia dijo que los albergues de migrantes deberían ser resguardados por el Ejército y sostuvo que el Instituto Nacional de Migración (INM) debe ser refundado.

“No está funcionando, está lleno de confusión, hay que refundarlo”, dijo.

Ahora ve
Escultores del hielo alistan sus piezas en mercado de Edimburgo
No te pierdas
×