Los nuevos líderes legislativos del PAN, un "acuerdo" de Calderón y Madero

La designación de Cordero y Villarreal como coordinadores parlamentarios refleja un pacto entre los grupos del panismo, dicen analistas
El PAN y el PRD piden investigar recursos del PRI
Autor: Mauricio Torres | Otra fuente: CNNMéxico

El nombramiento de los coordinadores parlamentarios del Partido Acción Nacional (PAN) para la próxima Legislatura, que inicia labores el 1 de septiembre, refleja un “acuerdo” entre los dos principales grupos dentro del panismo, el del presidente Felipe Calderón y el del dirigente Gustavo Madero, según analistas. 

La dirigencia del PAN anunció este lunes que el líder de su bancada en el Senado será el exfuncionario Ernesto Cordero, y el de su bancada en la Cámara de Diputados, el aún senador Luis Alberto Villarreal. 

Cordero es cercano a Calderón y Villarreal a Madero, por lo que, según los especialistas, su designación representa un intento de las agrupaciones panistas por mantener unido al partido, luego de que perdiera las elecciones presidenciales ante el Partido Revolucionario Institucional (PRI). 

“Después de la derrota del 1 de julio, es obvio que tiene que haber un análisis para efectos de ver cuál es el PAN que quieren tener a partir del 1 de septiembre”, dijo Francisco Burgoa, profesor de Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y consultor parlamentario. 

“(El nombramiento) es un intento por llegar a acuerdos al interior del PAN, entre el grupo del presidente y el de otros panistas. Ahí se está buscando equilibrio entre los dos grupos”, señaló. 

Víctor Reynoso, académico de la Universidad de las Américas (UDLA), consideró que la designación de Cordero no es una sorpresa porque, en su opinión, su papel como “hombre fuerte” de Calderón en el Poder Legislativo se perfilaba desde que, en febrero, perdió la contienda interna por la candidatura presidencial panista. 

En el gobierno de Calderón, que inició en 2006, Cordero fue secretario de Desarrollo Social y de Hacienda. Renunció a esa segunda dependencia en septiembre de 2011 para competir por la candidatura del PAN a la Presidencia y, tras ser vencido por la diputada con licencia Josefina Vázquez Mota, el panismo lo presentó a la cabeza de su lista de candidatos a senador por representación proporcional. Al hacerlo, le aseguró un escaño en la Cámara alta. 

Villarreal ingresó en septiembre de 2006 al Senado, donde fue compañero de Madero. Antes, fue diputado federal suplente en la 57 Legislatura, diputado federal propietario en la 58 Legislatura y alcalde del municipio de San Miguel de Allende, Guanajuato, un estado considerado bastión del PAN. 

Reynoso, autor del libro Para entender el Partido Acción Nacional, dijo que otros panistas figuraban como aspirantes a dirigir a los diputados de su bancada, como José González Morfín, cercano a Calderón. Agregó que el hecho de que al final se optara por Villarreal refleja que hubo “consensos” entre el grupo del presidente y el de Madero. 

El “dilema” de ser oposición 

Aunque Cordero será legislador por primera vez y Villarreal no es un panista “de alto perfil”, los analistas consideran que ambos tienen la capacidad para negociar con otras fuerzas políticas. 

“Los dos no son figuras del peso que se esperaba, como sí son los coordinadores del PRI en las dos cámaras (Emilio Gamboa Patrón y Manlio Fabio Beltrones, varias veces legisladores), pero hay que recordar la experiencia de Cordero en Hacienda, que le permitió ser interlocutor con gobernadores, por ejemplo. Villarreal en el Senado tuvo interlocución con Beltrones”, dijo Gustavo López Montiel, profesor del Tec de Monterrey. 

Para los especialistas, en todo caso, el primer reto que enfrentarán los nuevos legisladores del PAN será definir qué tipo de oposición serán frente a un eventual gobierno del priista Enrique Peña Nieto, cuyo virtual triunfo aún debe ser avalado por el Tribunal Electoral federal. 

“El dilema es que si apoyas las propuestas de tu adversario, lo fortaleces. Entonces, lo racional es no apoyarlo. Vamos a ver cuál es la opción del PAN ante las propuestas de Peña Nieto y cuál es la respuesta ante las propuestas del propio PAN”, dijo Reynoso. 

“Dentro del PAN está la tarea de ser una fracción que pueda concretar las reformas estructurales pendientes, como la fiscal, laboral o energética, o las reformas en materia de justicia”, señaló Burgoa. 

La semana pasada, en un encuentro con los legisladores panistas electos, Madero los llamó a no ser una “oposición mezquina”, como afirma que lo ha sido el PRI durante los últimos 12 años de gobiernos panistas. 

En la siguiente Legislatura, el PAN será la segunda fuerza en el Congreso, con 38 senadores y 114 diputados. La primera fuerza será el PRI, con 52 senadores y 207 diputados, que deberá negociar con otros partidos para conseguir la mayoría simple que exige aprobar una reforma de ley y la mayoría calificada que requieren reformas a la Constitución. 

Tras su nombramiento como líder de los senadores panistas, Cordero aseguró que la agenda legislativa del PAN “no estará sujeta a cálculos políticos”. Villarreal afirmó que el panismo impulsará las leyes que México necesita, pero no dará “cheques en blanco” a otras fuerzas políticas.

Newsletter
Ahora ve
29 reos escapan por un túnel de un reclusorio de Tamaulipas
No te pierdas