La estrategia que Calderón pide continuar a Peña

Por:
Tania L. Montalvo

El presidente asegura que deja las bases para lograr la seguridad, por lo que pide a su sucesor seguir su plan contra el crimen organizado

La estrategia que Calderón pide continuar a Peña

1
felipe calderon sesion consejo seguridad
felipe calderon sesion consejo seguridad  felipe calderon sesion consejo seguridad  (Foto: )

A 54 días de que Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), releve a Felipe Calderón como presidente de México, se han acelerado los trabajos para una transición ordenada, según la Oficina de Presidencia.

Eso ha incluido dos reuniones entre el equipo del presidente electo y el gabinete de seguridad del presidente, militante del Partido Acción Nacional (PAN), para detallar cómo se implementó la Estrategia Nacional de Seguridad, que inició en diciembre de 2006 para combatir el narcotráfico.

La Estrategia se puso en marcha porque su equipo determinó, al inicio su mandato, que el país había dejado de ser un sitio de “mero tránsito de drogas, para convertirse en un país de consumo”, lo que llevó a los criminales a buscar nuevos mercados y fortalecer su práctica de narcomenudeo, con lo que empezó la violencia por el “dominio de plazas y regiones enteras del territorio mexicano”, explicó Calderón en septiembre pasado en su mensaje con motivo del VI Informe de Gobierno.

Calderón ha pedido a Peña Nieto “no echarse para atrás” en el combate a la delincuencia, pero también dijo que “la única manera de terminar verdaderamente con la problemática de inseguridad es perseverar en la Estrategia”.

Estos son los tres pilares de la Estrategia y los logros que el gobierno federal enlista para cada uno de ellos.

En contra de las organizaciones criminales

2
presentacion de detenidos
la familia-caballeros-templarios  presentacion de detenidos  (Foto: Cortesía)

El primer eje de la Estrategia consiste en “la acción de las Fuerzas Federales” en contra del crimen organizado, con el que, según Calderón, se impidió que “los delincuentes tomaran el control del Estado mexicano”.

El gobierno federal niega que los operativos a cargo de la Policía Federal, el Ejército y la Marina propicien que haya más violencia en el país y asegura que cada uno de éstos “han sido en apoyo de las comunidades y a solicitud de las autoridades locales”.

Actualmente, hay 13 operativos para combatir el crimen organizado en Aguascalientes; Cancún, Quintana Roo; Chiapas-Campeche-Tabasco; Chihuahua; Culiacán-Navolato, Sinaloa; Guerrero; La Laguna en Saltillo-Torreón-San Pedro de las Colonias, Coahuila y en Lerdo, Gómez-Palacio, Durango; Michoacán; Noreste en Monterrey; San Luis Potosí, San Luis Seguro; Noreste en Tamaulipas; Tijuana, Baja California y Veracruz.

Felipe Calderón también hace énfasis en que con la Estrategia se ha logrado inhabilitar a 24 de los 37 criminales más buscados en el país, según la lista publicada en 2009 por la Procuraduría General de la República (PGR). Y que, en total, se ha detenido a 190,543 presuntos delincuentes vinculados al crimen organizado.

El 6 de octubre, el Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI) ordenó a la PGR informar el estatus jurídico de los detenidos, para conocer cuántos fueron liberados, consignados ante un juez o sentenciadas a prisión.

Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Marina, Ejército y Policía Federal, acumulan el 34% de las denuncias por violaciones a garantías individuales en lo que va de 2012 ya sea por detenciones arbitrarias, tortura o desaparición forzada.

El presidente mexicano dice que estos casos son “la excepción” en el trabajo de las fuerzas federales contra el crimen.

Fortalecer instituciones de seguridad y de justicia

3

Contra la corrupción en las instancias de procuración de justicia, el gobierno federal puso en marcha la Operación Limpieza. Según cifras oficiales, hasta julio de 2012, había 12 procesos contra 19 servidores de la PGR por su presunto vínculo con el crimen organizado.

El segundo pilar de la Estrategia contempla procurar una mejor calidad de vida para militares y marinos, por lo que en el sexenio aumentó en promedio 119% su ingreso. También hace énfasis en que el 99% de los militares y 95% de los marinos recibieron cursos de capacitación en material de derechos humanos.

Sobre la Policía Federal (PF), Felipe Calderón ha llamado “su legado” a esta institución que creció cinco veces al pasar de 6,489 elementos en 2006 a 36,940 en la actualidad.

El gobierno federal destaca que a la PF se incorporaron 8,600 jóvenes con perfil universitario y se creó la División Científica que atendió 11,264 denuncias por delitos cibernéticos el año pasado.

El plazo para tener al total de policías evaluado vence en enero de 2013, por lo que, organizaciones civiles denuncian que no se cumplirá con la depuración de las instituciones policiales.

Según la organización Causa en Común, de los 37,604 policías locales que reprobaron los exámenes de confianza, sólo el 8% de ellos ha sido dado de baja y el gobierno federal no ha podido obligar a los estados a cumplir con la aplicación de las evaluaciones.

La reconstrucción del tejido social

4
Felipe Calderon villas de salvarcar
Felipe Calderon villas de salvarcar  Felipe Calderon villas de salvarcar  (Foto: Cuartoscuro / Archivo)

Con el tercer pilar de la Estrategia se puso en marcha los programas Recuperación de Espacios Públicos y el Programa Hábitat, para recuperar espacios públicos y centros de desarrollo comunitario en zonas "comúnmente" afectadas por la violencia.

Según cifras del VI Informe de Gobierno, entre enero y junio de 2012 se aprobó el rescate de 466 espacios públicos que "estaban tomados por el crimen".

Además, en el sexenio se inauguraron 335 Centros Nueva Vida en 261 municipios para atender a 7.6 millones de personas con terapias y pláticas de sensibilización sobre el impacto del uso de las drogas.

Otro de los programas enfocado a la reconstrucción del tejido social es el de Escuela Segura, que se aplica en 47,316 instituciones educativas del país, a las que asisten casi once millones de alumnos.

La última vez que el gobierno federal informó sobre el número de muertos en el país por hechos vinculados al crimen organizado, combatido con esta Estrategia de tres pilares, fue en enero de 2012, cuando se entregaron cifras para el periodo diciembre 2006 a septiembre de 2011, cuando se informó que eran 34,612, además de 5,397 desaparecidos según cifras de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH). 

Organizaciones civiles denuncian que actualmente son más de 60,000 muertos y más de 10,000 desaparecidos debido a una "estrategia fallida" que se basa en la "militarización del país".