La reducción de la violencia, vital para el programa de seguridad de Peña

El éxito de la nueva estrategia de seguridad dependerá de aumentar la confianza ciudadana en un corto plazo, coincidieron expertos
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico

El éxito de la estrategia de seguridad de Enrique Peña Nieto dependerá de que logre reducir la violencia durante su primer año de gobierno y cambiar la percepción de que México es un país inseguro.

Tras haber escuchado las bases del programa de Enrique Peña Nieto en materia de justicia y seguridad, durante el programa México en la Transición de CNNMéxico.com y CNN en Español, expertos en dichos temas coincidieron en que luego de reducir los índices de violencia, la administración del priista podrá mejorar la confianza de la ciudadanía y trabajar en afianzar la coordinación entre los tres niveles de gobierno.

"En términos de objetivos está claro que se debe reducir la violencia. En el primer año hay que focalizar acciones contra actos que generan zozobra en la sociedad", dijo Alejandro Hope, investigador del Instituto Mexicano de la Competitividad.

Al respecto, Jorge Carlos Ramírez Marín, vicecoordinador de Seguridad y Justicia del equipo de Peña, dijo en el Foro CNN México Opina, que la prioridad del presidente electo es "recuperar la paz y que los mexicanos puedan disfrutar del país al reducir los delitos de más alto impacto".

La tasa de homicidios dolosos aumentó 51% en el sexenio de Felipe Calderón, según cifras de la Secretaría de Seguridad Pública, mientras que los delitos del fuero común pasaron de 115 a 123 por cada 100,000 habitantes.

Aunado a la reducción de esos delitos se debe pensar en atender oportunamente a las víctimas de la violencia, dijo Elena Azaola, investigadora de seguridad en el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS).

Pero para los expertos que asistieron al primero de tres foros con el equipo de transición, la reducción de la violencia y atención oportuna a las víctimas también podría traducirse en mejorar la confianza de la ciudadanía, tema que fue señalado por Miguel Ángel Osorio Chong, coordinador general de Política y Seguridad, como otra de las prioridades de Peña Nieto.

Para Ernesto López Portillo Vargas, presidente del Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde), la intención del nuevo gobierno en generar confianza es destacable porque "no es común que los funcionarios o los candidatos a asumir posiciones de la mayor relevancia se interesen".

"Ahora falta que en los hechos las instituciones a través de rendición de cuentas y transparencia se ganen esa confianza, pero también que haya canales participativos para que a nivel comunitario, desde municipios, y en los estados con el apoyo de la federación las comunidades tengan la capacidad de participar, para construir comunidades seguras", dijo.

El principal motivo por el que los ciudadanos mexicanos no denuncian un delito es por la "desconfianza en la autoridad", según cifras de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2011 (Envipe).

Además, en promedio, el 40% de los mexicanos tiene "poca" confianza en la policía y en el ministerio público de su entidad, según la misma encuesta.

En ese sentido, el equipo de transición de Peña Nieto hizo hincapié en mejorar la coordinación entre los tres niveles de gobierno y entre instancias de procuración de justicia federales, estatales y municipales, para abonar a la comunicación con la ciudadanía.

María Elena Morera, presidenta de la asociación civil Causa en Común, dijo que las primeras acciones del siguiente sexenio deben ir encaminadas a la transparencia y la rendición de cuentas.

"Si pudiera elegir una acción de todo el programa de Enrique Peña Nieto como presidente, elegiría un combate frontal a la corrupción. Si solucionáramos la parte de la corrupción, solucionaríamos el 50% de los problemas del país", comentó Morera.

Enrique Peña Nieto tomará posesión el 1 de diciembre próximo, pero antes de ello, según su equipo de transición, presentará un programa integral de seguridad en el que replanteará la actual Estrategia Nacional de Seguridad del presidente Calderón, que fue criticada por Ricardo Sepúlveda, director Ejecutivo del Observatorio Nacional Ciudadano.

"Se ha aceptado que falló la estrategia, más bien no ha habido estrategia, se fue parchando, se fueron añadiendo acciones y a la mitad del camino se empezó a hablar de prevención, pero nunca hubo una estrategia integral y eso es lo que tiene que haber con el nuevo gobierno", señaló.

Según cifras oficiales, el delito de mayor incidencia en México es el robo con 667 por cada 100,000 habitantes; para Andrés Rozental, presidente del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales, la acción prioritaria en el gobierno de Enrique Peña Nieto debe ser abatir esa clase de delitos, "que más impactan a la sociedad", pero siempre en un marco de respeto a los derechos humanos.

"Se necesitan establecer prioridades (y la ) que ha señalado el presidente electo (es la reducción de violencia y protección a la ciudadanía. Todo lo demás debe tomar un segundo lugar", consideró el exembajador para Misiones Especiales durante el sexenio del panista Vicente Fox.

La actual Estrategia de Seguridad inició en diciembre de 2006 y consta de lo que el gobierno federal ha llamado tres "pilares fundamentales" que son el combate frontal a las organizaciones criminales, el fortalecimiento de instituciones de seguridad y justicia y la reconstrucción del tejido social.

Felipe Calderón ha pedido a Peña Nieto "no echarse para atrás" en el combate a la delincuencia, pero también dijo que "la única manera de terminar verdaderamente con la problemática de inseguridad es perseverar en esa Estrategia", con lo que no coincidió el equipo del presidente electo ni los especialistas en seguridad.

"Desde el 1 de diciembre tienen que tener acciones contundentes, tienen que haber políticas públicas específicas, generar confianza, atender a las víctimas y exigir acciones concretas con una nueva estrategia", enfatizó Carlos Requena, consejero de México Unido Contra la Delincuencia. 

Con información de Tania L. Montalvo, Óscar Balderas y Susana Moraga

Ahora ve