La reforma laboral avanza con menos obligaciones para los sindicatos

El documento fue aprobado por la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados, que modificó o quitó puntos que había agregado el Senado
Autor: Mauricio Torres | Otra fuente: CNNMéxico

La reforma laboral fue aprobada durante la madrugada de este jueves en la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados, donde se modificaron o retiraron las obligaciones para los sindicatos que el Senado había aprobado a finales de octubre.

El aval al documento, que se prevé sea llevado al pleno este mismo jueves, se produjo con los votos a favor de dos de los tres principales partidos, el Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN), así como del Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza (Panal).

El respaldo del PAN a la reforma causó molestia entre los diputados de la izquierda, que la semana pasada acordaron aliarse con los panistas para impulsar más reglas para los sindicatos.

Los panistas y la izquierda habían acordardo promover cuatro artículos —371, 373, 388 bis y 390—, referentes al método para que las organizaciones gremiales elijan a sus líderes, a la rendición de cuentas que éstos deben hacer y a los requisitos para la firma de contratos colectivos.

El PAN, sin embargo, accedió a votar a favor una nueva propuesta de redacción elaborada por el PRI.

Los cambios aprobados establecen que los sindicatos podrán elegir a sus dirigentes por voto libre, directo o indirecto y secreto. La izquierda exigía que el único método fuera el voto libre, directo y secreto.

También se retiró la obligación para los líderes sindicales entreguen copias de sus informes a todos sus agremiados y se eliminaron los artículos 388 bis y 390, que señalaban un mecanismo para que un sindicato consultara a sus integrantes antes de firmar un contrato colectivo.

Se prevé que esos últimos dos puntos se discutan en lo particular en el pleno de la Cámara baja.

Los panistas aseguraron que las medidas aprobadas representan un "avance" en la regulación de las organizaciones gremiales.

"En este documento retomamos en la Cámara de Diputados la democracia, la transparencia y la rendición de cuentas", dijo el panista Alfredo Botello al defender el dictamen.

Para los legisladores de izquierda, por el contario, las modificaciones representan un "retroceso" respecto de lo que había avalado el Senado.

"Veo con tristeza que se ha impuesto el corporativismo", dijo Luisa María Alcalde, de Movimiento Ciudadano.

Martí Batres, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), acusó a los panistas de haberse dejado "amenazar" por el PRI.

"Los panistas se asustaron, se apanicaron, por eso doblaron las manitas", dijo el perredista en una de sus intervenciones. "Están matando lo único bueno (de la reforma)", añadió.

Momentos después, la panista Esther Quintana declaró no compartir esa visión "fatalista" sobre la reforma laboral y respondió a los señalamientos de Batres.

"No me amenazó nadie en lo particular ni me doblaron las manitas", dijo.

La aprobación de la reforma en comisiones ocurrió en una sesión de más de cinco horas, que comenzó con reclamos de la izquierda bajo el argumento de que sus integrantes fueron excluidos de la redacción del proyecto de dictamen.

Con el aval, el documento propuesto por el presidente Felipe Calderón se acerca a su promulgación.

El texto fue aprobado por la Cámara de Diputados a finales de septiembre y recibió el visto bueno del Senado un mes después, aunque debido a que los senadores le hicieron modificaciones, la Cámara baja debía volver a revisarlo.

Si es avalado en el pleno, tendrá que regresar al Senado y éste enviarlo al presidente para su publicación.

Entre otras medidas, la reforma establece nuevas modalidades de contratación, contratos por hora y normas para la subcontratación o outsourcing. Los partidarios de esas medidas aseguran que modernizarán el mercado laboral e impulsarán la economía. Sus detractores las consideran perjudiciales para los trabajadores.

Ahora ve
No te pierdas