La exalcaldesa de Tiquicheo murió por un golpe "severo" en la cabeza

El cuerpo de María Santos Gorrostieta Salazar, quien ya habría sufrido dos atentados, fue localizado en el municipio de Cuitzeo, Michoacán
| Otra fuente: CNNMéxico

María Santos Gorrostieta Salazar, exalcaldesa de Tiquicheo, municipio de Michoacán, murió a consecuencia de un traumatismo craneoencefálico severo, informó este viernes la Procuraduría General de Justicia del estado de Michoacán (PGJE).

Después de haber sido realizada la necropsia, los especialistas identificaron la causa de la muerte, informó la dependencia estatal en un comunicado.

El cuerpo de Gorrostieta Salazar fue encontrado el jueves en una brecha de San Juan Tararameo, del municipio de Cuitzeo en Michoacán. El viernes, familiares de la exedil acudieron al Servicio Médico Forense para reconocer el cadáver, detalla la dependencia en el documento. 

La exalcaldesa fue reportada como desaparecida por un familiar el 14 de noviembre ante la Dirección de Antisecuestros y Extorsiones de la propia Institución.

Al ser localizado, su cuerpo tenía huellas de haber sido atado de manos y un golpe en la nuca, informó la agencia Notimex. 

La expresidenta municipal sufrió dos atentados cuando estuvo en el cargo, entre 2008 y 2011.

El primer atentado del que fue víctima se registró el 15 de octubre de 2009, cuando un grupo armado atacó el vehículo donde viajaba en la comunidad de El Limón, en Michoacán, ahí perdió la vida su esposo, José Sánchez Chávez, quien ya había sufrido un atentado el 21 de enero de 2009.

El 22 de enero de 2010, Gorrostieta sobrevivió a un segundo atentado cuando se dirigía a un evento en Ciudad Altamirano, en Guerrero, estado vecino de Michoacán, cuando su vehículo fue emboscado por hombres armados; en el ataque resultó herido también su hermano y una reportera.

En enero de 2011, Gorrostieta dio a conocer fotos de las heridas tras los ataques. 

“Quise mostrarles mi cuerpo herido, mutilado, vejado, porque no me avergüenzo de él, porque es el resultado de grandes desgracias que han marcado mi vida, la de mis hijos y mi familia”, dijo la entonces alcaldesa de emanación priista y que se afilió al PRD en agosto de 2010.

Gorrostieta renunció al Partido Revolucionario Institucional (PRI) tras denunciar que el partido no la apoyó tras los atentados.

Ahora ve
No te pierdas