Un alcalde víctima de atentado señala a policías estatales de Durango

Los cuerpos de su esposa y uno de sus hijos fueron hallados calcinados junto al sito del ataque y tiene familiares desaparecidos
durango gobernador jorge herrera
durango gobernador jorge herrera  durango gobernador jorge herrera  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Richard Ibarra | Otra fuente: CNNMéxico

El alcalde del municipio duranguense de Indé, Eduardo Ruiz, confirmó este martes la muerte de su familia durante un ataque perpetrado el domingo pasado por presuntos integrantes del crimen organizado con ayuda de policías municipales y agentes de la policía estatal.

La versión del funcionario municipal, quien resultó ileso a la ofensiva, contradice las declaraciones de la fiscal general, quien informó el lunes sobre un enfrentamiento.

La Fiscalía General del Estado (FGE) confirmó ese día que ocho civiles murieron el domingo en un enfrentamiento entre presuntos delincuentes y elementos de la Policía Estatal Acreditable, en el municipio norteño de Indé, ubicado a 345 kilómetros al noroeste de la capital.

En un inicio la fiscal de Durango, Sonia de la Garza Fragoso, indicó que la balacera fue generada por policías estatales al frustrar un intento de plagio contra el alcalde. Esa información no fue descartada por el secretario general de Gobierno, Jaime Fernández Saracho, al asegurar que los policías realizaban un recorrido de vigilancia cuando fueron agredidos a tiros.

Sin embargo, el alcalde de Indé, Eduardo Núñez, declaró la tarde del martes a una televisora local, que cuatro de los ocho fallecidos eran integrantes de su familia y aseguró que entre las víctimas quedaron los cuerpos de la esposa de su sobrino con seis meses de embarazo y su hijo de cuatro años de edad, quienes quedaron calcinados.

Los cadáveres carbonizados de sus cuatro familiares fueron localizados en una bodega contigua al sitio de la balacera, donde además había 300 pacas de avena que propagaron del incendio, dijo el edil.

Núñez reveló que todo se trató de un ataque en el que participaron policías de su municipio y elementos de la policía estatal: “Entre la gente armada existían dos vehículos estatales, una unidad era tripulada por una mujer policía a quien le agradezco que me haya dado la salida porque no intervino, pues ella se agachó y disimuló cuando yo iba huyendo con mis dos hijos y dos sobrinos”, dijo la noche del martes en entrevista para Canal 12.

Relató que los balazos se escucharon mientras realizaban trabajos propios de la ganadería en un rancho familiar.

“Nosotros nos encontrábamos en unos corrales de mi propiedad y de mis hermanos, en compañía del médico veterinario Luis Uriel García Talavera, originario de Zacatecas y quien fue recomendado por los ganaderos de Chiapas para hacer una sincronización de vaquillas”.

El médico veterinario murió, mientras que cinco personas más permanecen desaparecidas: Diego Ernesto Núñez Morales (hijo del alcalde), Blacerasto Núñez (hermano), Ricardo Núñez Garay (sobrino), Israel Núñez Garay (sobrino) y José Juan Núñez Santana (sobrino).

Todo ocurrió a las 17:00 horas del pasado domingo, cuando estaban en los corrales y se acercó una camioneta de color rojo, de la que descendieron hombres armados para amenazar, recordó el presidente municipal.

Durante los disparos un hermano del alcalde intentó establecer un diálogo con los atacantes, relató: “'No te debemos nada, no te hemos hecho nada', les dijo;  a lo que los pistoleros respondieron: 'de todos modos se los va a llevar la chingada'”.

Reiteró que los hombres armados, a quienes identificó por añejas rencillas familiares, eran acompañados por policías estatales uniformados y que llegaron en dos patrullas, mientras que los agentes municipales “siempre han pertenecido a los sicarios, trabajan para ellos no nomás en Indé, sino en muchos municipios de Durango”.

Núñez admitió que en su municipio hay ingobernabilidad, debido a que no hay control de la policía. Dijo estar convencido de que la corrupción no sólo existe en un nivel de gobierno, sino en todos los ámbitos.

Según el edil, él y su familia huyeron de Indé para no poner en riesgo a más parientes, y que ya pensó en solicitar seguridad privada para seguir gobernando esa demarcación.

Mientras tanto, Núñez fue rescatado por militares y pidió reguardo. Ahora, junto con familiares y unos 10 trabajadores del rancho que sobrevivieron a la balacera, permanecen refugiados en el cuartel principal de la Décima Zona Militar, ubicado en el poblado 5 de Mayo de la capital duranguense.

Contó que permanecerá escondido hasta que estado le proporcione seguridad privada para seguir despachando, y que en su ausencia el secretario del ayuntamiento se hirá cargo de Indé.
 
Por su parte, el secretario general de gobierno, Jaime Fernández Saracho, evitó abundar sobre la acusación que hiciera el alcalde de Indé en contra de agentes de la Policía Estatal Acreditable.

El funcionario estatal declaró este miércoles a CNNMéxico que él fue la primera persona que mantuvo comunicación con el edil Núñez, quien le informó lo ocurrido: “No puedo decir que el alcalde está mintiendo, tenemos que conformarnos con los resultados de la investigación.

"Cuando hay una circunstancia de esta naturaleza lo que se tiene que hacer es interponer una denuncia, ya que no se puede litigar a través de los medios de comunicación una situación tan grave", dijo el funcionario estatal.

Durango ocupa el primer lugar a nivel nacional con el mayor número de asesinatos de alcaldes en los últimos cinco años, con base en lo que establece el último estudio de la Federación Nacional de Municipios de México (Fenamm).

El análisis de Crímenes y Atentados en Contra de Autoridades Municipales establece que Durango se ubica a nivel nacional como el estado con la mayor cantidad de agresiones y asesinatos a Presidentes Municipales; le siguen Michoacán y Oaxaca.

En los últimos cuatro años, cuatro alcaldes fueron asesinados, otro está desaparecido, uno más huyó al extranjero por amenazas y la desaparición de uno de sus hijos; el caso más reciente es el que ocurrió el pasado fin de semana en Indé.

De acuerdo a la (Fenamm), los Presidentes Municipales de ciudades pequeñas mantienen mayor vulnerabilidad a recibir ataques pues el 86 % de estos asesinatos corresponden a municipios con una población menor a 50,000 habitantes.

Alcaldes asesinados, desaparecidos y amenazados en Durango

Junio 2008

Fue denunciada la desaparición del alcalde del municipio de Topia, Manuel de Jesús Angulo Torres. Hasta el momento se desconoce su paradero.

Febrero 2009

El presidente municipal de Otáez, Claudio Reyes Núñez,  fue encontrado muerto y envuelto en una cobija en el fraccionamiento capitalino Santa Amelia.

Junio 2009

El alcalde del municipio de Ocampo, Luis Carlos Ramírez, fue asesinado por un grupo armado que previamente asesinó a dos jóvenes estudiantes de esa demarcación. En el 2008 ya había sufrió un atentado cuando se encontraba en un billar.

Febrero 2010

El alcalde de San Bernardo, José Carmen Torres Romero, abandonó el cargo y se fue del país por amenazas de muerte contra él y su familia.

Febrero 2010

El jefe de la comuna del Mezquital, Manuel Estrada Escalante, fue acribillado cuando cenaba en un restaurante, ubicado al sur de la ciudad de Durango.

Julio 2010

Desapareció Alfonso Peña Peña, alcalde con licencia que resultó electo como diputado por el distrito 08 que abarca el territorio de Tepehuanes. Fue alcalde de esa demarcación durante el trienio de 2007-2010.

Marzo de 2012

Fue localizado el cadáver de Alfonso Peña, los restos estaban en una fosa clandestina hallada en la capital duranguense.

Noviembre 2010

El recién nombrado alcalde de San Bernardo, Jaime Lozoya Ávila, fue emboscado por un grupo de hombres armados que lo golpearon hasta dejarlo inconsciente. Horas después dejó de existir en un nosocomio particular de la capital.

Noviembre 2012

El alcalde de Indé, Eduardo Núñez, huye de su municipio tras sufrir un ataque.

Ahora ve