6 diferencias entre Marcelo Ebrard y Miguel Mancera

Por: Mauricio Torres

Las carreras políticas del jefe de gobierno saliente del DF y su sucesor contrastan en sus orígenes, retos, triunfos y aspiraciones

Sus inicios

1
Ebrard-Mancera
Ebrard-Mancera  Ebrard-Mancera  (Foto: Cuartoscuro Archivo)

Miguel Ángel Mancera recibe este miércoles el gobierno de la Ciudad de México de manos de Marcelo Ebrard, con lo que comienza el cuarto mandato de la izquierda en la capital del país. 

Ambos políticos tienen en común haber trabajado juntos y haber sido postulados por la coalición conformada por los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano (antes llamado Convergencia), pero sus carreras políticas tienen varios contrastes. Una de esas diferencias está en el origen de sus trayectorias.

Antes de afiliarse al PRD, Ebrard, de 53 años, fue militante del Partido Revolucionario Institucional (PRI). En gobiernos priistas trabajó en la Secretaría General del desaparecido Departamento del Distrito Federal en 1992 y, de 1993 a 1994, como subsecretario en la Cancillería. Con los gobiernos perredistas en la capital, fue secretario de Seguridad Pública y de Desarrollo Social en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, antes de alcanzar la jefatura de gobierno.

Mancera, de 46 años, no tiene filiación partidista. Abogado de profesión, su carrera comenzó como asesor en la Asamblea Legislativa del DF (ALDF) y después fue funcionario en las secretarías de Seguridad Pública y Desarrollo Social locales, así como en la Procuraduría General de Justicia del DF (PGJDF), a cuya dirección llegó en el mandato de Ebrard.

Dos tragedias de distintas consecuencias

2
San Juan Ixtayopan
San Juan Ixtayopan  San Juan Ixtayopan  (Foto: Cuartoscuro Archivo)

Dos tragedias ocurridas en la Ciudad de México tuvieron efectos diferentes en las carreras de ambos políticos. 

En noviembre de 2004, cuando Ebrard era secretario de Seguridad Pública local, tres policías federales que investigaban la venta de droga en San Juan Ixtayopan, Tláhuac, en el sureste de la capital, fueron linchados por un grupo de habitantes de la localidad que dijeron haberlos confundido con delincuentes.

Dos de los agentes murieron a raíz de los hechos, de los que el gobierno federal, encabezado por Vicente Fox, del Partido Acción Nacional (PAN), responsabilizó al gobierno de la Ciudad de México, que dirigía Andrés Manuel López Obrador. Entonces, Fox destituyó a Ebrard de su cargo, ejerciendo facultades que la ley da al presidente. Poco después, López Obrador reintegró a Ebrard a su gabinete como secretario de Desarrollo Social. 

En contraste, Mancera apareció en el escenario político en 2008 (cuando Ebrard ya era jefe de gobierno) por la destitución del procurador Rodolfo Félix y del secretario de Seguridad del DF, Joel Ortega. Su salida fue por las consecuencias de un operativo policial en la discoteca News Divine que derivó en la muerte de nueve personas, la mayoría menores. Tras el incidente, Mancera ocupó el lugar de Félix y empezó a captar la atención de los medios.

Sus triunfos

3
Ebrard-Mancera-3
Ebrard-Mancera-3  Ebrard-Mancera-3  (Foto: Cuartoscuro Archivo)

Los dos candidatos ganaron sus respectivas elecciones por un amplio margen, pero la diferencia con la que venció Mancera dobló la que tuvo Ebrard y es la más amplia desde que los ciudadanos del DF empezaron a elegir a sus gobernantes, en 1997.

En 2006, Ebrard ganó el 46.37% de los votos, contra el 27.26% de Demetrio Sodi, del PAN; el 21.59% de la priista Beatriz Paredes; el 2.28% de Alberto Cinta, del Partido Nueva Alianza (Panal), y el 1.05% de Gustavo Jiménez Pons, del desaparecido Alternativa Socialdemócrata y Campesina.

En 2012, Mancera obtuvo el 63% de los sufragios, con lo que superó por más de 40 puntos a la priista Paredes, que volvió a competir y consiguió el 19% de las papeletas. Con Isabel Miranda de Wallace, el PAN se fue al tercer lugar con 13% y el Panal, con Rosario Guerra, se quedó en 1.2%.

Después de los comicios, varios perredistas dijeron que el triunfo de Mancera representa un respaldo de la ciudadanía a lo que ha hecho la izquierda en 15 años de gobierno. “También tuvo mucho que ver lo hecho por Marcelo Ebrard en estos seis años. Es decir, se combinó lo realizado por Ebrard con el carisma de Mancera”, dijo entonces el exsecretario de Turismo local, Alejandro Rojas Díaz-Durán.

Los tiempos de la reforma política del DF

4

Tanto Ebrard como Mancera se han pronunciado a favor de que el Congreso de la Unión apruebe una reforma política del Distrito Federal, para que la ciudad adquiera el mismo estatus jurídico que los 31 estados del país. 

Actualmente, la capital no tiene su propia Constitución, sino que se rige por un Estatuto de Gobierno. Además, a diferencia de los municipios, sus delegaciones no tienen cuerpos policiales propios, sino que las tareas de seguridad pública las lleva a cabo una policía al mando del gobierno central.

Ebrard comenzó a impulsar su proyecto de reforma política del DF a mediados de su mandato, en 2009. Un año después consiguió el apoyo de los partidos representados en la Asamblea Legislativa y llevó el proyecto al Poder Legislativo, donde no se concretó. 

Por el contrario, Mancera empezó a promover su propuesta incluso desde antes de asumir el poder, a través de reuniones y foros con los líderes de los principales partidos en el Senado. Aunque todavía no existe un calendario para analizar el tema, los legisladores han señalado que hay condiciones para discutirlo y que pueda avanzar.

Sus relaciones con los presidentes

5

Tras las elecciones de 2006, Ebrard se negó a reunirse con el entonces presidente electo, el panista Felipe Calderón, cuyo triunfo desconoció Andrés Manuel López Obrador. El antecesor de Ebrard en el Gobierno del DF (GDF) afirmaba que Calderón, con quien perdió por una diferencia menor a un punto porcentual, había cometido un fraude electoral. 

“A nosotros no se nos olvida quién nos eligió y para qué nos eligió. Nunca se nos va a olvidar así nos inviten a Los Pinos (la casa presidencial) a comidas. No vamos a ir. Nosotros vamos a estar con ustedes”, dijo Ebrard a ciudadanos en 2007. 

Fue hasta el 30 de octubre pasado que terminó el distanciamiento entre Calderón y Ebrard, cuando ambos participaron en la inauguración de la Línea 12 del Metro de la ciudad, una de las principales obras públicas del mandato del perredista.

Mancera, por el contrario, se reunió con Calderón después de ser declarado jefe de gobierno electo y también ha sostenido encuentros con el presidente Enrique Peña Nieto, militante del PRI, a quien López Obrador también acusa de haber cometido fraude electoral. Al respecto, Mancera ha señalado que su relación con Peña Nieto será “por la vía institucional” y que, a pesar de que respeta a López Obrador, tiene “un trabajo que cumplir con la ciudadanía”.

Sus aspiraciones

6
Ebrard-Mancera-2
Ebrard-Mancera-2  Ebrard-Mancera-2  (Foto: )

A finales de 2011, Ebrard compitió por la candidatura presidencial de la izquierda, pero perdió en el proceso interno frente a López Obrador, que se postuló por segunda ocasión. 

Ahora, el perredista afirma que volverá a buscar la candidatura de la izquierda para los comicios de 2018. Dice que empezará a trabajar en ello una vez que concluya su mandato en el gobierno capitalino y que podría buscar dirigir el PRD para que el partido sea la “plataforma” de su postulación.

En septiembre, Ebrard dijo que para ganar la presidencia la izquierda debe formar un “frente amplio” que postule al candidato más capaz. En esa lista de aspirantes incluyó al propio Mancera. “No hay que hacerlo de lado, sería un error”, señaló. 

Cuestionado sobre el tema, Mancera ha rechazado que vaya a competir con Ebrard por la candidatura de la izquierda en 2018. Asegura que de momento está concentrado en cumplir sus seis años de mandato al frente del gobierno de la capital.