La reforma educativa busca "dignificar" la labor docente con evaluación

En la iniciativa se busca que los docentes obtengan y conserven una plaza en el sistema educativo solo tras probar sus aptitudes
  • A+A-
Por: Tania L. Montalvo
Autor: Tania L. Montalvo | Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

La iniciativa a reforma educativa presentada este lunes por el presidente Enrique Peña Nieto propone elevar a rango constitucional el servicio profesional docente para los maestros y otorgar autonomía al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

De aprobarse esta modificación al sistema educativo del país, la evaluación continua a profesores a cargo del INEE será obligatoria y los resultados de ésta serán la base para que los profesores puedan obtener y conservar sus plazas de trabajo o ser promovidos a puestos directivos.

"La discrecionalidad ha dejado muchas veces de lado a miles de maestros con preparación y capacidad necesarias para acceder a los cargos de dirección y supervisión. Por eso, la iniciativa propone declarar nulos los ingresos y promociones que no se realicen conforme a la ley", dijo este lunes el secretario de Educación, Emilio Chauyffet.

La iniciativa contempla cambios al artículo tercero constitucional -en el que se establece la obligatoriedad del Estado de impartir educación preescolar, primaria, secundaria y media superior- donde se modificarán fracciones para sentar las bases del servicio profesional docente y las evaluaciones. 

Además, se realizará un censo de alumnos, profesores y escuelas a cargo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) para contar con un Sistema de Información y Gestión Educativa.

El INEGI proveerá al gobierno federal de “una sola plataforma (con) los datos necesarios para la operación del sistema educativo y que, a su vez, permita una comunicación directa entre los directores de escuela y las autoridades educativas”, señala la iniciativa enviada a la Cámara de Diputados.

La iniciativa también contempla la ampliación del actual programa de Escuelas de Tiempo Completo con la creación de 40,000 planteles con jornadas educativas de entre seis y ocho horas.

El proyecto sugiere que se “puede aprovechar mejor el tiempo disponible para el desarrollo académico”.

En el proyecto de presupuesto para 2013 se contempla un monto de 6,102 millones 953 mil 668 pesos para el programa de Escuelas de Tiempo Completo, que en esta iniciativa también contempla la entrega de alimentos para los alumnos.

Para la operación del INEE, en el Presupuesto de Egresos de la Federación, el gobierno federal contempla un monto de 563 millones 766 mil 644 pesos para “Evaluaciones confiables de la calidad educativa” y la difusión de resultados.

“En aquellas escuelas que lo necesiten, se impulsarán esquemas eficientes para el suministro de alimentos nutritivos a los alumnos a partir de microempresas locales”, además de que se prohibirá en todas las instituciones educativas “los alimentos que no favorezcan la salud de los educandos”.

El nuevo INEE estaría conformado por una Junta de Gobierno integrada por cinco miembros designados por el titular del poder Ejecutivo y ratificados, en un plazo de 30 días naturales, por dos terceras partes de la Cámara de Senadores.

Si en ese plazo el Senado no aprueba la propuesta enviada por el presidente, ésta será ratificada en el cargo; y en caso de que no alcance la votación, se podrá proponer a un nuevo grupo.

Los integrantes de esta Junta de Gobierno estarán en el cargo hasta por siete años con derecho a ser reelectos en una ocasión. De entre estos cinco funcionarios, el presidente podrá nombrar a quién será el presidente del INEE.

En cuanto la iniciativa sea aprobada por el Congreso y por la mitad más uno de los congresos estatales se publicará en el Diario Oficial de la Federación y entrará en vigor un día después.

Entonces, el presidente Peña Nieto tendrá hasta 60 días para enviar su propuesta sobre la designación de la Junta de Gobierno del INEE, que deberá iniciar de inmediato los trabajos para delinear las políticas de evaluación docente.

Según la iniciativa de reforma, el INEE operará con la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación y la Educación que deberá ser emitida por el Congreso en un plazo no mayor a seis meses después de que la iniciativa sea aprobada.

La primera iniciativa del Pacto por México

Este proyecto es el primero del Pacto por México, acuerdo firmado el 2 de diciembre por el Presidente con los tres principales partidos políticos para "privilegiar las coincidencias" e impulsar diferentes reformas.

A la presentación del proyecto acudieron el presidente Peña Nieto, los presidentes del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Cristina Díaz; Acción Nacional (PAN), Gustavo Madero, y de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Zambrano. También asistió Juan Díaz, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), pero no estuvieron ni la líder vitalicia de esa organización, Elba Esther Gordillo, ni legisladores del partido Nueva Alianza, formado por maestros.

Para el secretario de Educación Pública, Emilio Chauyffet, con la aprobación de la iniciativa se da paso a cuatro puntos "que ya no pueden postergarse":

1. La obligación de la evaluación que no es potestativa y que producirá consecuencias jurídicas.

2. La no sujeción de la evaluación a caprichos o a intereses particulares.

3. La imposibilidad de pactar o diferir la evaluación.

4. El ajuste obligatorio de ésta a los criterios que fije un órgano autónomo confiable, propuesto por el Ejecutivo y aprobado por el Senado.

“Dignificar” la labor de profesores

“El ingreso al servicio docente y la promoción a cargos con funciones de dirección o de supervisión en la educación básica y media superior que imparta el Estado, se llevarán a cabo mediante concursos de oposición que garanticen la idoneidad de los conocimientos y capacidades que correspondan”, cita la iniciativa de reforma al artículo 3 constitucional.

Durante la presentación, Peña Nieto dijo que su gobierno alentaría y reconocería el buen desempeño de los profesores con base en los avances de sus alumnos y no a “criterios discrecionales”.

“Con la creación del servicio profesional docente se reconocerá la formación y logros de los maestros. Sus derechos estarán a salvo, ya que su ingreso, permanencia y promoción no estarán sujetos a criterios discrecionales”, dijo el mandatario.

Según Peña Nieto, el proyecto de reforma educativa se logró con el apoyo del PRI, PAN y PRD porque todos coinciden en que “la base para transformar a México, es la educación”.

Ni el mandatario ni el titular de la SEP mencionaron el papel del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en esta propuesta de reforma, aunque en el texto se mencionan las “aportaciones del magisterio en el proceso de creación de instituciones” y su “fundado” reclamo para dignificar la profesión, que  según Peña Nieto, es el objetivo central de la iniciativa.

En abril de 2012, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que cuenta con 1.5 millones de afiliados aproximadamente, rechazó realizar la evaluación de profesores bajo el argumento de que ésta no era integral por no contar con mecanismos para apoyar a los docentes después de realizar la prueba, independientemente del resultado que obtuvieran.

José Ángel Córdova Villalobos, entonces secretario de Educación, informó que la evaluación se aplicó sólo a 264,379 profesores entre junio y julio de este año, y que se obtuvo en promedio una calificación de 5.8 puntos de 10.

En México, actualmente, instancias como la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNHD), el INEGI  y el Instituto Federal Electoral (IFE) son órganos autónomos con personalidad jurídica y patrimonio propio. Para 2013, INEGI tiene contemplado un presupuesto de 5,609 millones de pesos; la CNDH, de 1,375 millones de pesos, y el IFE 11,159 millones.

Ahora ve