Peña Nieto quiere "cambiar el rostro" de inseguridad del sur de México

El mandatario mexicano comentó en Guerrero que el gobierno federal tiene que colaborar con autoridades locales y generar sinergia
Peña Nieto presenta la reforma educativa
| Otra fuente: CNNMéxico

En una visita al estado de Guerrero, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, dijo este miércoles que trabajará con todas las dependencias de gobierno para “cambiar el rostro” del sureste del país.

“No queremos que Guerrero siga siendo el estado pobre y, en consecuencia, con violencia que, lamentablemente, se ha observado en los últimos años. Esta es la imagen que queremos cambiar”, mencionó el mandatario en la ciudad de Chilpancingo de los Bravo.

Peña Nieto comentó que cambiar la imagen no se limita a la percepción, sino a lograr que en verdad los habitantes de esa zona del país tengan mejores condiciones de vida.

“El gobierno tiene que venir, no a disputarle plaza o terreno a las autoridades locales, sino a trabajar en equipo, a que generemos sinergia”, indicó el político priista, que inició su mandato el 1 de diciembre pasado.

En un evento posterior, en el puerto de Acapulco, el presidente indicó que su gobierno tiene la “obligación moral” de apoyar a los estados con mayor rezago, “aquellas regiones que enfrentan pobreza y pobreza extrema, donde no se han generado suficientes proyectos productivos”.

“Vamos a apoyar con todo a Acapulco, el gobierno se va a solidarizar”, comentó.

“Tenemos que rescatar Acapulco de las manos de la criminalidad, y del crimen organizado, tenemos que devolverle a Acapulco y a todo Guerrero las condiciones de paz”, agregó.

Peña Nieto mencionó que la seguridad no solo depende de la policía, o de los enfrentamientos.

“Violencia llama a más violencia”, dijo el presidente, al destacar que si no se atiende el caldo de cultivo de la criminalidad, que es la falta de oportunidades, de empleo y educación, algunos pueden optar por dedicarse a la actividad delincuencial.

“Por eso hay que hacer énfasis en la prevención”, destacó, luego de anunciar que Acapulco será la sede del Tianguis Turístico, en el 2015.

Antes de la intervención de Peña Nieto, el alcalde Acapulco, Luis Walton, dijo que ese punto del país vive un de las situaciones “más críticas”.

“Es indispensable, señor presidente, el apoyo de la federación”, expresó Walton, al mencionar que la inseguridad, la violencia, una “cuantiosa deuda pública”, la corrupción y la contaminación han afectado al puerto.

El motor más importante para impulsar el desarrollo de Acapulco, apuntó Walton, la actividad turística, está “sensiblemente deteriorada”.

Un estudio del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal indicó en enero del 2012 que Acapulco era una de las 10 ciudades más violentas del mundo, con una tasa de 128 homicidios por cada 100,000 habitantes.

Al menos 105 personas dejaron este mes sus hogares en las comunidades de La Laguna y Hacienda de Dolores, en la sierra de Guerrero, al sur de México, luego del asesinato de una activista y su hijo.

Ahora ve
En 20 frases, así fue la defensa de Emilio Lozoya sobre el caso Odebrecht
No te pierdas
×