Autoridades de Jalisco indagan caso de una niña de 9 años que tuvo un hijo

La Procuraduría estatal investigará el entorno de la menor, pues la legislación considera el caso como abuso sexual
  • A+A-
Por:
| Otra fuente: CNNMéxico

El nacimiento de un niño, cuya madre tiene nueve años, ha generado preocupación y el inicio de una investigación por parte de las autoridades de Jalisco, en el occidente de México.

Tanto la menor como su hijo están en buenas condiciones, pero el secretario de Salud de la entidad, Antonio Muñoz Serrano, informó que la Procuraduría General de Justicia local ya investiga el caso, pues existe preocupación sobre el entorno familiar al que regresa la niña. Además, las autoridades detectaron que el nacimiento de la menor fue registrado apenas en noviembre de 2011.

“Nos preocupa que los padres de la menor no dieran cuenta del estado de gravidez de su hija al sector salud para que recibiera atención médica durante el embarazo”, señaló el funcionario.

La niña fue atendida en el Hospital General de Occidente, ubicado en Guadalajara, la capital del estado. Muñoz Serrano informó que el alumbramiento fue vía cesárea.

Los embarazos de menores de edad son considerados producto de un abuso sexual, al margen de si hubo o no consentimiento, según el Código Penal del estado de Jalisco.

La legislación contempla pena de cárcel para “quien tenga cúpula o cópula equiparada, con una persona menor de edad o en una persona que no tenga capacidad de comprender el significado de las cosas o de resistir el hecho”. Si la víctima es menor de quince años, la sanción es de 12 a 20 años de prisión, según el capítulo VII del artículo 142-M del Código.

“Estamos ante un caso de abuso sexual, no importa si el responsable del embarazo es un adulto o un adolescente, aquí hay un abuso de poder donde más allá de que la niña hubiera consentido la relación, se da una relación de desventaja”, explicó el director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México, Juan Martín Pérez García, en entrevista.

Luego de que la menor dio a luz y tras el consentimiento de la madre, los médicos le implantaron un anticonceptivo subdérmico (que regularmente se coloca en el brazo).

"Es un anticonceptivo adecuado para la menor y no le va a traer ningún perjucio para la lactancia materna. Evitará otro embarazo en caso de que la menor sea víctima de abuso sexual, ya que regresará al entorno donde ocurrió la agresión anterior", explicó Muñoz Serrano.

"Si la menor cambiara su entorno o hubiera sido enviada a un lugar donde estuviera resguardada, la recomendación de la comunidad médica sería distinta, pero mientras esto no ocurra, es nuestra obligación protegerla".

Pérez García señaló que ahora la menor enfrentará problemas como daños psicológicos y segregación.

“La niña va a vivir un duelo y tendrá un costo psicológico en ella, porque su cuerpo va a cambiar, porque además tendrá una responsabilidad que no estaba buscando y porque va a haber una discriminación contra ella. De todos los casos de embarazos en adolescentes, nueve de cada 10 no vuelven a la escuela por motivos de discriminación”, advirtió.

El director de la Red por los Derechos de la Infancia agregó que el caso es paradigmático de las fallas en la práctica de políticas públicas relacionadas a la atención de los menores en el tema sexual y de reproducción.

Durante 2011, 318 niñas de 10 años registraron un hijo en México, mientras que en Jalisco, 465 niñas de 10 a 14 años fueron madres, cuatro de ellas eran menores de 10 años, según datos de la Red por los Derechos de la Infancia en México, basados en información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Ahora ve