Diputados y empleados pasan 10 horas de tensión en el Congreso de Guerrero

Los integrantes del Movimiento Popular de Guerrero impidieron que los legisladores abandonaran la Cámara durante 10 horas
Congreso Guerrero profesores maestros  Congreso Guerrero profesores maestros
Autor: Laura Reyes | Otra fuente: CNNMéxico

"¡Corre, corre, alcanza a salir!", gritó Silvia, una de las secretarias del Congreso guerrerense, a su amiga al ver un contingente de maestros disidentes e integrantes del Movimiento Popular de Guerrero arribar al recinto legislativo.

Los manifestantes llevaban los rostros cubiertos, machetes, palos y tubo en mano pretendían ingresar.

Aproximadamente a las 15:10 horas (local) del jueves, llegó hasta el lugar un grupo de docentes de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) y de inmediato los guardias de seguridad cerraron las puertas para evitar que entraran.

"¡Ciérrale, ya ponle el candado y quítate de ahí!", gritó un guardia a otro. Entonces comenzaron a caer piedras al acceso principal, que dejaron dos ventanales de la biblioteca quebrados y anaqueles dañados.

El silencio y la confusión se apoderaron de los casi 100 trabajadores que estaban en la zona. Unos corrían para esquivar las piedras y otros más buscaban un lugar para poder brincar el enrejado y escapar, pero el contingente de maestros cada vez se iba haciendo más numeroso.

En pocos minutos, los tres accesos del Congreso local fueron tomados y todo el perímetro donde está ubicado el recinto legislativo fue cubierto por profesores disidentes, miembros de agrupaciones sociales y estudiantes normalistas.

Dentro del edificio quedaron retenidos 21 diputados de los partidos de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano, así como unos 50 empleados.

Los profesores buscaban que los legisladores aprobaran la iniciativa de reforma a la ley educativa estatal que propusieron.

De inmediato, las consignas criticaron "la incompetencia" del gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, y exigieron cumplir acuerdos y formar compromisos.

"¡Va caer, va caer, Aguirre va a caer!", gritaron los manifestantes.

A los 20 minutos de la toma del edificio salió una comisión de diputados para abrir un primer diálogo con el grupo, sin lograr resultados. El vicecoordinador del PRD, Amador Campos, fue enfrentado por los disidentes.

"Si como diputado ganara lo que nosotros como maestros, no estaría aquí. Le pagamos tanto dinero para que no haga nada", le reclamó Pedro, un profesor que da clases en una comunidad indígena.

Machete en mano, Pedro dijo a CNNMéxico que el presidente Enrique Peña Nieto debería recorrer las escuelas indígenas para conocer la realidad.

"Nuestras escuelas no tienen techos, tienen piso de tierra, así vamos a trabajar, así nos van a evaluar o como se llame eso que quieren hacer", relató con tono de molestia, mientras su rostro se endurecía por el reclamo.

Los profesores disidentes han externado su oposición a las evaluaciones a las que podrían ser sometidos con la reforma educativa, pues consideran que no debe existir un examen generalizado en todo el país, ya que hay diferentes condiciones de trabajo que hacen desigual la educación básica.

Unos 40 minutos después de la toma del Congreso, los diputados del PRD lograron conseguir la salida de las empleadas, por lo que secretarias, edecanes y asistentes salieron en fila a toda prisa y sujetando sus bolsas.

"No los mires a los ojos, camínale derecho", dijo una de ellas a la compañera que estaba delante. Ambas salieron a toda prisa por el segundo acceso a las oficinas.

Aproximadamente a las 17:00 horas arribó una comisión de la Ceteg para iniciar las mesas de trabajo con las fracciones del PRD y Movimiento Ciudadano.

Un grupo de docentes permanecía apostado en las tres entradas que dan acceso al pleno del Congreso. Retiraron las puertas de cristal, sacaron sillas de las oficinas y las pusieron en fila para no permitir la entrada ni salida de nadie más.

Entre la comisión de la Ceteg, compuesta por aproximadamente 30 profesores, y los diputados locales se dieron por lo menos cuatro intentos fallidos de negociaciones. 

Al filo de la 1:30 horas del viernes, se permitió la salida de todas las personas, excepto de los diputados.

Durante toda la madrugada grupos de cetegistas gritaron consignas para no dormirse. "¡No se duerman, compañeros! Estamos en la lucha, no venimos a dormir", reclamó uno de los maestros, quien dijo venía con la comisión de Acapulco.

Los profesores golpeaban los cristales del Congreso con sus manos, mientras que otros más lo hacían en el piso con los tubos y palos de madera.

El Congreso del estado fue liberado después de las 7:30 de la mañana, bajo la amenaza de los maestros de que si lo tomaron una vez, pueden hacerlo de nuevo.

"Les damos un plazo, trabajen porque vamos a regresar y se puede poner peor", advirtió uno de los docentes a los legisladores del PRD y Movimiento Ciudadano.

Ahora ve
Así fue la primera visita oficial de Justin Trudeau a México
No te pierdas
×