Michoacán tiene un "vacío de poder" por "incapacidad de los gobernantes"

El gobierno estatal dice que la situación está bajo control, pero analistas cuestionan el nivel de descomposición en materia de seguridad
7 cadáveres, exhibidos en una avenida de Uruapan
Darío Martínez Brooks
Autor: Darío Martínez Brooks | Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Los hechos de violencia registrados en Michoacán ponen en tela de juicio la gobernabilidad y la seguridad de los habitantes de ese estado, dijeron analistas consultados por CNNMéxico, aunque las autoridades de esa entidad matizaron la importancia de los eventos, en su mayoría vinculados con la delincuencia organizada.

"Hay un vacío de poder tremendo, hay ingobernabilidad y una total incapacidad de los gobernantes, pero esto ya viene de un acumulado", consideró Raúl Benítez Maunt, investigador en temas de seguridad nacional de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

"Y el gobierno federal a lo que ha recurrido es acercar a las fuerzas militares y a la Policía Federal a la población, pero esto es muy difícil, porque este problema está expandido en muchas partes en el estado", dijo Benítez en entrevista.

Este martes, en la segunda jornada violenta que vive el estado esta semana, hubo seis ataques en contra de agentes de la Policía Federal en Michoacán, donde 22 personas murieron, dos eran policía federales,en enfrentamientos contra hombres armados, confirmó la Comisión Nacional de Seguridad. No hay detenidos.

“Los incidentes se registraron en dos tramos del camino Tumbiscatío-Arteaga, en el poblado conocido como Puerto el Mamey, en la zona del Aguaje, en la comunidad del Infiernillo y en el poblado El Carrizo”, detalló el mensaje oficial.

Además, se registraron cuatro bloqueos carreteros, tres en el tramo que va de Apatzingán a Cuatro Caminos, en el municipio de Nueva Italia, y uno más en la carretera Lázaro Cárdenas–Uruapan.

El lunes cinco personas fueron asesinadas en el municipio de Los Reyes; cuatro cuerpos sin vida aparecieron colgados en la ranchería de El Limón el viernes anterior; los cadáveres de seis personas fueron encontrados un día antes en Apatzingán y el 23 de marzo siete cuerpos fueron exhibidos en una avenida en Uruapan.

Pero el gobernador interino, Jesús Reyna, considera que estos hechos no son un síntoma de ingobernabilidad.

"Los hechos delictuosos son esos, y existen leyes para investigar y sancionarlos. La gobernabilidad es más que eso y no está en riesgo", dijo este martes al ser interrogado por reporteros sobre la situación del estado, en el occidente del país.

Aunque dijo no querer "aventurar" un comentario sobre lo ocurrido en Los Reyes, finalmente dijo que "tal parece" que el tiroteo pudo haber sido iniciado por un grupo de autodefensa asentado en Buenavista Tomatlán, uno de los primeros municipios en los que se registraron patrullajes de civiles armados.

Desde hace al menos ocho años, Michoacán ha aparecido en los titulares de las noticias como uno de los estados con mayores hechos de violencia relacionados con el crimen organizado, y los gobiernos, ni a nivel local ni federal, han podido resolver la situación.

Un operativo de seguridad fue iniciado por el gobierno del expresidente Felipe Calderón (2006-2012), del Partido Acción Nacional, a principios de 2007, cuando el Partido de la Revolución Democrática (PRD) gobernaba el estado. El presidente Enrique Peña Nieto anunció un nuevo plan en mayo, para el estado ahora gobernado por su partido, el Revolucionario Institucional (PRI).

Por el momento, el caso registrado en marzo pasado en Uruapan, donde los cuerpos fueron exhibidos en una importante vía de la ciudad, no ha sido resuelto por la Procuraduría ni existen indicios claros de los asesinatos registrados la semana pasada, según dijo el subprocurador Marco Aguilera a CNNMéxico.

"La representación del poder político se encuentra, por decir lo menos, debilitada", opinó Javier Oliva, especialista en fuerzas armadas y asesor del Colegio de la Defensa Nacional, quien coincide que es un problema de la estructura de las instituciones de tiempo atrás y cuyo rasgo más notable ha sido la decisión de algunos habitantes de tomar las armas y organizar grupos civiles de patrullajes.

"Es una expresión, quizás la más cruda, de la depredación del estado de derecho y de la paz social en nuestro país: un asunto de armarse para defenderse de la criminalidad y que ha generado roces con las poblaciones aledañas", complementó Oliva, doctor en Ciencia Política por la UNAM.

Cientos de elementos del Ejército, la Marina y la Policía Federal se han sumado a operativos de seguridad en el estado donde primero apareció el grupo criminal de La Familia Michoacana y después Los Caballeros Templarios contra los que guardias comunitarias se han armado para defenderse.

¿Debilidad institucional?

A los problemas de seguridad generados por el tráfico de drogas también se suma la corrupción de las policías. Este lunes, un grupo de manifestantes protestaban en contra de la colusión de la policía local con los criminales en una plaza de Los Reyes. Pero hombres armados terminaron a balazos con la protesta.

Las primeras investigaciones establecen que al menos 100 casquillos de bala, de calibres altos como R-15 y AK-47, fueron encontrados en el lugar, algunos de los cuales terminaron con la vida de tres manifestantes, una mujer policía que estaba fuera de servicio y un transeúnte, informó el subprocurador Aguilera.

Leer: Los grupos de autodefensa en México, ¿una ventana para el crimen?

Las guardias comunitarias "son una realidad y son una respuesta de autoorganización de la gente frente a la casi inexistencia del gobierno en Michoacán”, opinó Benítez, quien ha estudiado la aparición de este tipo de grupos desde 2010, a partir de un caso registrado en el municipio de Cherán, también en Michoacán.

"Los grupos del crimen organizado, ante esa debilidad del poder institucional y del estado de derecho, toman el poder por asalto, controlan a las poblaciones o las amedrentan, como es lo que está sucediendo en la entidad", agregó Oliva, quien también considera que otros hechos delictivos, como la tala clandestina de bosques, son reflejo de la falta de autoridad local.

La ausencia del gobernador

Además de la violencia generada por los delincuentes, el estado enfrenta la ausencia del gobernador Fausto Vallejo Figueroa desde abril, quien recibe un tratamiento médico que se prolongará al menos durante 180 días más, con lo que sumará 270 días en ausencia de los tres años, siete meses  y 15 días que durará este periodo gubernamental en el estado.

Durante la ausencia del gobernador, el secretario de gobierno, Jesús Reyna, asumió el cargo.

La situación ha debilitado el poder público y el combate a la delincuencia en el estado, dijo a CNNMéxico el diputado Fernando Belaunzarán del PRD, partido que gobernó Michoacán durante los dos periodos anteriores.

“Hay un vacío de poder inocultable. Y la verdad es que los michoacanos necesitan a alguien en el timón, alguien con la legitimidad de que está en el timón”, consideró el legislador federal, quien urgió al PRI para que determine lo antes posible si Vallejo debe renunciar.

“Lo que es claro es que ha habido un gran deterioro muy veloz en Michoacán desde que el PRI regresó al poder en esa entidad. Llevan más de un año echándole la culpa al pasado gobierno, pero ya se les acabó el pretexto. Ya se cansaron de culpar al gobierno anterior”, agregó el legislador.

Pero Oliva también subraya que la ausencia del gobernador, aunque genera "un ambiente de incertidumbre notable”, no es la clave determinante para terminar con la violencia, pues antes, la corrupción policial y la impunidad son factores preponderantes de la descomposición institucional.

Sigue la violencia

Mientras las autoridades estatales continúan las investigaciones sobre los hechos registrados en los días y semanas previas, este martes la Policía Federal fue atacada por presuntos criminales en la carretera Carapan-Playa Azul del municipio de Lázaro Cárdenas.

En el lugar, seis policías resultaron heridos, tras lo cual un operativo del Ejército y la propia Policía Federal fue implementado, según un reporte de la agencia Notimex. Este lunes, en otro ataque a los policías federales tres agentes resultaron heridos.

La situación de violencia que se suma cada día “habla del descontrol y de la ausencia de límites en la disputa de los grupos (criminales)”, consideró Oliva.

“Muchas veces la población, por miedo, por complicidad o por impotencia, calla o solapa las actividades de los criminales en sus comunidades. El actuar de esta manera da una idea certera del nivel de descomposición en algunas partes de este estado”, dijo Oliva, quien ve en la reestructuración a fondo de autoridades una válvula de escape para el problema,

Al respecto, Benítez Maunt consideró que los criminales “están exprimiendo” a la población “sin que el gobierno lo pueda evitar”, y agregó como una solución el reconocimiento de las auténticas guardias comunitarias —no influenciadas por el narcotráfico.

Durante la noche de este martes, al menos 20 presuntos delincuentes y dos agentes policiales murieron después de enfrentamientos y bloqueos carreteros en diferentes puntos del estado de Michoacán, informó la Secretaría de Gobernación (Segob).

Ahora ve
Los Dodgers de Los Ángeles vuelven a la Serie Mundial de Beisbol
No te pierdas
×