Niños con cáncer toman sus primeras clases en un hospital de Acapulco

El gobierno de Guerrero creó un programa para atender a menores que no pueden dejar el hospital por sus tratamientos contra el cáncer
Un 'ride' para los niños con cáncer
Autor: Laura Reyes | Otra fuente: CNNMéxico

Ibrahim tiene dos años de edad de los cuales un año y tres meses ha vivido hospitalizado en el Instituto Estatal de Cancerología por padecer leucemia. Es uno de los 120 niños de diferentes regiones de Guerrero que iniciaron este martes el ciclo escolar 2013-2014 en un aula que se construyó en el área oncopediátrica.

María Soto, mamá de Ibrahim, relató a CNNMéxico que desde los nueve meses el pequeño registró los primeros síntomas de su enfermedad, y un mes después recibió su primera quimioterapia, por lo que no ha tenido la oportunidad de conocer figuras, colores y saber contar del uno al cinco.

“Ha sido muy difícil. Su papá y yo tenemos momentos de mucho dolor, pero pues más dolor tiene él, siempre está con suero y siempre le sacan sangre. Que venga al salón y vea todos estos colores y estos libros le sirve, ni se acuerda que tiene el suero en su brazo”, confesó.

María del Socorro Ramírez, de 27 años, es mamá de Laura, quien ha pasado tres años y siete meses internada por cáncer.

Laura tiene seis años de edad, y aunque logró combatir el cáncer en una ocasión, recayó y regresó al hospital, lo que ha provocado su rezago educativo.

“Casi no va a clases, todavía no está dada de alta de manera definitiva y eso le afecta mucho en la escuela, está muy atrasada, aún no sabe leer, pero yo quiero que esté sana. Esto le va ayudar mucho”, dijo a CNNMéxico.

La escuela especial

La Secretaría de Salud y de Educación en Guerrero, bajo el programa Continuemos aprendiendo en el hospital crearon esta aula especial en la cual por las mañanas se dan clases y atención por parte de profesores capacitados para atender a estos niños de 1 a 17 años, mientras que por la tarde su función será de ludópatas.

Aproximadamente cuatro maestros de la Secretaría de Educación Guerrero se encargarán de dar las clases, que iniciaron de manera formal este martes con la inauguración del ciclo escolar.

“Tener a estos 51 niños atendidos, distraídos con estas clases les va ayudar no solo a no descuidar la escuela, sino a mejorar su salud porque tendrán relación todos los niños y se van a poder distraer”, explicó el director de este instituto, Víctor Hugo Garzón Barrientos.

El funcionario estatal recalcó que con este programa buscan tener una integración del niño, lo que ayudará a reducir una muerte temprana en estos pacientes y contribuir en la educación y el desarrollo humano.

“Este programa está reconocido por la Secretaría de Educación Guerrero, está avalado y los niños van a recibir certificado por  sus estudios”, precisó Garzón Barrientos.

La coordinadora estatal del programa Continuemos aprendiendo en el hospital de la Secretaría de Educación Guerrero, Concepción Dimas García, informó a CNNMéxico que los cuatro profesores que darán clases a estos niños pasaron por un proceso de sensibilización para poder atender a este grupo infantil.

“Ellos llevan su planeación de acuerdo al ciclo escolar oficial, yo me doy a la tarea de supervisar. La atención es individualizada porque checan diagnóstico y el grado que mantienen, aquí hay profesores de preescolar, primaria y secundaria y así se reparten a los estudiantes que les tocan”, dijo.

Al final de cada curso se les otorga un documento oficial a los niños para que comprueben sus estudios.

Dimas García precisó que muchos de los niños no podrán acudir a clases por la gravedad de su enfermedad, pero los docentes acudirán hasta la cama en donde permanecen para darles la atención requerida.

Guerrero, cuarto lugar en cáncer infantil

El Instituto Estatal de Cancerología, ubicado en el puerto de Acapulco, atiende en el área oncopediátrica a 120 niños, de los cuales 51 viven de manera permanente en el hospital por el nivel de cáncer que presentan y el nivel de pobreza de las familias que les impiden viajar de manera constante a sus comunidades, muchas de ellas apartadas y enclavadas en la región de La Montaña.

El resto de los 69 niños solo va a consulta o están por uno o dos días para diferentes tratamientos, y en su mayoría viven en Acapulco o en municipios aledaños a la ciudad, lo que les facilita su traslado.

Esas cifras colocan a Guerrero en el cuarto lugar nacional con el mayor número de casos de cáncer infantil, y tan sólo en este año se esperan atender en este Instituto de Cancerología de 161 a 190 niños con algún tipo de cáncer o posible padecimiento.

El director de este hospital, Víctor Hugo Garzón, informó a CNNMéxico que durante los últimos dos años se ha registrado un incremento del 16.9% en cáncer en la población adulta, colocando a Guerrero en el tercer lugar nacional.

“Esperamos en números gruesos atender entre 656,000 a un millón y medio de personas por cáncer o hacerles estudios pos posible padecimiento de cáncer”, precisó.

La leucemia y los linfomas son los tipos de cáncer que comúnmente presentan los menores de edad, mientras que los tumores en las áreas de genitales ocupan el segundo lugar y los sarcomas en las áreas musculares son los menos frecuentes.

Uno de cada tres niños, de origen indígena

El director del Instituto Estatal de Cancerología, Víctor Hugo Garzón Barrientos, precisó que la estadística que manejan demuestra que uno de cada tres niños con cáncer provienen de zonas indígenas y no hablan español.

Esta situación pretende ser superada con personas que hablen las diferentes lenguas y trabajen directamente en el hospital como traductores.

“Un gran problema es que muchos de estos niños no solo enfrentan el problema del cáncer, sino también de la pobreza y la lengua, finalmente todos estos niños y sus familias requieren de una interacción clara por eso buscamos traductores para que se sumen”, explicó.

Garzón Barrientos señaló que el 80% de esta población de niños indígenas abandonan el tratamiento por falta de comunicación y su “vulnerabilidad por su situación de pobreza y lengua indígena”.

Cifras del gobierno del estado indican que en Guerrero viven aproximadamente 600,000 personas de origen indígena que hablan cuatro lenguas: mixteca, amuzga, tlapaneca y náhuatl.

Carlos, de ocho años de edad, es uno de los niños indígenas que son atendidos en este centro hospitalario por tener leucemia.

Proviene de una comunidad del municipio de Ayutla, ubicado una apartada zona  de la región Costa Chica de Guerrero, y desde hace dos años dejó la escuela por cumplir su tratamiento, entre ellas cirugías y quimioterapias.

Un caso similar es el de César, un niño de tres años de edad que desde hace cinco meses llegó desde una comunidad de la región de Tierra Caliente hasta el Centro Estatal de Cancerología para ser atendido por leucemia, donde espera superar su problema a la par de estudiar.

Ahora ve
Xperia Touch es el dispositivo que convierte una superficie en pantalla táctil
No te pierdas
×